Corpozulia impone la lógica del narcotráfico

Si el trabajo gerencial ejecutado por el personal extranjero y criollo en las minas Paso Diablo y Norte no se adecuan a las exigencias jurídicas ambientales, entonces no podrán seguir funcionando, por lo tanto esto no depende de las buenas o malas intenciones de los grupos ecologistas o de una supuesta opinión personal del Director Estadal del MARN ( Prensa Carbozulia , en aporrea 21/07/06). Decir lo contrario es un acto manipulador de la opinión pública, que raya con la ética empresarial que pretende asumir roles de dirección regional.

 

Los operadores políticos de la corporación regional torpemente asume que estas minas “no se pueden cerrar a pesar de los efectos secundarios que perjudica el ambiente, pues representa el sustento económico de más de 10 mil familias” (El Regional, 18/07/06: 22), es decir como genera trabajo, entonces puede contaminar las aguas y la biota de los ríos y caños, deforestar más de 1500 hectáreas de bosque afectar la salud de trabajadores y vecinos, las gandolas transportadoras de carbón seguir llenando de luto las vías por donde circulan a altas velocidades las 24 horas del día.

 

Pero si este instrumento racional es válido, entonces el narcotráfico tiene razón porque estos son los mismos argumentos utilizados para justificar su pujante y prospero negocio, conjuntamente con el alto número de muertos que genera el tabaquismo mundialmente. Pero los operadores de Corpozulia con esta falacia, ocultan la verdadera razón de este negocio, que sólo sirve para engrosar las cuentas bancarias de los capitales energéticos fósiles contaminadores del planeta tierra. Venezuela no sustenta su PIB de la exportación del carbón, ni mucho menos de estas dos minas, el mismo Ministerio del Ambiente en su “Informe Ejecutivo. Situación Actual de la Explotación de Carbón en el Estado Zulia. Julio 2005” puntualiza que su aporte sólo representa el 0,34%, y su uso interno en las industria sólo llega a 100 mil toneladas anuales de 8 millones que exporta para contaminar la atmósfera también en Estado Unidos, Europa, Brasil, entre otros países, a espalde del Protocolo de Kyoto.

 

Pero como dijo el General Martínez Mendoza en el II Congreso Bolivariano de los Pueblos celebrado en la ciudad de Maracaibo “el carbón va con Kyoto y sin Kyoto”, por esta razón desde ese día, 8 de diciembre del 2004, fue bautizado por las “mafias verdes” (de esta manera, ese mismo día, públicamente denominó al movimiento en un auditorio internacional en el Hotel Maruma) con el remoquete “el genera(r) sin Kyoto”.

 

Es falso lo que dice el operador político de las transnacionales mineras que “representa el sustento económico de más de 10 mil familias” (El Regional, 18/07/06: 22), o lo que supuestamente repite e l dirigente sindical “de efectuarse el cierre de las minas se verían afectadas aproximadamente unos 10 mil trabajadores de manera directa e indirectamente” ( Prensa Carbozulia , en aporrea 21/07/06).

 

Estas cifras las desmiente el Ministro Álvarez: “La actividad (minera) en el país tiene un impacto poco favorable en la generación de empleos directos e indirectos pues alcanza sólo el 0,7% de la población económicamente activa. Agregó que aunque la contribución de la actividad minera al fisco aumentó en los últimos años, los impuestos mineros liquidados como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) son muy bajos y en 2004 llegaron a ubicarse en un 1,1%” (ABN / Wilmer Ferrer. Panorama, Maracaibo, viernes 26 de mayo de 2006).

 

Los alemanes de la RAG American Coal Holding, Inc. (del AG International del carbón del TRAPO, en Essen, Alemania) que opera en los Estados Unidos en 17 minas de carbón, producen aproximadamente 68 millones de toneladas por año para generar electricidad y sólo emplean próximamente 3.000 personas (RAG Coal International, 7 de marzo de 2000).

 

El mismo MEM informa que en 1993 Carbones del Guasare, S.A. en Mina Paso Diablo operaban con 1030 trabajadores directos y generaba 792 trabajo indirectos y que Carbones de La Guajira, S.A. en Mina Norte respectivamente operaba con 392 trabajares y 1.176, lo que hace un total de 3.390.

 

En el mundo ni la rente del petróleo ni mucho meno de la minería genera empleo, sociedad, familia, desarrollo, o bienestar social. Pues, son unos pocos los que trabajan y otros viven de la renta, y esto deforma la sociedad y la economía. Es la corrupción y la manipulación político social unas de las variables constantes presentes en este tipo de economía; como muestra observemos lo que sucede en el país, en el Zulia, o en menor escala en Mara. Es en el General Martínez Mendoza donde descansa la discreción del reparto de esa supuesta inmensa bola de billete, que en lo que va de año se le ha sacado “más de 100 millardos de bolívares de inversión social tangible y productiva” (Prensa Carbozulia , en aporrea 21/07/06) , y otros tantos repartos más en todo el Zulia.

Sociedad Homo et Natura, ANPA/ANMCLA



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3495 veces.



Sociedad Homo et Natura, ANPA/ANMCLA


Visite el perfil de Sociedad Homo et Natura para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Sociedad Homo et Natura

Sociedad Homo et Natura

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Las concesiones para la explotación del carbón

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Las concesiones para la explotación del carbón



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a23774.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO