A cada traición...

Debemos tener plena y absoluta conciencia del terrible flajelo que representa la traición, esto se manifiesta mucho más cuando los procesos llegan a un punto definitorio como es el caso venezolano y la revolución bolivariana. El impacto que a nivel universal tiene la revolución nuestra nos da pie para sostener que estamos enfrentados a un fenómeno que obedece a un conjunto de situaciones en donde se expresa la confrontación, la lucha de clases y nos hace recordar el librito sobre la actitud de las clases hegemónicas para hacer prevalecer el sistema capitalista. ¿Cual es el origen de la corrupción? Desde el mismo momento en que la sociedad se divide en clases sociales, las fuerzas en pugna se confrontan de distintas maneras, el sistema capitalista que basa su filosofía en la expoliación y el robo es capaz de alimentar en los hombres el germen de la corrupción, el engaño y la perversidad del ser humano. Un funcionario corrupto es un enfermo de capitalismo, el sistema lo absorbe para que defienda la mezquindad, el sistema capitalista corrompe, daña, enferma. En este sentido se requiere fortalecer a la sociedad irradiando humanidad y eso no es posible si no se construye el socialismo.

La oligarquía venezolana apoyada por el imperialismo diseña y ejecuta planes que abarca distintas áreas, un ciudadano corrupto es una ficha apetecible para el imperio y en fin, para el sistema capitalista. El sistema capitalista aupa y defiende la existencia de la corrupción, la corrupción trae consigo la traición y la traición es valuarte para intentar detener el avance del socialismo y el avance de la conciencia del deber social.

El capitalismo impregna al ser humano de antivalores, lo hace esclavo de sus vicios, de sus apetencias. Un corrupto es un desalmado, un corrupto no cree en la unidad del pueblo ni la practica, un corrupto se aprovecha de la ignorancia para cometer sus fechorías, el sistema lo utiliza para lograr sus fines, hacer del ejercicio público un arma para la contrarevolución, la oligarquía conoce bien las debilidades.

Mucho se han denunciado los planes golpistas, en medio de esta situación, en el país la corrupción juega un papel preponderante en los planes de los fascistas; al igual que la avaricia, la mezquindad y la mala intención, en estos planes se conjuga un conjunto de cosas, entre otras, los planes para acabar con los proyectos de libertad, de justicia y de redención de los desposeidos. Observar las coincidencias entre la caterva de los que hoy representan a la oposición y los corruptos de antaño y actuales no es algo que nos debe quitar el sueño, si lo observamos filosoficamente concluiremos en que si el capitalismo es un sistema defensor y promotor de la corrupción, quienes lo defienden no pueden ser otra cosa que corruptos, nos referimos a los que dirigen, hay quienes lo defienden enajanados y alienados por un sitema mentiroso y unos operadores desalmados.

No es dificil entonces que los operadores golpistas y los corruptos hagan alianzas y operen en coyunda para atacar el proceso bolivariano y a su líder. En medio de estos ataques despiadados, la punta del iceberg se manifiesta en un conjunto de acciones, coordinadas o no que atentan contra las iniciativas revolucionarias. Está en boga el tema de la traición y surge cuan ave fénix las palabras de Bolívar, "a cada traición surge un perdón y a cada perdón sigue una traición"...estas palabras plasmadas hace casi 194 años retumban hoy más que nunca, se llenan de vigencia y nos señala el error en que se puede convertir la acción de perdonar y de permitir que la impunidad progrese. Los traidores deben ser objeto de la sanción de una sociedad que debe sanarse y cuya sanación solo es posible construyendo el socialismo.

La oligarquía ha sabido manejar muy bien los prejuicios de una sociedad con fuerte presencia de desviaciones pequeñoburguesas en la conducción del proceso revolucionario, esta situación se comporta como un talón de aquiles para el proceso mismo, en este sentido se requiere de posiciones firmes para atacar a tiempo el mal que causa este tipo de práctica y la misma nos debe servir para producir el salto necesario. En momentos de confrontación los resultados nacen, se desarrollan y se perfilan, para ello es menester afilar las herramientas que permita actuar en consecuencia y esas herramientas no son otras que la transformación profunda de la estructura corrupta y traidora que instaló la burguesía para manejar a su antojo las debilidades a las cuales somos proclives, sobretodo por las infiltraciones las desviaciones pequeñobuguesas de la cual somos objeto.

En esta batalla el protagonismo del pueblo es vital y para lograrlo se requiere de acciones coordinadas en este sentido que destruya y elimine las causas de este flagelo. La traición que algunos hacen al proceso y al líder, en definitiva es una traición al pueblo. Lo importante en todo esto es que el pueblo tenga plena conciencia de la gravedad de este tipo de prácticas y también se debe activar dentro de la dirigencia un plan de contingencia que le salga al paso a las pretensiones burguesas de enlodar al líder y el entorno dirigente. Ellos saben muy bien que debilitando la credibilidad del pueblo en torno a sus dirigentes les trae dividendos, entre otras cosas porque los resultados de esa desconfianza forma parte de las pretensiones golpistas para abrir los flancos, para ello, el tema de la corrupción y el caos les resulta. La contingencia debe estar centrada en demostrar con la acción el espíritu revolucionario y activar a la población en función del momento de quiebre que se vive, es decir, se trata de desencadenar acciones colectivas que destrocen cualquier pretensión burguesa. Para lograr la existencia de una nueva cultura, de una nueva forma de concebir el mundo y de hacer las cosas con un concepto distinto es imprescindible recurrir a potentes dotes de pedagogía política y ello consiste en educar, en generar conciencia. Toda acción revolucionaria debe ir dirigida hacia la construcción de la nueva sociedad, hacia la construcción del socialismo. Como siempre, Antonio Aponte tiene razón, "si no avanzamos con fuerza al socialismo viene el fascismo", esto obviamente no se trata de decir "allí viene el lobo", el lobo está muchas veces dentro de nosotros mismos.

La desviación y la traición forma parte de ese escenario que se torna enredado y en oportunidades con características laberínticas, pero es justamente allí en donde la vanguardia socialista, el partido acompañando al líder y el pueblo incrementando su conciencia y su capacidad organizativa tiene la palabra. Todo esto debe concluir en una simbiosis perfecta que permita avanzar. La clase burguesa por siempre intentará fortalecer la zona capitalista a través de la propiedad no social, la exacerbación de los antivalores, de la mezquindad, del aislamiento y las divisiones. es hora de hacer una fortaleza monolítica en torno a las propuestas de Chávez, eso no puede ser algo solamente expresado de la boca para afuera, debe ser reflejado en la práctica cotidiana de cada uno y de cada una.

Podemos concluir que la traición, la desviación y toda aquella práctica que obstaculiza el avance al socialismo estará presente frecuentemente en este lapso, en este claro-oscuro, en este espacio en donde lo viejo no termina de morir pero tampoco lo nuevo termina de nacer. Solo si empujamos en colectivo podremos ver el alba que renazca con mayor fuerza.


latojeda@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 8080 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social