Gracias Venezuela por permitir expresarme sin temor de que …

Anoche, así como muchas noches, no pude dormir. Ayer leí lo de la masacre en Siria, donde muchos niños y niñas, algunos pequeñitos, fueron asesinados, y vi algunas fotos, las cuales extrajeron de los archivos en mi mente, fotos macabras, memorias del pasado. Me pasó otro cuchillo por el corazón, y me traspasó el alma. Me decombobuló la mente, arrancándome el gusto sabroso de la vida, como siempre ocurre cuando leo este tipo de noticia.

Es que viví la primera guerra del golfo (1991), donde vi de primera mano lo que los gringos y sus aliados, esos psicópatas desalmados y endiablados, le hicieron a la gente, a los inocentes, a los ancianos, a los niños, y eso, por orden militar.

A menos de haberlo vivido y visto de primera mano, nadie puede imaginarse la verdadera barbarie.

Cuando les canté a los soldados gringos en el hotel Holiday Inn Crowne Plaza en la ciudad de Kuwait en1991, a jóvenes de no mas de 21 años, descombobulados, desorientados, traumatizados, me contaron lo que habían hecho. Durante la gran operación militar estadounidense en la región de Basra, al sur de Iraq, Desert Storm, o Tormente del Desierto, las ordenes militares eran de disparar, para matar, a cualquier persona que porta un arma de fuego o que parezca tener un arma de fuego, y eso, repito, fue por orden militar.

Los que los jefes militares no les dijeron a los soldados (infantería), era que en la tradición de los Beduinos, aquellos indígenas que viven en el desierto en carpas, quienes son nómadas, y que andan de lado en lado con sus camellos y ovejas – allí en ese mundo milenario, todos los hombres, a partir de la edad de 7 – 8 años, portan algún tipo de arma para proteger a las mujeres y niños, y que hoy en día, esa arma es a menudo un rifle, el cual portan como símbolo de honor, hasta la muerte. Es decir, no solo los hombres en edad para el combate portan armas, sino que también los portan los barones niños y ancianos.

Cada uno de los soldados estadounidense me contaron que habían asesinado decenas de niños y ancianos armados, y que descubrieron, después de los hechos, que un gran numero de los Beduinos (indígenas), ni sabían que había una guerra. Habían asesinado así, engañados por sus propios jefes militares, a miles de inocentes. Ademas, habían asesinado, de lejos, a un sinnúmero de inocente pastores quienes portaban solo un palo en la mano.

No les estoy contando un cuento de fantasía, les estoy contando la verdad.

Por eso, estos jóvenes soldados estadounidenses, la gran mayoría proveniente de familias muy pobres, quedaron traumatizados, y cuando les cantaba, lloraban como bebés.

Pero lo mas increíble del asunto es que en todas (¡todas!) las noticias en el extranjero, le echaron la culpa de los asesinatos de niños y ancianos e inocentes a las tropas de Saddan Hussien … y eso es exactamente lo que están haciendo hoy en contra de Siria. Hilary Clinton, la novia del diablo, y los países aliados del occidente, le están echando la culpa al gobierno de Siria por las masacres.

¡Pero son ellos, los gringos de mierda y sus aliados, tales como Canadá, Inglaterra, Francia, y Alemania, los que dirigen las masacres!

A los 5 años de haber regresado del Medio Oriente a Canadá, donde nací, decidí investigar todo este mecanismo diabólico, y empecé a escribir en contra de los gringos y sus aliados, y solo por este hecho, los servicios secretos de Canadá (CSIS), junto con la CIA, empezaron a casarme y a amenazar a mi familia, a mi esposa, e incluso a mi inocente hijo, un granjero, y a mi papá, un viejito capitalista pro EEUU.

Solo por expresarme, y por divulgar la verdad, he pasado los últimos 10 años cazado como cualquier rata común, casi asesinado una vez y dejado por muerto, y casi secuestrado en dos ocasiones, un vez por la CIA, y otra vez por CSIS.

Pero ahora, gracias al gobierno de nuestro Presidente Chávez, y gracias a los venezolanos, soy venezolano, y vivo de manera permanente en este bello país de paz y verdad, y por eso, le doy las gracias a Venezuela, por permitir expresarme, sin temor de que los servicios secretos venezolanos amenacen mi familia o traten de matarme.

Gracias.

oscarheck111@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2413 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscarheck111@yahoo.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Heck

Oscar Heck

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad



Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N Y ab = '0' /ddhh/a144137.htmlCd0NV CAC = Y co = US