Los muertos de Uribe se levantan de la tierra pidiendo justicia

Calaveras, huesos, restos de esqueletos se levantan hoy en San Onofre, de sus tumbas clandestinas, para despedir a su asesino y clamar justicia a gritos silenciosos con la presencia de sus restos: restos tangibles, visibles y analizables (ADN) que afloran de sus tumbas camufladas, sus restos, los miles de restos de estas fosas en tierra colombiana no se levantan hoy para felicitar a Uribe “El señor de las sombras” y sus gazapos en su despedida nerónica de la presidencia de Colombia.

Como Nerón, Uribe quiere incendiar el Mundo con sus falsos positivos y como un truhán delincuente, incluido entre los treinta narcotraficantes más buscados por la DEA, llega a ser presidente de Colombia y prosigue con su plan neroniano de acusar a Venezuela falsamente “falsos positivos” la acusa de mantener bases guerrilleras “ahora llamados terroristas” en su suelo.

De fino discurso, Uribe de un hablar casi amanerado, planea junto a los gringos su despedida maestra.

Quiere sin duda, siguiendo directrices del State Department, y la CIA, abrir un frente de guerra con Venezuela, para servirle su última movida en el tablero de ajedrez geopolítico a los halcones de la guerra, para que estrenen ahora sus fuerzas invasoras, colocadas en las siete bases con las que Uribe entregó para siempre la soberanía e independencia de Colombia.

Uribe, como buen hijo de la traición, y heredero de Santander, odia a muerte todo lo que sea bolivariano, tal como los golpistas del once de abril en Venezuela.

Paramilitares masacraron a más de cuatro mil campesinos en San Onofre. El carnicero y sus paramilitares descuartizan los cuerpos en pedazos, para luego enterrarlos en las fosas sin mucho trabajo, y dificultando con este desguace de cuerpos su posterior identificación, los más, son líderes campesinos asesinados para apoderarse de sus tierras, por ser enemigos del gobierno Uribista.

En la Macarena, Uribe y su gobierno tienen la medalla en honor a su genocidio, la fosa común de masacrados, más grande de Latinoamérica.

Recuerden que ahora en Colombia y en el Mundo todo marcado y señalado como terrorista “antes comunista” son objetivo militar.

Qué precio tan barato el que vendiste tu patria Uribe, siete bases, y otras cosillas, quizá la DEA te perdonará y entierre tu prontuario de traficante.

El señor de las Sombras, aún es peligroso, en estos momentos finales, como fiera herida se bate con furia en su agonía contenida, enciende los falsos positivos, para complacer las órdenes de sus amos, los gringos, la oligarquía criolla se frota las manos, pensando en una futura guerra contra su patria de origen, Venezuela de Bolívar, guerra esta, en la que los yanquis estrenen sus bases y masacren al pueblo bolivariano y a su presidente Hugo Chávez.

Uribe aún es peligroso, más aún los que lo acuerpan, las siete bases, las bases de Aruba y Curazao, la fuerza de la NAVY en Costa Rica.

Todo apunta que esperan el momento, la orden para el ataque.

¿Será acaso cuando ataquen a Irán, al mismo tiempo?

La Historia lo dirá, aunque la hacen los pueblos, no olvidar amigos lectores que la escriben siempre los vencedores de las guerras.

¡Hasta la Victoria Siempre!

requenave1@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3427 veces.



José Juan Requena

Soñador, escritor y poeta.

 requenave1@gmail.com      @Ripidio

Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Venezuela en el Exterior


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad