Micro cuento

Este HDP si que es bobolongo

MEO está empeñado en que sus cagatintas tarifados y escribanos manumisos defiendan el honor de su madre supuestamente mancillado por el compatriota Mario Silva. Sabemos que eso es falso y como otras veces he señalado, él sabe defenderse muy bien de la lanzadera de mierda de esta gente contumaz. (Su defensa ante lo de The Economist fue contundente).

Pero, también lo sabemos, ese no es el meollo del asunto. Los apátridas, agavillados en contra de la mayor suma de felicidad posible del Pueblo, reconocen en la Hojilla un bastión inexpugnable e inalienable en la dura guerra mediática y siempre querrán verla fuera del aire. Opositores y “camaradas” lo han intentado en muchas oportunidades pues ese programa los retrata tal como son. Pierden la compostura cada vez que les quitan la careta democrática y les expone la sarna fascista que les relumbra el cuero. Ese es el verdadero problema.

Lo que no deja de sorprenderme es la tibia defensa que se hace de la Hojilla y sus moderadores cuando estos ataques ocurren. Aparecen los “morigerados” los “equilibrados”, los “analistas desde la barrera” en una suerte de aversión a un supuesto “lenguaje violento y vulgar” que allí se divulga. Olvidan los muy sórdidos que la mayor grosería la dice la industria mediática a nombre de “la gente pensante de este país”, argumento de postín de la caterva opositora. Y tiene uno que escuchar a sesudos expertos de la comunicación, casi decretar que el lenguaje revolucionario es agresivo y promueve la violencia ¡Que hijo de putas!

Miremos a Libia. La punta de lanza de la nueva invasión imperial fue la Mentira Mediática. Antier, en Dossier, los corresponsales de Telesur enviados allá dijeron entre otras cosas que les llamaba mucho la atención la gentileza y cordialidad del Pueblo Libio, al punto que rayaba en la ingenuidad cuando se preguntaban angustiados ¿por qué nos hacen esto? ¿Por qué nos bombardean? Ingenuidad, error que ahora le cuesta caro a su gente. Hay reportes serios, confiables de que “los rebeldes” están llevando a cabo exterminaciones raciales. En estos días, producto de un artículo que escribí, recibí un mail de un disociado que entre otras linduras hacia nuestro Líder Comandante, expresaba: “…el sollozante, castro comunista, amante de negros, Chávez”. Mojémonos las barbas.

En cuanto a MEO, mi opinión es breve. Es una verdadera obsesión lo de hacer ver que Mario insultó a su madre. Es tan bobolongo que no habla de otra cosa y tal vez alguien de sus corifeos termine diciendo que se trata de una leyenda urbana y él creyendo su propia mentira. Mire que ya convirtió la herencia de su ilustre padre en un verdadero burdel mediático.

Porque allí se mercadea con la conciencia. Y esa es una vida fácil ¿O no?


coolthin@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3647 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación


Revise artículos similares en la sección:
Oposición