Propuesta y mensaje a las autoridades del Banco Central de Venezuela

Terapia de shock para el mercado negro del dólar estadounidense

La economía venezolana se debate hoy en la opción socialista del siglo 21 o la opción capitalista neoliberal. Existe sin duda una guerra económica que busca partirle el espinazo al modelo venezolano al socialismo, que sirve hoy de luz y faro conductor a los pueblos latinoamericanos. Del lado nuestro hay que desarrollar alternativas de guerra económica inéditas, basadas incluso en los métodos de la economía política del capitalismo, en fin, tenemos una economía de mercado y en la formula trinitaria del capital Dinero-Mercancia-Dinero, el dinero es una mercancía más, solo que adquiere un valor equivalencial, con el que se tasa todo el arsenal de mercancías.

La guerra es del pueblo contra sus opresores los capitalistas y por tanto debe convocar la participación masiva del pueblo soberano en la batalla decisiva contra el capitalismo monopolista, que ha proyectado su acción destructiva  sobre la economía venezolana, la cual tiene un conjunto de características únicas en el hemisferio occidental a los fines monetarios y productivos:

  • Somos una potencia mundial en petróleo, tenemos grandes reservas, sabemos manejarlas, explotarlas y comercializarlas. Sabemos incluso hacia dónde dirigir soberanamente nuestra producción, para fortalecer el modelo multipolar mundial y defenestrar el modelo globalizado de la economía mundial.
  • También tenemos grandes reservas de oro, no solo en las bóvedas del Banco Central, unas 367 toneladas de oro 99’, “puro de Pensylvania”, podemos agregar las poderosas reservas de oro y diamante, calculadas en centenares de toneladas y millones de quilates, que subyacen en nuestros municipios auríferos y diamantíferos de los estados Bolívar, Delta Amacuro y Amazonas.

Sin embargo, nuestra economía ha sido dolarizada, sobre todo en su fase más perversa para posicionar  en la mentalidad del común al dólar americano el adorado fetiche del billete verde, “one dollar”, con la cara de Washington y la pirámide del destino manifiesto (dominar el mundo).

Debemos cuestionar los criterios de la mayoría de los economistas que han dirigido las políticas económicas del gobierno del presidente Nicolás Maduro, formados por las teorías del keynesianismo y luego del neoliberalismo,  quienes consideran una fatalidad histórica el carácter dependiente y rentista de nuestra economía.

Esos economistas que siempre han planteando como una letanía la industrialización, la autarquía y la denominada “siembra del petróleo”, expresada hace 70 años por uno los más conspicuos pensadores de la derecha venezolana, Arturo Uslar Pietri. Bien, Esos economistas ya liberados de la conducción y decisiones del Comandante Chávez, han desatado una severa crisis inflacionaria que sin duda está empobreciendo nuevamente al pueblo venezolano y dolarizado la economía venezolana, facilitando el saqueo de nuestras reservas.

No entienden que nuestra economía de puertos nació con la colonia, que desarrolló en esta “tierra de gracia” una cultura originaria de acumulación capitalista extraña por completo a las comunidades y pueblos indígenas. Los monopolios de la burguesía importadora de hoy, la cual domina más del 60% de la circulación de bienes de consumo en Venezuela; entre ellos sus medios de comunicación que venden al venezolano común de que es al contrario, que es el gobierno socialista el que domina la economía.

Bajo este breve marco teórico, adelantamos la siguiente propuesta:

  • Tomar de las reservas de oro amonedado 67 toneladas métricas de oro “.999”, dirigirlas en calidad de materia prima a la Casa de la Moneda ubicada en Maracay, instalada por el Presidente Chávez para este menester y producir bolívares, realitos y mediecitos de oro. En su oportunidad, año de 2010, Chávez ordenó la acuñación de 2.800 piezas del bolívar oro, cuya imágen puede ubicarse en internet, bajo las siguientes características; Peso, 15,5 gramos de oro, es decir, media onza de Troy de oro “.999”. Valor de comercialización, USD$600,00, a una tasa fijada por el Banco Central de Bs. 20 por dólar. En otras palabras el venezolano común pueda adquirirla en Bs. 12.000,00, o en Bs. 6.000,00 si se trata de un realito, con peso de 7,75 gr de oro, o de un popular mediecito con peso de 2,5 gr de oro por Bs. 3.000. Los venezolanos pueden transformar a la vista en bolívares oro, sus fondos de prestaciones si el Presidente Maduro, con base a la Ley Orgánica del Trabajo, dicta un decreto según el cual las prestaciones sociales se cancelarán con la nueva moneda.
  • Ahora veamos la matemática, porque la economía es matemática.
  • Tomadas estas 67 toneladas de oro puro de las reservas del Banco Central, dejando las restantes 300 en la bóvedas del BCV y luego transformadas en un cono monetario de bolívares oro, las mismas pueden ser reintegradas en dos años al fondo de reservas del instituto emisor por los 150.000 mineros de Guayana, que producen anualmente 30 toneladas de oro, que se las llevan totalmente de Venezuela, paramilitares tipo Uribe Vélez, que están matando por decenas a mineros venezolanos,  criminales al servicio de mafias fronterizas instaladas en Trinidad-Tobago, Antillas Neerlandesas, Colombia, Brasil y Guyana. Es solo un préstamo de inversión en el desarrollo de la economía venezolana.
  • Con 67 toneladas de oro se pueden producir en Maracay, en la Casa de la Moneda, 4.322.580 piezas de oro “puro de pensylvania”, las cuales representan un valor en dólares de 2.594 millones de dólares que vendidas al detal por el Banco Central de Venezuela a compradores que presenten la cédula de identidad de venezolanos por nacimiento, a un valor dólar de Bs. 20, puede el instituto emisor sustraer de la masa monetaria M2 –si se venden todas-  51.870 millones de bolívares. Si quieren más bolívares de regreso al BCV, pueden reconocer la paridad de Bs.40, entonces ingresarían al BCV unos 104.000 millones de bolívares, de un M2 estimado en 1.800 billones de bolívares.
  • Con esta sustracción rápida de liquidez, la inflación debe detenerse y comenzar a bajar, dándole a la razón a los eminentes economistas norteamericanos Jhon Maynard Keynes y Paul Samuelson.
  • Esta operación hará colapsar el valor actual del mercado negro del dólar hacia la baja. El pueblo podrá identificar rápidamente cuales son los pocos actores de ese mercado para aplicarles la ley y capturarlos. Abrir en la banca pública las cuentas paralelas en oro monetario para los diecinueve millones de venezolanos inscritos en el REP-CNE, bajo las condiciones, regulaciones e intereses que rigen el mercado del dinero en Venezuela.
  • Las Reservas Monetarias de Venezuela se colocarán, una parte en manos del pueblo venezolano y otra parte en las bóvedas del Banco Central de Venezuela, para romper la regla del capitalismo mundial fundamentado en el acuerdo Bretton Woods.
  • En 2012 y 2013; los ricachones y burócratas corruptos le arrebataron al país 20.000 millones de dólares, aprovechándose de la inconsistencia del SITME-BCV.
  • En 2015; el pueblo venezolano gana la batalla contra la inflación y el dólar negro porque se convierte en tenedor y administrador directo de 2.594 millones de dólares, para hacer colapsar el mercado negro. Tambien y de paso, nos quitamos de encima ese horror de tráfico de influencias y corrupción en que se ha convertido para los venezolanos la administración de divisas (CADIVI-CENCOEX)

En el año 2015, el venezolano viajero podrá viajar tranquilo, con un cheque viajero emitido por el Banco Central, con su valor facial convertible en el oro monetario venezolano. Si tiene dudas, puede entonces viajar con una cuantas monedas de oro venezolano en el bolsillo y venderlas a cualquier joyero del mundo, hoy muy interesados en el oro, gracias a la aparición del BRICS, la alianza de países productores de oro, encabezados por Brasil, Rusia, La India, China y Sudafrica, determinadas a volver añicos el acuerdo de Bretton Woods, que impuso al final de la II Guerra Mundial el patrón universal del dólar americano, para dominar la economía mundial.

Así cada venezolano contribuye a derrotar a los países que han conformado, aliados con los Estados Unidos el imperio genocida jamás conocido en la historia de la humanidad.

En el año 2007, Chávez protagonizo el célebre debate del “millardito” con Diego Luis Castellanos, a la sazón presidente del BCV. El BCV no quería aflojar de las reservas, los 8.000 millones de dólares que estaba requiriendo la economía soberana para su despegue. Al final, ese genio de la economía que tuvimos por Presidente Hugo Chávez, le ganó la “batalla de Periquera” al abuelo de Diego Luis Castellanos, un coronel gomecista del mismo nombre, que defendía la plaza de Guasdualito del asedio del general Pedro Pérez Delgado “Maisanta”. Ya él inauguró el método. Salgamos de esta crisis monetaria con su legado. CHAVEZ VIVE, LA LUCHA SIGUE!!

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4536 veces.



Feijoo Colomine


Visite el perfil de Feijoo Colomine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas