¡Bernal pa´ presidente! Pa´ los que salgan

Acabo de leer una nota que confirma lo que sé. En abastos Bicentenario, del gobierno, un kilo de cebolla cuesta 161 mil bolívares, lo que comparativamente hablando, significa la mitad del salario básico y un poco más de eso si comparamos con la pensión del IVSS. Pese eso el presidente dice que nuestro salario es digno. Mientras se nos informa por otros medios que es el más bajo de América Latina y ya eso es bastante para desmentir a quien aquello dijo en un discurso de fin de año, que por serlo si debió ser digno y respetuoso.

Pero también dice muchas cosas más, como que el gobierno y sus redes de distribución de alimentos, si nos guiamos por la argumentación oficial, pudieran estar metidos en la mafia de la especulación. Por lo menos que, mientras los gobernantes discursean contra la especulación, especuladores y guerra económica, sus subalternos, con la anuencia o no de ellos, actúan como caballos de Troya.

En un mercado donde priva la escasez, generalmente resultante de malas políticas y hasta de ausencia de ellas, los especuladores hacen de las suyas. Quien tiene la mercancía o la posibilidad de satisfacer la demanda o cubrir la necesidad, pone el precio. El comprador pudiera imponer su ley ignorando la demanda para que el producto se pudra pero eso pareciera que no suele suceder con la eficiencia debida;el venezolano tiene todavía de eso que llaman consumismo compulsivo y, como solemos decir, siempre habrá quien les compre. Sobre todo en una economía donde una buena parte de los consumidores tiene buenos ingresos provenientes también de la especulación en distintas áreas. Hay bachaqueros y pequeños revendedores que ganan exageradamente, más que un profesional. Tanto que un producto subsidiado que logran comprar valiéndose de las artimañas que les ha enseñado la vida y la lucha por la subsistencia, lo revenden a un precio diez veces y más que el que lo adquirieron y hacen en menos de una mañana una ganancia descomunal.

Todo lo anterior se confirma con lo de Bicentenario; oferta cebolla comprada quién sabe a quién, posiblemente, si seguimos dentro del esquema de pensamiento del gobierno, a un especulador. Es probable que en Miraflores eso no lo sepan, pero si quienes manejan esa red de supermercados, con una valoración y una concepción absolutamente distinta a esa que pregona el gobierno. ¡Aquí hay mucho camisa roja y hasta «rodilla en tierra» de la boca para afuera.

La otra opción o posibilidad, la que el gobierno niega en el discurso, es que la cebolla y otros rubros en verdad tengan ese precio por el alto nivel de los costos. Sólo que en este caso tendríamos que admitir que no existe guerra económica alguna ni su versión de la especulación, pero también que las autoridades, de un gobierno que se autodefine como socialista, contribuye a que descomunalmente se explote la mano de obra con salarios que no alcanzan para comprar los alimentos más indispensables, ni siquiera lo que esa red oficial de distribución oferta. Los aumentos salariales son como el estertor de un ahogado.

La otra verdad que tenemos que admitir, aunque esto cueste mucho, tanto como remover los cimientos, demoler las iglesias, criticar a los santos, no para bajarles de sus pedestales por gusto, sino para dejar claro ante la feligresía que se equivocaron y cometieron errores. Eso es bueno porque sabiéndolo uno no se empeñaría en seguir haciendo lo mismo como cargar banderas, consignas, rezos que deberían estar sujetos a revisión y hasta recomposición. Conociendo el pecado y el motivo, uno no debería volver a pecar

Lo cierto es que la crisis que azota al venezolano es seria. Uno cree por lo que ve, pues nadie da cifras, que la producción nacional de todos los rubros anda reptando y, esto de reptar es como mucho, porque ya indica movimiento. No obstante, el presidente hable de unos motores, como ocultos, tanto que al parecer, sólo él y sus allegados de ellos escuchan los runrunes. De vez en cuando Castro Soteldo y sus panegiristas hablan, desde dos o tres años atrás, cómo bajo su conducción en el área agrícola, la tierra hace brotar sus frutos cual volcán en erupción. El pais, según ellos, se llena de toda cuanta vaina pare la madre tierra y ellos vienen sembrando, como el maíz. Sólo que esos productos nacen con paticas y se van para Colombia y cualquier otra área extranjera fácilmente accesible y lo poco que aquí queda toma camino hacia donde se hallan bachaqueros grandes (fondillúos) o de los pequeños que también tienen, como los primeros, grandes agallas.Tanto que, al parecer, son estos quienes esos productos caros venden al Bicentenario. Por esas cosas uno duda que la guerra económica, que no es esencialmente contra el gobierno, pues este no sufre los rigores, recibe real por montones a través del SENIAT y sigue ganando elecciones, como también ganan los empresarios y con ellos el capital internacional, en verdad es contra el pueblo como con la ayuda del primero por omisión y hasta acción.

Estando así las cosas, uno sería partidario de cambiarle el rostro al gobierno. Por ejemplo, Elías Jaua y Arreaza, están como demasiado cansados, sus rostros reflejan largos insomnios acumulados y como tal lucen desconectados del mundo que les rodea; la lentitud y la cara de fastidio les denuncia. Y eso, uno lo comprende. A esos muchachos hay que darle un refrescamiento.

Por eso, a Castro Soteldo, aunque no haya cifras, sino nada más que sus anuncios periódicos sobre cosechas desbordantes, pese en le mercado no se vean y lo poco que se ve está chamuscado por la metralla de la guerra, hay que abrirle un mejor espacio en la linea de mando. Quizás sea posible hacer lo mismo con unos cuantos más, como Meléndez, ese por ahora callado y taciturno mago de la planificación que al mundo maravilla.

Pero Bernal es distinto. Merece todos los honores; no sólo ese meritorio nombramiento de «Comisario» o algo parecido del SEBIN, lo que convierte en policía a todo un estratega en el área económica. ¿Cómo pasar por alto lo grande por él alcanzado en la agricultura urbana? Una vez me dejó asombrado cuando por VTV, emisora que movió un enorme aparataje y pequeño ejército de técnicos y periodistas, informó como en el partio de una casa en Cumaná se habían cultivado diez kilos de cebolla. ¡Quizás, gracias a él y por eso, el Bicentenario vende ese producto a 161 mil bolívares el kilo!

Y sigue Bernal sin parar, llenando los estantes y o mesas de los distribuidores de productos agrícolas, con ese vendaval constante que se ha convertido la agricultura urbana. Ahora mismo en diciembre, por los precios de los productos, uno pudo valorar bien el trabajo de Bernal que ya lleva tanto tiempo en eso como para cinco cosechas.

Por eso, que todavía es poco, estoy pensando en Bernal para serrucharle el piso a Maduro. Pues la enorme y eficaz labor que ejecuta no llega hasta allí. Es como un monstruo o como ya dije, un volcán en erupción que no esparce lava a borbotones sino comida toda. Pues a los vegetales se le une, la cría de conejos.* Este programa, han puesto al país a parir como conejo, pero con el mismo comportamiento de los conejos. Apenas nacen los coñitos, pegan un salto y se van en carrera pa´el carajo. Bien lejos, allende la frontera. Tanto que uno antes, cuando Bernal no estaba en eso, uno podía comprar un conejito vivo o sacrificado, en el mercado público o en un supermercado, ahora ni el saludo de ellos nos queda. ¿Y qué hablar de la eficiente tarea de Bernal con los cajas de Clap? Eso no tiene parangón alguno. Basta para que nadie dude en apoyarme en mi propuesta de «Bernal pa´ los que sagan. Si aun tiene dudas, evalúe su rol en la hazaña de los perniles.

*Bernal alegó en un programa de televisión que la guerra económica había torpedeado su programa de cría de conejos por el costo de los alimentos. Pero el conejo come corriendo y por eso su carne es sana.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1566 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social


Revise artículos similares en la sección:
Economía



US mp N Y ab = '0' /contraloria/a257333.htmlCd0NV CAC = Y co = US