El Fantasma de Chávez se ha hecho Presente

USA nos ha colocado al borde de la caída, de la destrucción y ruina de la República, luego de 22 años de guerra de agresión contra Venezuela,  ante la proclamada ideología del socialismo del siglo 21, hecha por Venezuela.

Ya se han despejado las dudas e incertidumbres ideológicas, para tomar decisiones bajo el marco del pensamiento de Karl Marx, en la descompensada economía y la no menos ruinosa sociedad venezolana. Estamos en una fase de capitalismo salvaje, de reinstalación de profundas desigualdades sociales, de expulsión a -titulo de migrantes- de miles de familias empobrecidas.  

Maduro, en contradicción a su condición de  hijo de la clase obrera, hombre en quien confió Chávez aquel 8D en su última alocución en vida al pueblo venezolano, ha dado un giro a la derecha…  un golpe de timón, totalmente contrario al reclamado por el Comandante, en el Consejo de Ministros del 18 de octubre de 2012, a pocos días de su última elección presidencial.

Maduro ha hecho girar la nave del socialismo a la venezolana, hacia las tenebrosas costas del capitalismo imperial estadounidense, instalando con absoluta desfachatez, la impunidad y el perdón de quienes han actuado en contra de la República, ocasionando incluso la muerte a numerosos venezolanos, si tenemos a la vista como evaluación de los resultados del 21N, el pueblo venezolano comienza por fin a desarrollar la lucha de clases…"la partera de la historia".

Zulia y Barinas, ahora gobernadas por un par de basuras, de corruptos y asesinos…ofrenda de Maduro a Biden, para mostrar su talante de peón de brega del capitalismo.

La dura batalla por el socialismo, trascendió en Venezuela del papel académico donde se encontraba, alimentada por pensadores como Ludovico Silva, Francisco Mieres, D.F. Maza Zavala, Ali Rodríguez Araque, Federico Brito Figueroa, entre no pocos científicos pensadores marxistas, gracias a los cuales, Chávez supo extender un hilo conductor ideológico entre la práctica del poder de Simón Bolívar y Ezequiel Zamora a la práctica del poder en el siglo 21.

El camino electoral y la lucha pacífica fue el escogido por Chávez, en continuidad de la práctica del poder socialista iniciada por Salvador Allende. Duro aprendizaje para los revolucionarios latinoamericanos, acostumbrados al fusil y la guerra de guerrillas.

Muy temprano, cuando apenas el mundo comenzaba a conocer las nuevas características democráticas y participativas,  revolucionarias en el campo de los derechos humanos, políticos, sociales y de protagonismo del pueblo venezolano, a través de  la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, aprobada con el 62% de aceptación en referéndum consultivo,  se desataron los demonios en el campo del capitalismo para declararnos  la guerra, que implicó en su primera batalla la derrota de la maquinaria político-militar norteamericana. La guerra militar fue iniciada con la ofensiva golpista del año 2002 que defenestró por 48 horas al Comandante Chávez… Si eso no es guerra, ¿qué es?

Recordemos el protagonismo del embajador Charles Shapiro y de la misión militar norteamericana, instalada físicamente en  Fuerte Tiuna, para asesorar el alzamiento de unos 200 generales y coroneles que abiertamente mostraron su beligerancia contra el Presidente Chávez en el golpe que lo derribó durante 48 horas, los días 11 y 12 de abril de 2002.

A diferencia, Maduro se aleja del pueblo y asume la responsabilidad de dejar suelto hasta hoy, al autoproclamado presidente Juan Guaidó, quien logra destruir el corazón económico de Venezuela con absoluta impunidad. Este error de la alta dirección de la Revolución, ha ocasionado más daño que las agresiones imperiales. Esa irresponsabilidad no puede achacársele al fiscal Tareck Willian Saab, ni el presidente Maduro ni  Diosdado Cabello como jefe del PSUV, pueden evadirla.

USA invoca la Doctrina Monroe, a contrapelo de la Doctrina Bolivariana. Es una declaratoria de guerra que no se puede evadir.

Ya iniciado el rumbo al socialismo, por declaración y decisión del Comandante, vinieron ideólogos y asesores extranjeros, disidentes del marxismo casi todos, bien pagados, para elaborar el "libro blanco" del socialismo del siglo 21.

No faltaron incluso, intrigas difundidas  desde el campo académico de la izquierda, para poner en contradicción el pensamiento de Simón Bolívar con el de Karl Marx…

Posiblemente Karl Marx no es santo de la devoción de algunos chavistas, ni de ideólogos económicos de la Revolución Bolivariana, mucho menos de fanáticos e ignorantes colocados hoy al frente de la toma de decisiones importantes, llámense gobernaciones o alcaldías, ministerios e institutos autónomos, comunas y unidades Bolívar-Chávez, hoy en el gobierno.

Hay razones.

El más importante teórico del socialismo incurrió en el año 1857 en un ejercicio despiadado de la crítica, al investigar y escribir una biografía de Simón Bolívar encargada por el editor adjunto de la New American Cyclopaedia Charles A. Dana.

Se intentó luego, incorporar al texto constitucional la palabra socialismo, pero el afán parlamentarista y burocrático de la mayoría chavista en la Asamblea Nacional, ignorante de la teoría de Marx, abrió el camino de la única derrota electoral que tuvo el Comandante en su ejercicio presidencial.

Pero el imperio logra infiltrar operadores anti-comunistas y en la segunda oportunidad que tuvimos de proclamar el socialismo, por los días finales del año 2019, en la Asamblea Nacional Constituyente, un hábil contra revolucionario, el abogado Hernann Escarrá, logra dar un golpe de timón a la derecha, aprobando la mal llamada Ley Anti-bloqueo, manipulando la ignorancia marxista de los ingenuos constituyentes.

Maduro también alejó de la toma de decisiones de estado, en la construcción de una economía socialista a la venezolana, a nuestros queridos pensadores marxistas, venezolanos, por ejemplo, Ludovico Silva, D.F. Maza Zavala, Francisco Mieres, entre otros, estudiosos del fenómeno de la dependencia y del sub-desarrollo… Los tecnócratas acuñaron palabrejas como el  "rentismo" petrolero para castigar la conciencia del pueblo revolucionario, banalizando la lucha armada de los 60, 70, 80, tres décadas de guerra revolucionaria, como hoy se pretende equipararla a las guarimbas y golpes de estado de la ultraderecha fascista y vende patria.

Estamos construyendo un modelo burocrático y corrupto, con enorme capacidad multiplicadora, pues anida en la mente de funcionarios, que esconden su pensamiento neoliberal, detrás del nombre del Comandante Chávez para ensañarse en el pueblo chavista, creando una especie de apartheid político, donde se coacciona y se obliga a determinados comportamientos neoliberales, en deriva perfecta de la antigua dictadura civil de Acción Democrática y COPEI, que en épocas pasadas representaron desde el poder, los intereses anticomunistas del capitalismo norteamericano.

Industrias abandonadas por los empresarios norteamericanos, otras de origen iraní y chino que en vez de ser dirigidas y administradas por sus trabajadores, se les coloca encima un capataz ignorante y tirano para condenarlas al fracaso…

Maduro impone el dólar genocida destruyendo el glorioso bolívar, haciendo que el común de los venezolanos odie su divisa, reconocida mundialmente, que perfectamente puede ser respaldada ante el mundo por nuestras cuantiosas reservas minerales, codiciadas por el capitalismo mundial. De nada valió su farsa de la Reconversión Monetaria.

En Barinas, latifundios tomados por campesinos pobres, deseosos de producir, luego devueltos a los oligarcas terratenientes, violando la Constitución y la Ley de Desarrollo Agrario…servicios de expedición gratuita de documentos, regresaron al matraqueo de la cuarta república…superintendentes de bancos que recibiendo buenas coimas de  los banqueros burgueses, se hacen la vista gorda ante el golpismo monetario…

Mafias de corruptos inamovibles, rotándose en el ejercicio del poder, que han implantado la persecución al combatiente revolucionario que denuncia irregularidades y violación de la ley…, en complicidad manifiesta,  se premian los fracasos y los retrocesos políticos…lo más grave ha sido el deterioro del salario y la calidad de vida del pueblo venezolano…pareciera que la revolución bonita fue secuestrada por la burocracia corrupta, que no tuvo el menor escrúpulo para paralizar y semi destruir a PDVSA, el corazón económico de Venezuela. PDVSA ya no aporta los dólares necesarios para la vida y desenvolvimiento de la República y se hacen cuantiosas inversiones para transferir vía contrabando hacia Colombia el 30% del Producto Interno Bruto del país. Con absoluto desprecio a la Constitución, se proponen ahora darle entrada al capitalismo genocida, mediante la reforma a la Ley de Hidrocarburos.

Esta patología burocrática se encuentra presente en toda Venezuela y le hace tanto daño a la Revolución Bolivariana y Socialista, como las agresiones del imperio norteamericano y sus lacayos. Ahora que el presidente Maduro, ordena la transformación del PSUV, para que por fín se admita la crítica y autocrítica y abandonemos el "sovietismo" y "el estalinismo".

Es hora de que el PSUV se aplique así mismo la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en especial se desarrolle la democracia participativa y protagónica.

Es hora también de estudiar la ideología marxista, en vez de obligar a los burócratas a invocar en vano el dios en que no creen para cometer errores continuos en la toma de decisiones en contra del pueblo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1526 veces.



Feijoo Colomine


Visite el perfil de Feijoo Colomine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: