Secuelas de una victoria perfecta

No creo en revoluciones masoquistas. Si una revolución requiere
el látigo de la contrarrevolución, como suele decir el Presidente
Chávez citando Trosky, algo anda mal. Parece más sensato que un
movimiento revolucionario recurra al estímulo de la crítica,
especialmente la autocrítica, así como al debate colectivo para la
toma de decisiones.
Es decir, los revolucionarios venezolanos no deberíamos
soportar estoicamente las agresiones mediáticas de Globovisión u otros
canales y radioemisoras, sencillamente para mostrar la tolerancia del
gobierno ante las violaciones a la Ley de Responsabilidad Social en
Radio y Televisión. Tampoco es justo que los desmanes de los medios
privados se usen como excusa para responderles de igual forma desde
los medios del Estado.
En cuanto a éstos (los medios del Estado), la mayor parte
del tiempo se les va en transmitir programas inanes, con contados
espacios de calidad y, por desgracia, otros tan agresivos y
desconsiderados como los peores de la oposición mediática. En este
sentido conviene tomar en cuenta las advertencias y denuncias de
Esteban Trapiello, que sí sabe dónde nos aprieta ese zapato.
El Presidente Chávez acaba de ganar un referéndum que le permite una
posible reelección dentro de cuatro años.
Definitivamente es un experto en batallas electorales.
Pero todavía falta ganar una guerra cuyo objetivo es acabar con
la pobreza y aportar la mayor suma de felicidad para todos los
venezolanos.
Entre los planes en su contra figura la desestabilización
financiada por la NED gringa. Además, la invasión silente de
paramilitares en los barrios y la penetración de la droga,
corrompiendo a las autoridades para que encubran la delincuencia.
Simultáneamente los alcaldes y gobernadores de oposición crean sus
propias policías, como para agarrarnos entre dos fuegos.
¿Qué esperan los parlamentarios para prohibir el financiamiento
extranjero a los políticos criollos?
La victoria perfecta del 15-F debe aprovecharse para ganar la
guerra completa, incluyendo las elecciones parlamentarias del 2010 y
la presidencial en el 2012.
Para ello habrá que mostrar amplitud, eficacia y mano dura
contra el hampa.
augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2401 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor


Notas relacionadas