Desde Colombia atacan a nuestro presidente

Se debe enjuiciar inmediatamente a quien vilipendie a nuestro Presidente

EL EXPECTADOR….es como un ente desaparecido, es como un fantasma que trata de vivir, sin asiento físico o por lo menos, sin asiento o base virtual cierta. Este medio el cual viene tratando de opacar y de ofender la más alta magistratura de nuestro país, tratándolo de corrupto, traficante de drogas y de patrocinador de las guerrillas hay que darle un “parao”.

Bueno para darle comienzo a este esperpento de diario que no aparece por ninguna parte en la web, como así lo afirma la página: http://www.elexpectador.com/ y  cuyo acceso, aparece  lo siguiente:

Elexpectador.com

This domain has expired. Contact your domain provider to renew.

Como se podrá observar,  este dominio HA EXPIRADO.

Ahora, un señor entre algunos otros colombianos, vienen despotricando de la figura de Chávez, yo como venezolano, no me queda más que emprender con furia, mis respuestas acertadas, como venezolano,  en medios claros y existentes como éste.

Primero debo decir que ese medio, por donde se trata de denigrar a nuestro presidente,  El Expectador,  no existe ni siquiera virtualmente, medio en el que escribe un calvin, lo de calvin, por faltarle cabellos y materia gris en su cabeza,  llamado Mauricio Botero Caicedo.

Afirma Mauricio Botero Caicedo “arias” El Calvin”, no sé si en los bajos o altos fondos, ya que existen delincuentes de baja monta y otros de cuello blanco, afirma en un escrito firmado por éste y aparecido en el desaparecido El Expectador.com, en un artículo titulado Una mujer y nueve meses,  lo siguiente: “Con discreción y timidez al inicio, pero cada día con mayor fuerza, a Colombia le está llegando un gigantesco acervo de capital humano procedente de Venezuela. Aquel chafarote de quinta categoría que es Hugo Chávez le está prestando a Colombia un invaluable servicio: proveerle un capital que duraríamos una o dos generaciones formando. Hoy, cerca de 600 ingenieros petroleros venezolanos laboran en el país, y dentro de sus inmensos aportes está la contribución a que el campo petrolero de Rubiales en el Meta, en vez de producir 9.000 barriles diarios, haya sobrepasado los 100.000 barriles y en fechas cercanas lleguen a 300.000 barriles. En buena parte estos ingenieros y ejecutivos formaban parte de Petróleos de Venezuela, Pdvsa, empresa que hoy en día se dedica es a atender las necedades del socialismo del siglo XXI que pregona Chávez. Pero no sólo son los ingenieros petroleros los que se han desplazado a nuestro país: miles de empresarios, profesionales y académicos buscan en Colombia, como afirma Miguel Gómez Martínez en su columna de El Espectador (diciembre 6/09), el refugio y la tranquilidad, por no hablar de la libertad, que les fue arrebatada en su país de origen.”

Bueno eso podría ser “cierto” en su espuria mente, pero debo colocarle a esto algo más, que “El Calvin” desprecia en su artículo, al no publicarlo, y que es que quien, de alguna forma ilegal,  es uno de los que  han llegado a ese terruño suyo, lo han hecho porque están buscados por la justicia venezolana, por hechos productos, de golpes de Estado y de otros delitos. Tenemos la figura de Carmona, quien fue el golpista que aceptó en sus comienzos Colombia, amparando a delincuentes solicitados por la Interpol, eso no lo dice “El Calvin”.

Por otra parte no dice nada de las bases aéreas, que confabulados con los EE UU, tratan de introducir sus botas militares en nuestro país.

Lo abultado de las expresiones de “El Calvin”, se parecen a las abultadas imágenes de quien si le queda bien el apellido de Botero, el pintor insigne de Colombia reconocido mundialmente por su obra, no por sus obradas como es,  lo que hace “El Calvin”.

Es cierto que por allá, pararon muchos ingenieros de PDVSA pero ¿qué quiere decir eso?, nada. Esa gente está allá porque ustedes requieren de ellos, los malos venezolanos, y por cierto, de venezolanos que destruyeron o trataron de destruir la economía venezolana, por eso están allá, veremos que les harán a ustedes, cuando sus intereses no sean satisfechos, cuídense de estos traidores.

Por otra parte este “ESCRITORCITO” arias “El Calvin”, afirma en ese mismo escrito lo siguiente:

“Con el fin de acelerar el flujo migratorio de los venezolanos hacia Colombia, la Cancillería les debe agilizar los trámites para que puedan obtener la residencia o la ciudadanía sin tropiezo alguno. Paralelamente, el Ministerio de Comercio Exterior debe promover aún más la inversión de Venezuela en nuestro país, especialmente aquella relacionada con el sector exportador. Chávez, chafarote tropical que sigue pensando que los inmensos problemas que enfrenta Venezuela se solucionan con ponerles a sus ciudadanos bozales de arepa, entreteniéndolos simultáneamente con el espectáculo bufo en que ha convertido sus alocuciones dominicales, va a continuar promoviendo —sin que los colombianos tengamos que mover un dedo— migraciones masivas de capital humano. El coronel, sin proponérselo, terminará siendo un gran benefactor de Colombia. ¿Será que por cada profesional que nos llegue, a Chávez en reciprocidad le podemos enviar un terrorista de las Farc?”

 Lo que nos demuestra que, tratan de todos modos, que los venezolanos viajen a Colombia en búsqueda y otorgamiento de residencia o ciudadanía sin tropiezo alguno, tratando igualmente de “ique”, desestabilizar al país.

Bueno los que se quieran ir que se vayan, pero les diré que son muy,  pero muy pocos los que tienen esa intención, y solo son,  los de la disminuida oposición, que aquí nada deben buscar, que como “SUEÑOS” no de Botero el Pintor, tienen algunos incluyendo este personajillo del  arias “El Calvin”.

Por otra parte trata “El Clavin” de ofender a nuestro presidente endilgándole el seudónimo de Chafarote, a tal efecto debo decirle a este “ilustre” Calvin que,  Chafarote no aparece en la real Academia, como se podrá observar en la página http://www.wordreference.com/definicion/chafarote, la cual les invito a pasearse por ella.

Igualmente en la página http://www.wordreference.com/sinonimos/chafarote, aparece la palabra Chafarote como sinónimo de  SABLE. Aquí se dice y en Latinoamérica que “El Sable que Camina por América Latina”. No es ofensivo, solo se trata de ofender a quien desconoce ese concepto, seguramente, por lo raro de esa palabra.

Entonces al decir de este “ilustre” personaje que “Chávez el chafarote tropical” nos queda darle el significado de “El Sable Tropical” algo muy bueno que habrá de aplicarles a todos que estén en contra de la revolución como ese Calvin.

En mi país se dice vamos a darle plan de machete, pues habrá que darle a “El Calvin” “plan de chafarote”, le quedaría muy bien eso, pero que el Chafarote, te lo digo a ti y a tu gente complicada, no sé por qué con los EE UU, esta dispuesto para ti y a quienes de alguna manera, desean pisar el suelo patrio venezolano,  como lo está haciendo tu presidente,  con los EE UU.

Te debo hacer una preguntica, ¿por qué no has comentado nada de las bases militares que han puesto a tu país en una posición de colonia?, a ellos si le debes envainar tu chafalote, para que ataques los desmedidos “sueños” de tu desprestigiado presidente.

Este escrito publicado por “El Calvin”  me llegó, enviado a mi correo,  por Alfredo Vidal, el cual me recomendó darle oportuna respuesta, yo se la doy, ya que leí este esperpento de artículo y creo que alguien debe salirle al paso, a estos vilipendios, que no afectando la integridad de nuestro presidente, por salir de quien sale y por ser mentiras creadas, se debe dejar constancia de los mismos y propiciar medios para contrarrestarlos.

Para continuar, les diré que este señor, El Calvin” trabaja como su apellido, bueno si es cierto que sea su apellido, saben ustedes que, Botero es un excelente pintor colombiano, cuya obra se materializa con figuras extravagantes, que mucha de las veces impactan a la vista, como deformes por lo abultado y en exceso,  que les da a sus figuras.

Tomo el apellido de Botero, para explicar posteriormente, la conducta delincuencial de quien se llama o se hace llamar Mauricio Botero Caicedo.

Botero, el pintor,  no  “El Calvin”, tuvo sus inclinaciones de torero, era un “sueño” que este tenía, desde muy joven, pero la embestida de un animal de 300 Kilos, lo alejó de su sueño.

Quedó con sus acuarelas y entró en un nuevo sueño utópico,  la de ser Pintor.

Nadie creyó de sus dotes de pintor, en sus comienzos, solo Flora Angulo, por su intuición materna, y su tío Joaquín que le tenía inmenso afecto, le permitió a Botero, no a El Calvin, pasar por ese escepticismo de la mayoría.

Antes de cumplir los veinte años salió de Medellín, digo Botero el pintor,  una ciudad encerrada entre montañas que preservaba su aire provinciano, y cuyas casas de techos de teja cocida conservaban, detenidos en el tiempo, amplios patios interiores, sus corredores adornados con geranios y su hilera de cuartos en galería hasta donde llegaba el aroma de, azahares de los naranjos del solar.

Las familias se reunían a la hora del almuerzo, había tiempo para la siesta y apenas uno que otro escándalo menudo alteraba la monotonía del ambiente.

Los artistas de la tierra cimentaban futuros y atisbaban, si acaso, el arte universal, representado en láminas. Abandonaba, pues, Fernando Botero, al Medellín de 1951, para convertirse en uno de los más reconocidos artistas del mundo; poseedor de una expresión que mantenía intactas sus raíces atávicas, hundidas para siempre en su alma de creador, y que le imprimen a su obra una veta inagotable, que hace de lo provinciano un tema universal.

¿ Calvin, no sabes tú, que nuestro Gobierno, en otrora, condecoró a Botero con ocasión a una retrospectiva?

Sabes Calvin, que “pensamientos que se le pasan a uno por la cabeza”, como lo dijera Botero el pintor, con ocasión a una problemática del Museo de sus sueños, que te dejo para ver si sabes algo de tu historia, y que me permite pensar que no sabes nada de lo que dices y que lo que dices en tus panfletos, son producto de opiniones capitalistas de las cuales tu eres parte.

Debo significarte que me duele mucho compararte siquiera con el apellido BOTERO, que no sé si es tuyo, o lo tomaste para lucirte, debido a que este, el Pintor, ha trabajado, como ejemplo de personas dignas y que aun estando en vicisitudes hasta políticas, ha sabido permanecer con respeto a la dignidad de quienes al principio y luego en el trascurrir de su vida, le afectaron su “sueño” primero de ser pintor, luego de ser el colaborador más importante que haya tenido, el arte en el mundo y  el Museo de Arte de Medellin.

Debo informarte, si no lo conoces, que  a raíz de la condecoración que el Gobierno Venezolano le impuso a Botero, con ocasión de una retrospectiva de su obra, el periodista Darío Arizmendi, por aquella época Jefe de Redacción del periódico El Colombiano de Medellín, sostuvo una charla con el artista, quien estimó en unas quinientas las obras ejecutadas por él hasta entonces, no todas adquiridas, ya que había decidido guardar quince de ellas en una caja fuerte en Nueva York, para su propia colección. “...o para...” agregó con ademán de soñador; dos palabras que se perdieron en el aire, cortadas por su propia risa nerviosa.

El periodista, inquisitivo, logró llevarlo otra vez del pensamiento: a las palabras y Botero hablo entonces de regalar esas obras a su ciudad. Aquello era apenas una idea, o como él mismo aclaró, “pensamientos que se le pasan a uno por la cabeza”. Después de inaugurada la retrospectiva en Caracas, dijo que no lo amargaba el hecho de ser condecorado por un país extranjero antes que por el suyo y que le gustaría llevar la exposición a Medellín, su ciudad natal, donde, paradójicamente, no se le conocía de verdad. Como siempre, nadie es profeta en su tierra, pero Venezuela le dio cobijo a su arte y lo enalteció. Eso no lo dices.

Una frase expresó la generosidad de su propuesta: “No cobro nada y ningún cuadro esta para la venta”. Diferente a ti Calvin, que de seguro cobras mucho de los miembros del Capitalismo que destruye tu país,
La frase se convirtió primero en reto y luego en convocatoria. Se creó en Medellín un movimiento encabezado por Teresa Santamaría de González y Teresa Peña de Arango, Presidenta de la Junta y Directora del Museo, respectivamente, mientras Jorge Molina Moreno, por entonces presidente de la Compañía Suramericana de Seguros, creaba un fondo de contribuciones para financiar la traída de la muestra a Medellín. En este último caso en la búsqueda de más y más dinero, y tu donde estabas con tus malsanas “opiniones”. Sin embargo, otro futuro tuvieron aquellas palabras.

Lo que comenzó como la organización de una exposición, se transformó, gracias a la insistente promesa, en donación. Botero declaró que si el Museo de Antioquía fuera remodelado y ampliado y si una de sus salas fuese bautizada con el nombre de su hijo Pedrito, muerto trágicamente, estaría dispuesto a donar a Medellín algunas de las quince obras que tenían para él, no sólo un valor artístico, sino sentimental. Así pues, la idea que el mismo Botero había considerado como “algo alocada”, se convirtió en realidad , y e1 1de agosto de 1976, el artista vino a Medellín a confirmar la donación de quince de sus obras más representativas, que quedarían en aquella sala y guardarían, para siempre, la memoria de Pedrito. Y tú que hablas desde Medellin, nada dices de cosas buenas que han hecho tus conciudadanos, solo tomas la pluma, si es que la tienes llenas de tinta, para atacar a ilustres personajes, sin conocer a ciencia cierta lo que afirmas. Te recomiendo con tinta sana y buena, que abordes, la problemática que existe evidentemente en tu país y le busques soluciones a una que ha permanecido por más de 40 años.

Como podrás observar Calvin, en Venezuela, tenemos memoria histórica, que nos permite elevar nuestro espíritu ante estos ataques, que confabulado con la Oligarquía colombiana vienes produciendo en deshonor del pueblo venezolano, que te rechaza de plano.

Quiero que sepas que soy abogado, que este comentario es, en defensa de mi presidente el cual has ofendido y que te propongo vengas mi país, para yo personalmente abrirte demandas, que se corresponden con la defensa de la integridad de nuestra patria, haz vilipendiado a nuestro presidente y no te  lo permito.

Aquí dejo esto a las autoridades competentes de Fiscalía del Ministerio Público, para que tomen ese nombre de Mauricio Botero Caicedo, a los fines de aperturarle expediente por vilipendio al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela y cuando entre,  por cualquier parte a nuestro país,  sea detenido y juzgado por ese delito. Eso espero para que,  definitivamente sepan, quienes denigran de nuestro presidente que pueden hacer comentarios, criticas, pero no se puede permitir ninguna clase de ofensas, en definitiva sean enjuiciados…hasta cuando Fiscalía General de la República?

 


reveron.jose@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5292 veces.



José Agustín Reverón Orta


Visite el perfil de José Agustín Reverón para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad



Revise artículos similares en la sección:
Oposición



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a93036.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO