Euforia por la muerte

Teníamos tiempo sin saber de cacerolazos, de trancas, lutos activos con
vírgenes y rezos; velas encendidas (típico del KKK), agites de banderas,
de circulación de vehículos con luces encendidas, de concentraciones en
Plaza de la Libertad, todos los símbolos miserables de los eternos
golpistas, de los que viven del odio y del placer por la sangre. Otra
guarimbada en la Plaza Francia de Altamira con tranca y quemas de
papeleras, y un energúmeno que grita: “Estamos protestando por los niños
Faddoul, pero la Guardia Nacional arremetió contra nosotros. Pero no sólo
son los niños Faddoul, desde el mismo momento en que Hugo Chávez Frías
asumió el Gobierno 70 mil personas han muerto en el país, como si fuera
una guerra, además de los secuestros” (información recogida por la
periodista de El Nacional, María José Mairena).

Teníamos algún tiempo sin ver esas páginas de los diarios plagadas de
ofensivas contra el Estado venezolano: “Indignación”, “Venezuela hundida
en el odio”.

A los que a falta de un líder se aferran a la muerte como ideal de lucha,
se aferran a la destrucción, a la maledicencia, al escándalo, a la
provocación y al crimen. Al Globovisión con su “Aló Ciudadano” ayer estaba
de pláceme; al matacuras se le veía renovado en su afán por incitar al
delito, por hurgar en las llagas del crimen y procurar levantar las
muertas banderas de la oposición. La flaca María Corina Machado corrió a
unirse a la tranca en la autopista Francisco Fajardo y dar órdenes para
que se realizaran manifestaciones de protesta contra el gobierno en toda
Venezuela. Prácticamente toda una gran carnavalada en las urbanizaciones
de Altamira, La Florida, Las Palmas, Prados del Este, Miraflores,
Macaracuay y la urbanización Miranda.

La UCV sacó por El Nacional su comunicado golpista; la Universidad
Católica Andrés Bello, bajo el mando de su rector golpista Luis Ugalde,
salió a encabezar las protestas en Caracas: se autotrancaron en las
adyacencias de su propia universidad, y comenzaron a gritar que aquella
manifestación era espontánea. La Universidad Metropolitana, por El
Nacional presenta un comunicado en el que aboga “porque se restituya el
clima de tolerancia y diálogo característico del gentilicio venezolano”.
Volvió a relucir el estribillo aquel de que con mis hijos no se metan,
pero ahora reciclado con la expresión: “¡mañana serán tus hijos!” la
universidad opudeísta, Monteávila, ubicada en Boleíta, con sus estudiantes
y profesores se unieron a las protestas de una manera muy fascista:
“rompieron cuadernos y libros y portaron pancartas en las que se exigía al
Gobierno que se hiciera justicia y que enfrentara la inseguridad. Las vías
de acceso a la zona fueron cerradas. Igualmente, alumnos de Comunicación
Social de la Universidad Católica Santa Rosa marcharon al mediodía desde
La Pastora hasta la sede del TSJ, para solicitar que se aclare el caso”
(tomado de El Nacional).

Todo un tinglado, pues, dirigido sobre todo por las putas de los medios y
siguiendo las normas de agitación de la CIA, que exige que ni un solo
hecho que pueda perjudicar al gobierno (aunque él no tenga la culpa) deje
de ser usado por la oposición. La guerra, en este año electoral, está
plenamente declarada. Para esta guerra no hacen falta los helicópteros ni
fusiles rusos, ni las fragatas españolas. Va a ser una guerra sorda y
peligrosa, a la que habrá que enfrentar con prudencia pero con mucha
determinación. Ojo avizor, camaradas.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3918 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a20885.htmlCd0NV CAC = Y co = US