Sigue la fiesta

Intentando crear confusión, la cúpula de la MUD-FEDECAMARAS afirma que la crisis demuestra el fracaso del   “modelo socialista bolivariano”, aunque en realidad ésta forma parte de un  ciclo histórico depresivo del viejo capitalismo petro-dependiente-clientelar venezolano. La verdad es que asistimos a la crisis terminal del viejo modelo extractivista importador, generador de un aparato productivo desarticulado y altamente dependiente de las importaciones de insumos y tecnología, carente de dinamismo y autosostenibilidad. Creador de una burguesía cuya existencia dependen de la  extracción de la renta petrolera para acumularla en el exterior y de su articulación con el gran capital transnacional.

Modelo este que no ha cambiado con la revolución e incluso se ha profundizado, porque la economía se hizo más dependiente de los petrodólares y la fuga de capitales se triplicó. Es en ese sentido que  podemos hablar de un gran  fracaso. Este reconocimiento debe ser el punto de partida y de encuentro para impulsar una rectificación profunda impulsada desde el chavismo crítico.

Al analizar las “nuevas” medidas cambiarias anunciadas por el Presidente Maduro, observamos con preocupación que al mantenerse el anclaje cambiario, se persiste en la “candidez” irresponsable al presumir que todo burócrata, importador o  comerciante que gestiona o recibe dólares preferenciales, trasladará al consumidor el jugoso subsidio cambiario y, que en la cadena burocrática que asigna las divisas no se aplicarán más coimas o que éstas se minimizarán con más “controles”.

Al reconducir esa política nefasta se ancla la corrupción y sigue activo el motor que mueve el contrabando, el bachaqueo, el acaparamiento, la inflación, la escasez y la fuga de capitales. Ahora, con dos tipos de cambio, el fijo a 10 b/$, con él que se realizará el 80% de las importaciones y el otro, supuestamente “flotante”, dependiente de la intervención de un BCV inhábil para competir con el “dólar Cúcuta”, porque tiene seca la bóveda de divisas.

Al mantenerse el statu quo cambiario seguirá la fiesta de los corruptos, mientras tanto, el pueblo padece los rigores de las colas, la inflación y la escasez. Parafraseando a Einstein, “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2426 veces.



Gustavo Márquez Marín

Carabobeño, nacido en Valencia, ingeniero egresado de la Universidad de Carabobo donde también ejerció la docencia, durante la gestión del Presidente Hugo Chávez se desempeñó como Ministro de Industria y Comercio (1999), Ministro de Estado para la Integración y Comercio Exterior (2005-2007), Embajador en Austria y Representante Permanente ante los Organismos de Naciones Unidas en Viena (2001-2004), Comisario General del Pabellón de Venezuela en la Expo 2000 Hannover (1999-2001) y Miembro de la Comisión de Negociación con Colombia de las Áreas Marinas y Submarinas (1999-2001).

 gamarquez2@yahoo.com

Visite el perfil de Gustavo Márquez Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a223739.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO