¿Qué estará haciendo Fondo Común B.F.C. con los recursos de la política habitacional, recursos propiedad del pueblo venezolano?

La turbulencia que afecta al sector financiero privado nacional, ha colocado en estado de alerta al Gobierno Revolucionario, siete bancos han salido del ámbito privado a reforzar la Zona Socialista que, en esta transición al Socialismo, son una bendición que Dios nos da, y después, los tránsfugas de la Conferencia Episcopal, Baltasar  Porras y su banda, burguesa en pensamiento y acción,  niegan las virtudes socialistas de la palabra de Jesús, el hijo de  Dios. Es más fácil que entre un camello por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de Dios", frase que, siempre nos recuerda el Comandante Presidente, Hugo Chávez, como evidencia del pensamiento socialista de Jesús. 

El imperialismo significa la dominación del capital financiero. Al lado de los consorcios y de los trusts y frecuentemente arriba de ellos, los bancos concentran en sus manos la dirección de la economía. En su estructura, 105 bancos reflejan bajo una forma concentrada, toda la estructura del capitalismo contemporáneo: combinan la tendencia al monopolio con la tendencia a la anarquía (…) Para crear un sistema único de inversión y de crédito, según un plan racional que corresponda a los intereses de toda la nación es necesario unificar todos los bancos en una institución nacional única. Sólo la expropiación de los bancos privados y la concentración de todo el sistema de crédito en manos del Estado pondrá en las manos de éste los medios necesarios, reales, es decir materiales, y no solamente ficticios y burocráticos, para la planificación económica. La expropiación de los bancos no significa en ningún caso la expropiación de los pequeños depósitos bancarios. Por el contrario para los pequeños depositantes la banca del Estado única podrá crear condiciones más favorables que los bancos privados. De la misma manera sólo la banca del Estado podrá establecer para los campesinos, los artesanos y pequeños comerciantes condiciones de crédito privilegiado, es decir, barato. Sin embargo, lo más importante es que, toda la economía, en primer término la industria pesada y los transportes, dirigida por un Estado mayor financiero único, sirva a los intereses vitales de los obreros y de todos los otros trabajadores. No obstante, la estatización de los bancos sólo dará resultados favorables si el poder estatal mismo pasa de manos de los explotadores a manos de los trabajadores…” (Programa de Transición, León Trotsky).

  La turbulencia que afecta, por estos días, el sistema financiero privado venezolano aún no concluye, José Vicente Rangel menciona un banco en problemas, propiedad de un dueño de un medio de incomunicación opositor, próximo a ser intervenido; mientras, existen otros pequeños bancos, como el caso de Fondo Común, B.F.C., que si bien no está en problemas, aparentemente, si están creándole problemas a sus ahorristas, en este caso, de la  Ley de Política Habitacional (LPH). Un ejemplo bien concreto, es el que nos describe el compatriota Richard, sobre su solicitud de crédito por LPH  para adquirir su inmueble, en conjunto con su esposa; quienes en agosto de este año, se dirigieron a la única agencia, a nivel nacional, que dicha entidad bancaria ha dispuesto para brindar atención a sus ahorristas del Fondo de Ahorro Obligatorio para la Vivienda (FAOV), a fin de hacer entrega de todos los recaudos que solicita dicha entidad para poder acceder a un crédito hipotecario.  Pues bien, nos informa el compañero Richard, que hizo un contrato Compra-Venta con el propietario del inmueble que pensaba adquirir, con fecha de caducidad, el 28 de diciembre del presente año, pasada la cual, se contempla en dicho contrato la pérdida, para el comprador o vendedor, de 33 mil BsF.

  Pasado el tiempo, sin que los llamaran del banco Fondo Común, se dirigen a la única agencia dispuesta a nivel nacional, para atender los casos de LPH, allí se enteran que le habían aprobado un monto algo menor al solicitado, ya había pasado mes y medio, desde que realizaron su solicitud. Ya en octubre, Fondo Común  les  informan que el documento, por concepto de la compra del inmueble estaba listo, e igualmente les notifican que,  la fecha tope para formalizar las firmas es el 20 de noviembre del presente año. Pues bien, formalizada la firma, el compatriota procede a registrar el documento, una vez en el Registro, allí constatan que dicho documento presenta fallas que deben ser corregidas por la fuente de origen: la entidad bancaria, Fondo Común, lo que les obliga a dirigirse a la misma y entregarles el documento para que realicen las correcciones pertinentes, y allí quedó, hasta la fecha, sin que el banco Fondo Común les diera respuesta oportuna al compatriota; mientras, pasa el tiempo y se aproxima la fecha tope de vencimiento del Compra-Venta, a partir de la cual establece el mismo, que el comprador deberá cancelar la obligación estipulada, 33 mil BsF, quedando libre el vendedor de otorgarle la buena pro  a otro posible comprador.

  En fin, por la irresponsabilidad de la entidad financiera pierde el compatriota la posibilidad de acceder a una vivienda y encima, pierde parte del patrimonio familiar al tener que cancelarle al vendedor una obligación en miles, millones antes, de BsF, por incumplirle el contrato Compra-Venta. Mientras escribimos estas líneas, leemos en:  bancaynegocios.com, de fecha 16 de diciembre del 2009, lo siguiente: “La Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Sudeban) sancionó al Banco Fondo Común, C.A., con multa de un millón 200 mil bolívares, por incumplimiento en el porcentaje mínimo de la cartera de crédito obligatoria que debe destinar cada banco comercial y universal al financiamiento del sector agrícola durante los últimos dos meses de 2008 y primeros tres meses de 2009…”, que es una raya más para un tigre, diría alguno o alguna, pero en este caso, se trata de trabajadores y trabajadores, que no tienen la posibilidad de seleccionar otra opción financiera, ya que es su empresa, la que decide donde colocar los recursos del FAOV, en este caso el Banco Fondo Común, C.A.

  La Ley de Bancos y Otras instituciones Financieras, Art. 43, es contundente: “Los bancos, entidades de ahorro y préstamo, y demás instituciones financieras deben mantener sistemas de seguridad adecuados a fin de evitar la comisión de delitos que afecten los depósitos del público; así como brindar atención y oportuna respuesta, tanto a los clientes como a los depositantes que denunciaren cargos no reconocidos u omisiones presentadas en sus cuentas. Los bancos, entidades de ahorro y préstamo, y demás instituciones financieras, deberán proporcionar procedimientos adecuados y efectivos a sus clientes y público en general, para que éstos puedan ejercer las reclamaciones que consideren pertinentes para la defensa de sus derechos. La reclamación interpuesta deberá resolverse en un lapso perentorio…”, en este caso u otros similares, se requiere de la actuación rápida y oportuna de la Sudeban, en los lineamientos que ha lanzado nuestro Comandante Presidente, Hugo Chávez, está la fórmula perfecta para que situaciones como esta no se repitan: “Les digo algo a todos los banqueros privados de este país: el que se resbale pierde. ¡El que se resbale le voy a quitar el banco del tamaño que sea, no me importa nada!“ (…) “¿Quieren que nacionalice la banca? Bueno, no tengo problema…” Esta Revolución no tiene marcha atrás!!! 

henryesc@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6203 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N Y ab = '0' /ddhh/a91853.htmlCd0NV CAC = Y co = US