Se busca

Se dice, que el  Gran Mariscal Sucre  le comentó a su confidente, una  guerrillera llamada Salome que "aún el camino es largo a la verdadera independencia de nuestro pueblos, ya que hay demasiada ignorancia en éste,  gracias a  los intereses velados".  A las pocas semanas, una celada contra el  Gran Mariscal de Ayacucho  le segaría su vida  más no su gloria; a los pocos días de ésta pérdida para la República, la bella  Salome, la guerrillera, la confidente, sería traicionada, hecha prisionera y fusilada en Tunja.

El sublime Sucre tenía razón o mejor aún la tiene,  ya que  el camino  hoy sigue siendo  largo y quizás por los mismos vericuetos que condujo al joven Mariscal a su primera y humilde tumba sin epitafio.  Nuestra  Venezuela está inmóvil.  Tan sólo  estamos  rumeando nuestra  amargura de ser un país tan pobre que no sabemos que hacer con nuestra riqueza.  Posiblemente algunos conciudadanos tan solo puedan  regalarla, mientas que otros  la desperdicien  y nuestro futuro   sigue atado, no al esfuerzo ni al trabajo, más bien a  un   SI o un NO o como diría uno de los jóvenes estudiantes de la oposición por las cámaras de globovision, "cubrida" en vez de "cubierta" de una gran ignorancia de nuestras propias posibilidades.
Es curioso observar como algunos odian sin saber porque su odio y otros marchan y protestan sin saber porque  marchan y lo que defienden.

Mientras que todos como marionetas, vamos como en una comparsa que nos lleva, de seguir así, a un inevitable despeñadero. Y es que al ver la marcha de la oposición del 23 de Enero, donde un periodista le preguntaba a la gente: ¿Qué era lo que se celebraba ese día?, unos respondieron que era  por el Natalicio del Libertador; otros por  ser el día de la juventud y un señor más osado  dijo que era porque el pueblo se alzó contra el dictador  Fidel Castro. Al parecer, "la arterosclerosis ontológica" en nuestra nación no posee edad y reafirma que Sucre tenia razón  el camino es largo ¡y que largo! Amigos.

Nuestras calles se están calentado y no es por el cambio climático, más bien, son esos intereses velados que se cobijan bajo cualquier símbolo, ideología e ingenuidad de nuestra gente.  Lo único que falta es poner un aviso que diga: "Se busca pueblo ganso con urna propia", para que ellos puedan volver al poder, por supuesto,  firmado por los mismos que le hicieron la celada a Sucre. 

carlosvicentetorrealba@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2341 veces.



Carlos Vicente Torrealba

Escritor / Über maestro en Filosofía / Entrenador de Vida / MTC

 carlosvicentetorrealba@gmail.com      @cartorrealba

Visite el perfil de Carlos Vicente Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carlos Vicente Torrealba

Carlos Vicente Torrealba

Más artículos de este autor


Notas relacionadas