La Fiscal de la indignidad

La fiscal de la indignidad debería renunciar si algo de dignidad le quedara en su ser.

Como se sentirá la familia de Noel Rodríguez, que tantos besos y abrazos le dio a la fiscal en su gran campaña publicitaria por haber rescatado de entre las sombras y ayudado a traer a la luz el cuerpo del joven desaparecido en los macabros tiempos de la cuarta, al escuchar a la Fiscal decir que a Orlando Figuera no lo incendiaron por chavista sino por un problema personal con alguien, lo cual lo descalifica como “crimen de odio”.

Independientemente de eso, hasta donde se sabe, aquí en nuestra patria no existe una legislación especial contra los “crímenes de odio” en general; teniendo por estos a los crímenes cometidos por un grupo contra otro, en lugar de ser cometidos por individuos contra la sociedad (que es lo que se argumenta en los procesos acusatorios que son de potestad de la fiscalía); es decir, a la hora de juzgar un acto delictivo, no es relevante para la calificación de la pena el hecho de que el acto criminal se haya cometido contra un “chavista” “un negro” “un indio” un mendigo”, por el sólo hecho de la condición esgrimida (sin que estos estén cometiendo ninguna falta, sólo por su condición expresa); aunque la ley si tiene apartes contra los crímenes contra la mujer y los niños (si estos se cometen contra éstos por el sólo hecho de su condición).

En estos momentos, donde los “chavistas” estamos bajo ataque de odio, por nuestra condición (respaldo al gobierno chavista que nos dimos) es muy importante la calificación del crimen, el no hacerlo mantiene la puerta abierta a que se acreciente el ataque a las personas ya sea por ser chavista (confirmado por quien los reconoce como tal) o por parecerlo (como ya vimos en el CCCT a un señor siendo pateado por una turba, para que al final de la acción se sepa que el apaleado era opositor)

La Fiscal General, que se pasó a las filas de la oposición, está jugando con candela, en momentos que justamente con candela es que están atacando a los chavistas; ya vimos como a los incendiarios que redujeron a cenizas la casa de un humilde señor andino por el hecho de tener en su puerta un afiche del comandante Chávez, y que fueron atrapados en flagrancia, fueron dejados en libertad por orden de la Fiscal.

Ya vimos como en un primer impulso (la fiscal de la indignidad) declaró que el video donde Orlando Figuera relata lo que le pasó era un video trucado, ya vimos como elaboró una nueva versión donde justifica que le hayan metido candela al muchacho por un altercado que había tenido con alguien, (por cierto que ese alguien, ya que la fiscalía tiene esa versión, seguramente tiene nombre y apellido y ya estará detenido; sería bueno escuchar las declaraciones de ese alguien sobre la acusación que la fiscal le hace y según la cual “él” fue quien al ver a Figuera en la marcha creó la turba gritando “ladrón, ladrón” (nunca dijo “chavista chavista” según la fiscal) pero lo que contó Figuera en su agonía fue otra cosa; contó que los que lo golpeaban le decían “chavista” y el les decía “no vale yo no soy chavista” “yo lo que quiero es ver a mi hija” “chamo no me maten” y otro decía “mátenlo”…y nadie lo ayudo, nadie; si hubiese sido un problema personal con alguien lo primero que el muchacho habría hecho, al tener la oportunidad, seria acusar al causante de su mal ¿o no señora fiscal?!!).

Los “crímenes de odio” están apareciendo en nuestra patria como ya lo sufrieron los Alemanes, cuando Hitler; como ya lo sufrieron los Ruandeses en su guerra civil; como ya lo sufrieron los españoles en la suya; por lo tanto la calificación si importa y la fiscal está obviándola por la certeza que tiene de que al admitir la figura va a tener que actuar contra los líderes de la oposición que lo están generando.

El crimen de odio no nace de un instinto criminal; como el asesinato, la violación, o menos grave el atraco o el robo; a nadie lo atracan por ser chavista u opositor, esa es una conducta no selectiva de quienes tienen ese germen torcido entre sus hábitos; lo mismo para las violaciones (hasta ahora); pero si alguien es asesinado por “chavista” en poco tiempo empezaran a violar chavistas, a atracar chavistas y a exterminar chavistas, si no se detiene a tiempo, lo que podría generar una escalada prevista en los estudios sobre la materia y es que la parte atacada reaccione de la misma manera, trayendo ríos de sangre a la patria.

Ese es el plan de quienes mantienen en zozobra a la nación, como no tienen suficientes seguidores para tomar el poder político y creen que la guerra económica les está dando los frutos aspirados, están exacerbando los ánimos matando por razones políticas y matando a sus propios seguidores (voluntariamente, como el caso Pernalete, entre otros, e involuntariamente como a Neomar Lander) para crear el caos necesario que justifique una intervención internacional.

En el argot deportivo y político, entre otros, cuando una figura no da para más (por las razones que sea) es de uso común la expresión “ya fulano está quemado”, para indicar que no tiene más valor para desempeñarse en el ámbito que podría ser propuesto; por ejemplo, hace tiempo que Capriles Radonsky “está quemado” en el ámbito político lo cual lo descalifica para ser contendor en las próximas elecciones presidenciales; en este caso la Fiscal de la indignidad, por ponerse a jugar con candela se quemó a sí misma y ya no está calificada para continuar en el cargo por ser incompetente, según se lo dijo por escrito el TSJ en la sentencia N°441 (en ese caso el TSJ la llama incompetente para pedir la aclaratoria sobre la sentencia N°378, pero si quien ostenta ese alto cargo y sus conocimientos en cuanto a su competencia deberían estar sumamente claros, tiene confusiones sobre algo en lo que no debería ninguna duda, que podemos esperar para lo demás.

La alegría del caso resuelto de la madre de Noel Rodríguez y de la patria con ella, murió ante las lágrimas de la madre de Orlando Figuera; la fiscal de la indignidad debería renunciar a su cargo si algo de la sangre de su padre queda en sus venas.

Debería haber una figura legal que intervenga la fiscalía mientras la fiscal cumple el preaviso que tiene anunciado para su retiro al instalarse la ANC, pues muchos archivos están en peligro de ser quemados o desaparecidos por la fiscal incendiaria…


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1921 veces.



Oscar Jiménez


Visite el perfil de Oscar Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: