El sistema de justicia a simulacro de examen en México

Recientemente el Jurista Román Duque Corredor, escribió un artículo en el periódico “El Nacional” titulado “La Reinstitucionalización del País a través de un Nuevo Sistema de Justicia” (https://www.elnacional.com/opinion/la-reinstitucionalizacion-del-pais-a-traves-de-un-nuevo-sistema-de-justicia/) , allí este personaje que es una de “Las Vacas Sagradas del Derecho”, burgués por supuesto, quien no se identifica pero ensalza las propuestas de colectivos sociales u ONG, abiertamente ubicadas en el campo de la ultraderecha y el golpismo como el “Bloque Constitucional”, la expresión judicial adeca (…copeyanos y derivados),    y partidaria de un golpe de estado como vía de transformar la sociedad entera y el poder judicial, en especifico, proceso al cual denominan eufemísticamente como “Reinstitucionalización” y producto de una  “Transición”, antes que todo debe decir que la constitución a la que se refiere el tal bloque, es a la de 1961, la de democracia representativa, la tal re-institucionalización, es un sofisma que como todo sofisma parte de una premisa falsa; como el decir que cuando el puntofijismo había una “institucionalidad”, en realidad, existía un estado complicidad en contra del pueblo (Eso fue el puntofijismo un pacto en contra de las izquierdas),   pero era funcional a ellos a la partidocracia adecopeyana y al capitalismo dependiente y por supuesto al amo, el Imperialismo Yanqui; esa institucionalidad es un retroceso es regresar 60 años o más, atrás.

Y la susodicha transición, antes que todo es producto de un golpe, de una ruptura del hilo constitucional, en donde comienza un proceso de represión, “pases de facturas”, cárceles y asesinatos y por supuesto no solo a los funcionarios del régimen chavista quienes tendrán la capacidad para negociar con ellos su impunidad sino del pueblo, el más pobre y desposeído quienes pagaran los platos rotos; y por último el “quítate tú para ponerme yo” que es la esencia de la transición.

Pero me quiero detener, en esta última palabra sobre todo a una modalidad que ha creado el imperialismo, a raíz de la reinstalación del fascismo o fascismo de nuevo tipo (Neo-fascismo), el 11 de septiembre del 2001, como lo es “El Derecho Transicional” y tiene como modelo los juicios y consecutivos ajusticiamientos que se le hicieron a Saddam Hussein, otros altos cargos civiles como militares y miembros y funcionarios del partido Baaz de Iraq, en donde después de implementar un genocidio expresado en una guerra de conquista, que por cierto no contó con el aval de la ONU, se dedicaron a realizar una cacería de brujas buscando no solo a Saddam sino a cualquier funcionario de bajo rango o soldadito por intermedio de razias, tal y como lo hizo la derecha en Caracas y el resto del país, los días 12 y 13 de abril, hasta antes de las 11 am del 2002.

El Imperialismo anglosajón-franco que quiso hacer ver de todo aquel show una transición de la barbarie a la civilización, el hacerle justicia a un pueblo, ante un dictador que lo subyugaba, que por cierto procesalmente, a Saddam Hussein no le demostraron nada,  a excepción de lo que el alegó como legítima defensa que le correspondía a los acusadores la carga de la prueba; todo eso se quedó en un mero show, hasta su ahorcamiento, que la historia no tardó mucho en desnudarlo y ponerlo en evidencia ante el mundo desmintió, desenmascaró y puso en evidencia ante el mundo. Hoy dentro del pueblo de Iraq, está mejor recordado Saddam Hussein que los supuestos libertadores anglosajones.

La justicia transicional burguesa o imperialista, es una forma de lawfare, en donde se utiliza al derecho o mejor dicho a los tribunales a fines de erradicar sistemas Keynesianos, de bienestar social, populismo de izquierda o tan solo algunos actos de justicia social con su pueblo de ejecutivos de centro, para reimplantar o sustituirlos por el capitalismo salvaje o neoliberalismo. La justicia transicional es aplicada por un gobierno de facto nacido o de un golpe de estado tipo cuartelazo o un putsch o por una invasión de superpotencia que crea tribunales para tales fines, en sustitución de los fusilamientos a mansalva, de ejecuciones extra-judiciales, presidios sin debido proceso, cesantías de funcionarios o tropas o con fines expropiatorios o apropiación de bienes por parte de los golpistas o la potencia invasora, para darle un matiz de derecho o legalidad a algo que es político de la política imperialista o de conquista, es la utilización de los tribunales o la justicia en general (A veces son árbitros o entes administrativos pero con facultades decisorias) para lograr o facilitar esos fines políticos, que son la causa verdadera de toda esta farsa.

Debo aclarar aquí  sobre el derecho transicional en Colombia que nació a raíz de los tratados de La Habana, entre las FARC y el gobierno de Colombia en el año 2016; que parece que no cuadra mucho con lo que he dicho aquí; y es que el Lawfare o guerra judicial, es la utilización de la administración de justicia para lograr objetivos políticos dentro de una contienda o guerra; si bien en Colombia no se trataba de un cambio de gobierno o una invasión yanqui, pero si se trataba de un objetivo político de poder que le convenía tanto al imperialismo como a la oligarquía de Bogotá, como era desarmar a las FARC, en donde se “soltaban varios pájaros de la jaula, al mismo tiempo”, quedaba libre el camino a la invasión de Venezuela, sin estarse preocupando por la retaguardia, logro este que descaradamente fue mencionado por altos funcionarios del gobierno de Obama, inclusive, antes de la firma del tratado; quedaba aun más indefenso el pueblo colombiano ante el narcoparamilitarismo colombiano, como se está viendo ahora, ante los paros masivos y reivindicativos, asimismo el resto del pueblo latinoamericano y caribeño y toda una generación de combatientes quedaban a flor de cañón de los paramilitares que cada día son más masacrados  con líderes sociales que no saben ni han usado nunca, una navajita. La justicia transicional solo ha sancionado a guerrilleros que por estado de necesidad han tenido que regresar a las armas. Los generales autores de masacres se burlan de ella, yo pensé que la cosa iba en serio cuando arrestaron domiciliariamente a Uribe, pero luego de su libertad y sobreseimiento quedó a las claras que se trataba de una parodia.

Los otros colectivos que son nombrados por el Dr. Román Duque Corredor son la ONG “Acceso a la Justicia” cuyas propuestas versan sobre los nombramientos de jueces y demás funcionarios de la administración de justicia y de la creación de medios alternativos de resolución de conflictos y un proyecto de ley del estatuto de la carrera judicial, aduce el Profesor Duque que esta ONG y el Bloque Constitucional, ya mencionado, realizaron un foro en el Palacio de las Academias el 12 de junio del 2020 denominado “Reinstitucionalización del Poder Judicial Venezolano”; por último, menciona a la Academia de Ciencias Políticas y Sociales quienes conjuntamente con el Centro para la Integración y El derecho Público, publicaron una obra titulada “Que Hacer con la Justicia”, en donde intervinieron 22 autores quienes disertaron e hicieron propuestas sobre el Sistema de Justicia, La Justicia Tributaria, La Justicia Internacional y La Justicia Transicional.

Ahora bien el Dr. Duque debería releer esas propuestas, ya que pudieran obedecer al periodo de la toma del poder político, por parte de la derecha, por la vía violenta, en la era Trump, ya sea a través de un cuartelazo o el desarrollo de consecutivas guarimbas, en combinación con algunos cuarteles (Putsch), o de una invasión proveniente de Colombia por intermedio de mercenarios o un desembarco de marines por el Estado Falcón. Creo que ahora, en esta “era Biden” ,se trata de acceder al poder por vía electoral, a través de unas elecciones presidenciales libres y justas y luego una parlamentarias de las mismas características, en donde continuará vigente la constitución del 99; por eso lo correcto debería ser “Re-Constitucionalización”.  

De todas maneras al final del escrito hare unas propuestas dentro de la idea de rescatar la constitución de 1999 inherente al periodo constituyente post-aprobación que fue en donde estuvo la falla de la revolución bolivariana en Venezuela; no le prestamos atención a Simón Rodríguez quien dijo que para sostener republicas hay que formar a los republicanos, no es suficiente una bonita letra constitucional sino más importantes son las personas que van a luchar ante el colectivo social, ya sea desde el gobierno o la sociedad civil por persuadirles  para que cumplan más que la forma, el fondo de la carta magna; nuevas ideas deben ir acompañadas de nuevos hombres y nuevos procedimientos; por eso no me canso de mandarles mensajes a los hermanos chilenos y ahora a los peruanos para que internalicen que más que una nueva constitución con una letra muy bonita, se formen los republicanos que van a luchar denodadamente en la educación, en la salud, en el agro, en la industria, en las policías, en los cuarteles en los tribunales, en la fiscalía, en las instituciones públicas por la actualización y acatamiento al espíritu de las nuevas normas nacida de la constituyente.

LA DERECHA EN MÉXICO EN LA PROXIMA RONDA SOBRE EL SISTEMA DE JUSTICIA ESTA COMO “PEDRO POR SU CASA”

Comparto “el asombro” del Dr. Román Duque Corredor con respecto a discutir el tema del sistema de justicia, por parte del chavismo-madurismo en la “negociación entrega” de México, a sabiendas que en ese punto el gobierno no tiene nada que decir porque hasta más bien se ha retrogradado en muchos aspectos con respecto al puntofijismo.

Mi asombro, yo lo comprendería o justificaría, por parte del chavismo-madurismo, a dos cosas; por un lado, ellos solo buscan la impunidad o el perdón del imperialismo yanqui, en lo personal para “quedar lisos” y “libres”, la re-constitucionalización  (Ya arriba dijimos porque no la “reinstitucionalización” que es un sofisma, en Venezuela desde Bolívar para acá jamás ha habido institucionalidad para las mayorías sino para las elites) o el sometimiento a examen del sistema de justicia, es algo de trámite, un saludo a la bandera que tendrán que soportar para lograr el objetivo verdadero buscado, que es el “perdón  imperialista”, quizás esos sean “los sapos con tierra y todo” que dice que ellos se han tragado y están dispuestos a seguir tragando, y según su decir, “por la paz”. El otro justificativo pudiera ser, como la negociación de México, es meramente de cúpulas, ese asunto lo arreglen el chavismo-madurismo y la derecha pro-yanqui, que es la única derecha que está, ahí no existen “las derechas” sino una sola; lo arreglen con la clásica y muy puntofijista repartición de cargos, tanto jueces pa ti, tanto pa mi, como yo saque más votos en las elecciones me corresponden mas comisarios y fiscales.

Pero aquí lo sustancial, en este punto del sistema de justicia, la derecha esta “sobrada”, esta “como le da la gana”, le llego la hora de lucirse a Gerardo Blyde; se pierde de vista, ya que conoce el tema con conocimiento de causa, desde el inicio; desde sus cuarteles de las facultades de derecho de la UCAB  y la UCV, en donde yacen sus “vacas sagradas”, impidieron que se aplicara el derecho de izquierda o el socialismo inmerso en un estado social de derecho y de justicia a cambio de un derecho netamente burgués; prácticamente  una vez aprobada “la bolivariana” las primeras mini-lawfare que lanzaron, a través de sus “eruditos juristas” fue que el estado social de derecho y de justicia previsto en el artículo 2 de la CRBV, no era un socialismo, y si lo es, es la anti-tesis del “estado de derecho burgués” y peor aun del neoliberal; aunque ya arriba aclaramos a muy grosso modo en que consiste el lawfare, voy a explicar  que son estos “mini” o “lawfare de baja intensidad”; la derecha tiene sus “opinólogos reputados”, en materia económica para imponer en las bolsas de valores aumento o bajas en el valor de las acciones o están las “calificadoras de riesgos” que hacen bajar o subir de un plumazo, mensaje de voz o twitazo, la letras de las deudas país o el valor de su materia prima (Se la tienen dedicada a México y reciente a Perú),    asimismo en el derecho existe lo que se llama “la doctrina” que son la opinión de sabios y “doctores” de las leyes, que tiene un peso especifico en la formación de las matrices de opinión en el mundo jurídico y sobre todo del foro; el centro de opinión jurídico en Venezuela están las facultades de derecho de la UCAB y la UCV que son de derecha al 101%. Desde allí se le dispararon permanentemente al estado social de derecho y al anti-imperialismo y la republica inmersa en el pensamiento bolivariano, previsto en el artículo 1 CRBV.

Desde que se aprobó la constitución del 99, estos “sabios juristas”, entre los cuales, está el ya tantas veces mencionado, aquí, se dedicaron a “interpretar”, desde la óptica de la derecha, a favor de la derecha, de una manera tendenciosa, la constitución del 99; ahora yo por eso no los debería condenar porque ellos hacen su trabajo, quienes no han hecho el suyo han sido los bolivarianos revolucionarios, comenzando por el mismísimo Hugo Rafael Chávez Frías, quien al primer Abogado que se busco fue a Hermann Escarrá, quien a las primeras de cambio se le volteo; y hoy, que ha regresado de la mano con Maduro ha sido nefasto al ser quien le da letra a la neoliberización de las leyes, derogatorias de la constitución, las que han sido aprobadas y las que vendrán.

Estas opiniones jurídicas, aunque no tienen el peso del golpe de estado a Dilma Rousseff  o el impedimento a ser candidato de Lula Da Silva o Rafael Correa, ambos penalizados y condenados o el intento que le hicieron a Cristina Fernández de Kirchner o a Fernando Lugo en Paraguay o la justificación de un cuartelazo a Zelaya por medio de la corte suprema de Honduras, no tienen esa envergadura pero si forman parte de un lawfare por eso los llamo de baja intensidad o “mini” pero que en conjunto, si la matriz de opinión se consolidad como en el caso de Venezuela, causan un daño irreparable o irreversible, puesto que impidieron con “minis-lawfare” la aplicación del socialismo desde el derecho y la justicia, razón de ser de la constituyente.

La razón de ser de la eliminación de la constitución de 1961, hoy más vigente que nunca desgraciadamente, por medio de una constituyente, se hizo precisamente con el fin de hacer una revolución socialista, en legalidad, en derecho, y todo esto lo sabe la derecha con conocimiento de causa y con lujo de detalles, como desde adentro y desde afuera lograron implosionar y explotar, al mismo tiempo; como las torres gemelas, al sistema de justicia venezolano, fallido desde la letra de la constitución, ya que hoy existe cualquier cosa menos un estado social de derecho; y eso lo como ya dije, la derecha y Blyde, lo sabe muy bien.

Debo agregar también a lo ya dicho, que en la etapa moderna, post-11-S-2001, al primer país que le aplicaron el lawfare, fue a Venezuela, si se quiere fue el laboratorio social para esa modalidad de guerra, no solo con estos “mini” o “lawfare de baja intensidad” y con la “toma del poder judicial”, que lograron por la falta de diligencia y vigilancia revolucionaria de la cúpula chavista encabezada por el propio Hugo Rafael Chávez Frías, sino a través de decisiones del máximo tribunal como la que convalidó el golpe del 11 y 12 de abril del 2002, el 14 de agosto del mismo año, la decisión que en el año 2008, nos hizo reinsertar en la CIADI, la falta de decisión, desde el derecho y la ley en poner en cintura a la derecha golpista, en donde influyeron, no solamente los “sabios opinadores” de la derecha de la UCAB y la UCV, sino por quintas y sextas columnas internas, algunos de ellos magistrados-as del TSJ “bolivariano”; y repito, y eso lo sabe la derecha con conocimiento de causa y lujo de detalles.

El sistema de justicia ha marchado a contrapelo de la revolución bolivariana, inmersa en la constitución del 99 y la decisión más reciente, es la que legaliza la dolarización dándole un puñalada por el pecho al bolívar, y ya para concluir y terminar, en el sistema de justicia, la derecha es poder (poder de facto o poder real mas no formal, pero manda y va) y es oposición al mismo tiempo, en otras palabras está sobrada y anda como “Pedro por su casa”.

PROPUESTAS PARA LA RECONSTITUCIONALIZACION DEL SISTEMA DE JUSTICIA.

1.- Sistema de Jueces Jurados e Interpretación de la ley en beneficio de los de Abajo. En materia del sistema de justicia tenemos que volver a darle cumplimiento al artículo 253 de la CRBV que reza “La potestad de administrar justicia emana de los ciudadanos y ciudadanas y se imparte en nombre de la República por autoridad de la ley.”. En realidad el “volver” es un decir, jamás se le ha dado cumplimiento, aquí la palabra correcta es “constitucionalización”, es decir darle acatamiento por primera vez. Este articulo, debe interpretarse, tal y como fue concebido; por un lado se debe volver a implementar el sistema de jueces jurados, quienes son los ciudadanos y ciudadanas a que hace mención el artículo 253 que los abogados y la derecha jurídica, que nunca ha dejado de predominar en el foro venezolano, y hoy comparten hegemonía con algunos bufetes “bolivarianos”, aun con el chavismo en Miraflores; este sistema de jurados, repito, fue saboteado e implosionado por la derecha y quintas y sextas columnas; ya que es más fácil negociar con el juez y a escondida que en un juicio oral y pública y con varios jueces jurados.  

En el otro sentido que debe interpretarse esta norma, es sobre el contenido de las decisiones, lo que se entiende por interpretación de las leyes, las cuales deben beneficiar o estar en armonía con los intereses de los ciudadanos y ciudadanas, que se debe entender por tal a las mayorías, es decir, al pueblo; yo se que al decir esto, derecha “chilla”, pero lo hace manipuladora e ideológicamente porque cuando me refiere al beneficio de las mayorías, puede ser que en un momento determinado, para los intereses de las mayorías de la nación o de una parte de ella, sea más conveniente mantener la explotación mixta de la producción (comunismo y capitalismo) o en determinada área de industria es conveniente, al interés mayoritario, que se preserve la explotación capitalista, en otras palabras el sistema de producción capitalista, que prevalecerá durante un largo tiempo después de la revolución social, se trata de darle preferencia en la interpretación de la ley en beneficio de las mayorías, de los trabajadores, de los campesinos, de los vecinos, de los consumidores, en total, los de abajo.

2.- Cambio total de los pensums de las Escuelas de Derecho. En nuestras Escuelas de Derecho, tenemos un pensum civilista y del código napoleónico o la constitución gringa (Capitalista-burgués), debemos pasar a un pensum constitucionalista, en donde prevalezca el derecho constitucional por arriba del derecho privado, en lo civil y el derecho penal represivo o solo sancionatorio de los delitos susceptibles de ser cometidos por el pueblo a un derecho socialista, en base a nuestra carta magna, pasar de un derecho penal o transgresional represivo y favorable a la propiedad privada a uno social, favorable a la propiedad común, en donde prevalezca el medio ambiente y las culturas originarias tanto del Abya Yala como las africanas y las blancas vikingas.

3.- Funcionarios Judiciales Elegidos por Concurso Oral y Público. Pero después de un periodo de adopción y adaptabilidad del nuevo derecho socialista procedente de un Estado Social de Derecho y Justicia.           



Esta nota ha sido leída aproximadamente 369 veces.



Francisco Sierra Corrales


Visite el perfil de Francisco Sierra Corrales para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI