Cosas paretianas

Vilfredo Pareto, fue un economista y sociólogo italiano nacido a mediados del siglo XIX, quien enuncia la regla del 80-20, conocida luego como Principio de Pareto y que establece que una sociedad tiende a conformarse en grupos donde uno de ellos, minoritario, tiene mucho y el otro, aunque mayoritario, tiene muy poco, dándose así la relación antes dicha. Es una de las pocas teorías cualitativas para la interpretación de los fenómenos socioeconómicos, al estudiar a través de la llamada Eficiencia Paretiana, los procesos que conllevan a su desarrollo.

De acuerdo a ello, en una sociedad existirá un 20 % de sus integrantes que detente el 80% de las riquezas y por el contrario, habrá un 80% de la población que accederá a un 20 % de ellas. Aunque se trata de tendencias donde no se cumplen con exactitud los porcentajes, en buena medida operan aproximados al principio en la realidad de muchos países. Puede aplicarse además a los fenómenos políticos, de mercado, logísticos y de operatividad. Pareto también propuso un modelo de sociedad donde introduce el concepto de elite para esos grupos minoritarios que se adueñan de la mayor parte de las riquezas de un país. Les asigna características cíclicas, basado en la pugna por el poder de las nuevas elites surgidas de las masas, señalando que como resultado, la historia es un cementerio de aristocracias. Particularmente creo que hay más gente muerta por el vil egoísmo de esas aristocracias.

A pesar de ser considerado un brillante economista en su época, a despecho de la aplicabilidad de sus propuestas para el estudio de los desequilibrios sociales y aun en desacuerdo con las políticas de Mussolini, acepta la senaduría vitalicia que este le ofrece ¿Cambio de porcentajes? Sus padres eran de la aristocracia italiana. Ver para creer.

Dicho lo anterior, veo que en las informaciones que el ejecutivo transmite como parte de la campaña para el ahorro de electricidad, reflejan el consumo de energía eléctrica del mundo, bajo un esquema con proporciones paretianas donde ilustran apropiadamente que si en el mundo vivieran solo cien personas, veinte consumirían el 80% de ella y las otras ochenta, apenas el 20%. Es decir, podemos interpretar a través del Principio de Pareto, un problema global de índole eminentemente socioeconómica y que representa otra injusticia más de las elites imperiales para con los Pueblos del Mundo. Esta tendencia de desequilibrios ocurre en otros ámbitos de las sociedades, en el consumo de agua potable, en la educación, en la salud, en el acceso a los medios de comunicación, en la aplicación de la justicia y las leyes, en el derecho a la tierra y siga usted.

En esa tónica, podemos ensayar sobre las tendencias en las proporciones de cosas que ocurren por acá. Por ejemplo, considero necesaria y pertinente la medida de reducción temporal del horario en las oficinas públicas, pero sería conveniente medir la efectividad del trabajo de los funcionarios ¿Qué porcentaje de ellos llegarán a desayunar y hablar paja media hora antes de empezar sus actividades? ¿Cuántos “picarán los cabos” poco después del mediodía? ¿Cuántos alegarán que por culpa del nuevo horario no les “rinde” el tiempo? Esto no es mamadera de gallo, se trata de verificar y de establecer parámetros de eficiencia dentro de la gestión pública, elemento difuso donde germina el burocratismo como forma de entorpecer el proceso de cambios y donde se cuece la renuencia a impulsar las políticas y directrices dadas por el Gobierno.

Mientras escribo esto veo en la hojilla lo de la suspensión del racionamiento en Caracas y la salida de Ángel Rodríguez de la cartera eléctrica. Horas antes mi esposa y yo hablábamos sobre los inconvenientes de la medida, sobre todo por los semáforos y por la enrevesada explicación que sobre el plan de racionamiento dio el presidente de la EDC ¿Torpeza? ¿Equivocación? Coño Líder Comandante, creo que esto tiene una intención como parte de la creación de caos desde adentro. En este momento tan delicado esta clase de hechos sólo propende a eso y estimo que sacar al ministro no es suficiente pues quienes urdieron el plan siguen jodiendo. Probablemente una elite muy reducida que quiere mantener en zozobra a la mayoría del Pueblo. Los tecnócratas son expertos en este tipo de análisis; remenber PDVSA before 2002.


Casi en el momento de terminar La Hojilla, Globovisión transmitió -cosa sumamente rara- la intervención telefónica del Presidente, pero de inmediato pasaron a repetir lo del horario del racionamiento. Es decir, Globovisión pretendía que sus disociados siguieran creyendo que eso continuaría.

Hay un grupo minoritario dentro del proceso que sigue apostando a la salida violenta, que se conjuga con la derecha para echar por tierra los avances a favor de los sectores populares. Tal vez un 20 % o menos que quiere volver a los tiempos de quienes asidos del poder, su infame legado fue la exclusión de un 80% del Pueblo.

Quiera Dios que esta revolución continúe siendo pacífica, que si no, será el cementerio de esta oligarquía apátrida, mezquina y pluscuálida. De acuerdo a ese bendito principio de Pareto, no sé por qué carajos no analizan que son muy pocos y que de atreverse a una nueva aventura golpista, la barrida popular sería sobrecogedora.

pladel@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2460 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor