Cierre de los Infocentros en Táchira: una medida contranatura

Desde que el martes 13 de febrero supe  del cierre de los 26 Infocentros en el Estado Táchira, lo cual afecta a más de 150 comunidades por parte del nuevo gobierno opositor, una mezcla de estupor y asombro me recorre. No logro entender en qué se ha convertido la oposición venezolana en ese estado que ha hecho de esta decisión, una de sus primeras iniciativas administrativas. 

Estudio a los Infocentros venezolanos casi desde su fundación en el año 2000 cuando el Ministerio de Ciencia y Tecnología, apoyado en el decreto 825, dio inicio a la red d que hoy cuenta con 637 centros, 13 infomóviles, 321 infopuntos y un Infocentro para discapacitados visuales con el objetivo de masificar el acceso de las Tic y democratizar su uso, especialmente en los sectores de menores recursos   y de esta forma, enfrentar la nueva brecha que la tecnología estaba creando; la brecha digital que es una expresión de la brecha social. 

Al comienzo, en muchos estados se crearon alianzas con gobiernos que  no eran afectos al presidente Chávez, pero que entendieron la importancia de estos espacios, así, por ejemplo en el estado Zulia, se estableció un convenio con la  Gobernación del estado (llámese Rosales) para que ellos aportaran la sede y en muchos casos los facilitadores, en tanto que el Ministerio de CYT aportaba los equipos, la conectividad y el mantenimiento técnico. En algunos municipios, los resultados no fueron los mejores, en otros sí. Pero jamás a nadie se le había ocurrido la terrible idea de cerrarlos en pleno funcionamiento y allí están funcionando. 

Este modelo fue lo que en su primer momento se llamó Infocentros, fase I, caracterizada por uso de SW privativo y con poca relación con la comunidad. Hace dos años, comenzó la Fase II,  administrada mayoritariamente por la Fundación Infocentros, adscrita al ministerio del PP para la Ciencia y la Tecnología, con uso del SW libre y con un mayor contacto con las comunidades, buscando no sólo su empoderamiento tecnológico a través del programa de Alfabetización tecnológica, sino también su empoderamiento social en busca de un uso con sentido y una apropiación de estas tecnologías, 

En el mes de diciembre de 2008 se llevó en Caracas a cabo el II Encuentro de los Infocentros, tuve la suerte de asistir y fue una experiencia por demás interesante e  intensa y sobre el cual escribí una crónica con todo lo que vi y aprendí en eso 4 días (http://www.telesurtv.net/noticias/contexto/525/cronica-de-un-viaje-a-la-venezuela-profunda/) Allí conocí las experiencias de alfabetización tecnológica, apoyo a los discapacitados, a personas de la tercera edad, a la ecología, a los niños, niñas y adolescentes, en fin, a esa Venezuela que no suele ser muy visible en los grandes medios, pero que son lo responsables de construir el país.  

Y resulta entonces que pocos días después de posesionarse el nuevo gobernador del Táchira; César Pérez Vivas, socialcristiano, decide cerrar 26 Infocentros de la región: 16 dependientes directamente del ministerio y 10 de la Gobernación, despidiendo a sus 60 facilitadores, afectando a sus zonas más pobres y con menos posibilidades de acceder a las TIC, en especial a Internet, bien sea por problemas económicos o de distancia. El colmo además es que haya sido la Coordinadora de Cultura: Ilia Sierra, la gendarme responsable de llevar adelante tal desatino, porque ese y no otro nombre puede dársele a una decisión de tal naturaleza, que estoy segura no tiene antecedente en  Venezuela ni en ninguna parte del mundo. 

Solo una ceguera política  que raya en lo enfermizo, junto a un desconocimiento elemental de la importancia de las TIC como habilitadoras del desarrollo, reconocida hoy por los diversos organismos encargados de medir el desarrollo humano como la ONU, puede explicar el cierre por demás absurdo y arbitrario de estos 26 Infocentros en el estado Táchira, que no beneficia a nadie y si perjudica a muchos, en especial a los sectores de menores recursos, usuarios principales de estos Infocentros. 

Por eso digo que es una medida contranatura, porque mientras en el mundo la tendencia es a facilitar el acceso a la TIC, a través de los más disímiles programas donde participan todos los sectores, mediante compromisos de carácter mundial como por ejemplo las Metas del Milenio, de la cual Venezuela es signataria, en el Estado Táchira, la cosa es al revés: cierran los Infocentros en una acto por demás violatorio de un decreto Presidencial como el 825 y derechos consagrados en la CRBV relacionado con la educación y el  derecho a estar informados,  dos de las actividades que con mayor intensidad se dan en esos espacios, pero sobre todo violando algo por demás elemental: el sentido común. El mundo al revés diría Galeano. O patas pa arriba, diría cualquiera.

mgonzalo@cantv.net




Esta nota ha sido leída aproximadamente 4986 veces.



Morelis Gonzalo


Visite el perfil de Morelis Gonzalo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a70569.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO