Probablemente

De que vuelan, vuelan

Tal vez  no queda otro camino que el de la lucha armada para el Pueblo hondureño. El imperio ha prendido fuego de nuevo en Centroamérica ¿Acaso todavía hay dudas sobre su autoría intelectual y sus alcances? Mire usted cómo hay un ritmo de ataque mediático internacional acompasado con videos editados, acusaciones de narcotráfico,  intrigas armamentistas y reacomodo del  Comando Sur, con miras a desmontar el ALBA. Probablemente no queda otro camino para  sus países miembros que la guerra asimétrica, que no de cuarta generación. Aunque con repercusiones a  escala mundial, la catástrofe financiera es esencialmente yankee. Probablemente piensen que nada como una guerra para refrescar su economía. 

Quizás el inefable secretario de la OEA solo haya evidenciado con su apreciación al respecto, la inutilidad de  ese organismo y la propia ante los planes de Washington. El gobierno de facto fanfarronea a diario mientras sus patanerías son consentidas por  Oscar Arias,  patético chambelán de “su alteza” (expresión del hiperjalabólico y asqueroso matacuras) Hillary Clinton. 

A lo mejor es una casualidad que Colombia esté por dar cabida a varias bases militares estadounidenses por el desmantelamiento de la base de Manta en Ecuador. Hay quienes piensan que La Casa de Nariño es un lupanar. No compa, es la guardería de las rameras imperiales. 

Probablemente el sumo pontífice, como Obama en USA, no gobierne en sus predios según un pendejísimo sofisma que más de uno se ha tragado. Sin embargo, la escayolada mano papal ha gozado de exagerada cobertura mediática internacional, mientras  se calla la matanza contra el Pueblo de Morazán. Debe ser duro tratar de bendecir en esas circunstancias, qué vaina. 

A lo mejor Don Varito, conocido narcotraficante que ahora funge como presidente de Colombia, tampoco gobierne a los paisas, sino que, chantajeado por Washington con sacarle los trapitos al sol, monta un show sobre tráfico de armas desde Venezuela. Hace poco más de un año salió publicado en prensa internacional que un tal  Víktor Bout, llamado “el mercader de la muerte”  fue atrapado por agentes de la DEA, haciéndose pasar por integrantes de las FARC.  No sería extraño  que la Casa de Narquiño saque un video montaje de patrañas donde éste u otro siniestro personaje “confiese” que la revolución trafica con armas. Ya pasó en Ecuador, ay hombe. 

Colombia dice que las FARC derribaron un avión militar israelí con unos lanzacohetes que estuvieron veinte años en el limbo, pero que convenientemente aparecieron ahora en manos de esa guerrilla. Para montar su show y hacerlo creíble, Bogotá debió confesar que los sionistas sobrevuelan a placer el espacio aéreo colombiano, qué pena. Probablemente no existan  brujas sionistas, pero de que vuelan, vuelan. Y cerquita. 

Siendo un ignaro en botánica, Goriletti le mete  a la nigromancia. El tiene visiones de brujas voladoras que llegan hasta su guarida a tratar de quitarle el coroto. En horario estelar ha hecho una tele macumba para que Honduras sea protegida contra todo bicho malo. Entonces, eso es como un “auto suicidio” para los golpistas. No se ustedes, pero es la primera vez que veo a un brujo tan pendejo que él mismo se echa un “daño”.  

Nota final: 

Leo, sin mucho asombro, que una “perrera” repleta de pasajeros cayó al río Caroní hace poco con un saldo lamentable de muertes. Así le dicen en Guayana al transporte público del Pueblo, que consiste en una camioneta tipo “pick up” a la cual le instalan en el cajón de carga una cabina en la que normalmente van apretujadas hasta 20 personas. Para darle mayor capacidad, les colocan unas planchas soldadas al parachoques trasero para llevar “guindando” a cinco o seis osados. Quien no las haya visto creerá que se trata de un caso fortuito donde un chofer imprudente sobrecargó la unidad. No, ese es el día a día del traslado de un porcentaje mayoritario de guayaneses. Probablemente la notoriedad de la tragedia permita que se inicie un plan de transporte público masivo como un trolebús. El Ministerio Público iniciará una investigación. Ojalá se investigue la cantidad de gente que ha muerto o ha quedado discapacitada en accidentes asociados a las “perreras” en los últimos 15 años, así como los intríngulis políticos y el negociado de las unidades de transporte público que han debido sustituir al menos en parte a esos carromatos de la muerte en distintas oportunidades.


pladel@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2134 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor