En este 11 de abril, CEMENTERAS, SIDOR Y VENALUM

Unidos en combate contra la política capitalista y antiobrera de destrucción de nuestras reivindicaciones

Reclamaba Yasmin Chauran, trabajadora de Venalum a través de la red Pleno Social el pasado Jueves 5 de abril de 2012 refiriéndose a la delegación de trabajadores que viajó a Caracas a exponer la situación de conflicto que vive la empresa: “Es una lástima que en tiempos de revolución, y precisamente a 10 años exactos de aquel Abril glorioso, tengamos que estar dando tumbos en Caracas para que alguien atienda los planteamientos de trabajadoras y trabajadores cuyo pecado es no tener padrinos o madrinas en el gobierno.
 
… Ni se ha creado un espacio para compartir información y generar debate oportuno, ni ha habido pronunciamientos al respecto (salvo honrosas excepciones), ni se le apoyó a nuestra delegación que apenas hoy regresó de Caracas, trayendo consigo unas marcas de empujones y maltrato físico por parte de la Policía Nacional sólo por tratar de llamar la atención para ser atendidos en la vice presidencia o al menos en un ministerio.”
 

Hay que ver cuánto cuesta enfrentarse a las mafias económicas, más si esto se hace sin recibir suficiente apoyo de los aliados naturales de clase, y luego vienen todas las críticas sobre el papel de vanguadia que debe asumir la Clase Obrera y todas esas cosas que nuestras opinadoras y opinadores de siempre colocan en el tapete para el debate colectivo abstracto, casi siempre alejado de la realidad concreta.”
 

Este drama de los trabajadores de Venalum lo viven por igual los de SIDOR, quienes al momento de entregar al presidente de SUTTIS las más de 7.000 firmas recogidas exigiendo la discusión de su contrato vencido hace varios años, este les respondió que esa decisión la toma el gobierno.  (Ni siquiera respeta la Ley este señor sindicalista al servicio de su patrón y no de la clase que lo eligió). En ese momento y aún semanas después, los representantes de las otras corrientes que hacen vida en SIDOR, Alianza  Sindical, PCV, CMR, hicieron y hacen un silencio cómplice, con lo que el patrón se siente gratamente agradecido; Y el drama también lo viven los cementeros, quienes siguen realizando acciones propagandísticas, Encuentros  Nacionales y contactos a los más altos niveles gubernamentales, sin lograr hasta ahora ninguna respuesta positiva pero hasta ahora no trascienden.
 

Una característica negativa del accionar de estos tres sectores laborales que andan en la búsqueda del método que afloje la tuerca para que se discutan sus respectivos contratos, es que aun teniendo el mismo problema contractual y el mismo patrón, cada quien anda por su lado. No han entendido que la división a que han sido sometidos solo le sirve a quienes frenan la discusión de la contratación colectiva, a quienes les someten a procesos administrativos y judiciales de despido o condena penales, a quienes mantienen a miles de tercerizados y violan las respectivas contrataciones colectivas vigentes o les reprimen policial o militarmente y hasta han llegado a usar el sicariato.
 

La división del movimiento obrero tiene sus raíces en las prácticas sindicales de la CTV que no han sido superadas por buena parte de la dirigencia que la ha sustituido. Para los dirigentes de la CTV era vital que la clase obrera se mantuviese dividida para sostener la democracia representativa, el régimen de explotación capitalista y la obtención de beneficios particulares que llevaron a más de uno a convertirse en empresarios.

Para los dirigentes bolivarianos que le han sustituido las razones son las mismas, solo que ahora se llenan la boca con el discurso de defender una revolución bolivariana que se da un barniz discursivo de socialista, a fin de adormecer la capacidad de lucha de la clase. Ya muchos de esos dirigentes obtienen prebendas por el servicio prestado y hasta algunos empiezan a recorrer los caminos de convertirse objetivamente en empresarios burgueses tal y como lo llegaron a ser los de la CTV. En Guayana, es más que clara esta tendencia degenerativa de los directivos sindicales, que se acompañan de los nuevos representantes del sindicalismo cetevista, quienes no hacen nada para lograr la unidad de la clase, ni evitar que la política gubernamental siga destruyendo los derechos obreros. Combatirlos y derrotarlos con la clase en lucha unitaria es una necesidad imperiosa para derrotar la política que viene destruyendo los salarios y las reivindicaciones conquistadas durante años de dura lucha.
 

Los compañeros de SIDOR que impulsaron la recolección de firmas, los compañeros de ANTRACEM en cementos que están dando pasos para la elaboración de un contrato único cementero y que la discusión del mismo se haga con ellos y no con la cadavérica FETRACEMENTOS, que según informaciones está en conversaciones con los gerentes de las Juntas administradoras de este sector, y los de VENALUM que se lanzaron a la paralización del trabajo y que están en proceso de  construir un Consejo de Trabajadoras y Trabajadores por el Control Obrero en toda la empresa deben reflexionar sobre la necesidad de unificar fuerzas contra el mismo patrón. Este accionar puede desencadenar un movimiento revolucionario regional y nacional de las empresas nacionalizadas de una envergadura jamás visto en Venezuela. Es que solo unidos se puede plantear seriamente sentar en la mesa de discusiones al gobierno y alcanzar un contrato colectivo que recupere lo perdido en los varios años que tienen de atraso su discusión. Permitir la discusión solitaria en manos de la burocracia sindical es el camino perfecto para que les hagan lo que actualmente le hacen a los petroleros: discusiones a puertas cerradas y con una garantía: No será lo que los trabajadores requieren y merecen tras años de congelación y de la inflación más alta de América Latina.
 

Desde la Corriente Socialista Revolucionaria – El Topo Obrero creemos que la frase recordada por la compañera Chauran “ TU SILENCIO ME PREOCUPA, ES UN SILENCIO ESCANDALOSO, pues en momentos de crisis revolucionarias nada es neutral, ni siquiera el silencio.” solo puede quebrarse con la acción consciente de una vanguardia obrera que se proponga trascender la lucha en cada una de las empresas de manera aislada, impulsando una sola discusión. Hay que convocar a las corrientes y dirigentes que entiendan la necesidad de unificar criterios y elaborar un plan de acción unitario. Para esto sería suficiente con organizar Comisiones en cada una de las empresas mencionadas para que en menos de lo que muchos se lo esperan, se pudiese realizar una reunión interempresas y dar pasos firmes para fortalece la lucha que ya se ha iniciado en SIDOR con la recolección de firmas, en Cementos con la realización de Asambleas regionales y nacionales y aprobaron la elaboración de un proyecto de Convención Colectiva y los de VENALUM con su paro y la presentación de un pliego donde entre otras cosas plantean el cumplimiento de su contrato, la discusión del nuevo y la destitución de la gerencia a lo que añadimos nosotros por la elección democrática de la nueva gerencia, cada trabajador un voto.
 

La información aparecida el lunes 16 en Aporrea.org de que la Tendencia Clasista en SIDOR se va a mover para recolectar nuevas firmas para introducir un pliego de peticiones, junto a la declaración de José Meléndez en nombre de Alianza Sindical de plantear la necesidad de discutir el contrato colectivo en SIDOR es un indicativo de las posibilidades de empezar a mover a la clase de las empresas del estado hacia la conquista de la discusión de la contratación colectiva. Planteamos que estas corrientes que se mueven en SIDOR, donde Alianza Sindical en las últimas elecciones obtuvo la mayoría de los cargos en el Comité Ejecutivo de SUTISS y de los delegados departamentales, para reforzar la estructura organizativa de lucha impulsen la elección de 1 delegado departamental por cada 50 trabajadores a fin de organizar una poderosa vanguardia proletaria que impulse la unidad de la clase en SIDOR y se lance por toda Guayana a invitar al conjunto de trabajadores a unirse en un poderoso frente obrero que lleve a cabo las tareas necesarias para conquistar entre otras cosas la discusión de los contratos de todas las empresas que lo tengan vencido.
 

El mejor recordatorio que podemos realizar como clase obrera revolucionaria en este nuevo aniversario del 11–13 de Abril es unirnos como se unió todo el pueblo el 13A para derrotar el golpe fascista de la Burguesía y el imperialismo y así evitar la instalación de un gobierno de ultraderecha y liberar al presidente  Chávez. Unir fuerzas y accionar como cuando alcanzamos la derrota de Techint en el 2008 y cuando liberamos a Rubén González de las garras de la justicia burguesa. Si nos unimos y podemos empezar por SIDOR, Cementeros y VENALUM, podremos alcanzar metas superiores que tienen  que ver con la derrota a nivel nacional de la política de congelación de los contratos colectivos y la destrucción de nuestros beneficios laborales que buscan enriquecer más aún a los sectores burgueses como los del capital financiero que en el año 2011 vieron aumentar sus ganancias en más del 80% y este años van por encima del 90%.
 

Derrotar la política de tercerización, de criminalización de las luchas obreras y populares, el sicariato, las inversiones extranjeras que generan nuevos y más fuertes lazos de dependencia económica y política de las empresas y del país, la injerencia del CNE en las elecciones sindicales y la negación del derecho a huelga por parte del Ministerio del Trabajo, debe formar parte de las banderas de lucha de este movimiento obrero que se empieza a movilizar por sus contratos colectivos, el cumplimiento de los vigentes y la destitución de los gerentes puestos a dedo por el gobierno en todas las empresas del estado y la elección democrática de los mismos –cada trabajador un voto, por un verdadero control obrero.
 
 

VAMOS A UNIRNOS TODOS PARA LIDERIZAR LA LUCHA POR EL CUMPLIMIENTO DE LOS CONTRATOS COLECTIVOS Y LA DISCUSIÓN Y APROBACIÓN DE LOS VENCIDOS…..
LA DESTITUCIÓN DE LAS GERENCIAS DE LAS EMPRESAS DEL ESTADO Y LA ELECCIÓN DE NUEVAS POR LA VÍA DEMOCRÁTICA (UN TRABAJADOR UN VOTO).
HACIA UN VERDADERO CONTROL OBRERO.
 

*Dirigente de la Corriente Socialista Revolucionaria – El Topo Obrero
csr-eltopoobrero.org


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1363 veces.



Ricardo Galíndez*

Militante y dirigente revolucionario y sindical del Topo Obrero y la Corriente Socialista Revolucionaria (CSR)


Visite el perfil de Ricardo Galíndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: