La ciencia del pueblo es la verdad de las cosas

En vez de, para todos, la enmienda constitucional debe ser sólo para el Presidente

Todas las leyes sociales son susceptibles de modificaciones y, en una revolución que todavía no está radicalmente establecida, dichas demandas siempre van a estar salpicadas de elementos extraños.

Obvio, para un partido revolucionario-el PSUV- que está en vías de consolidar el poder político, no es descartable las insurgencia de elementos tales como el PPT y otros que tienden a evadir la realidad. Barajar la cuestión no deja de ser complejo, se sabe de cuanto se vale el gran enemigo, el gringo, para infiltrarse con piel de oveja. La conciencia revolucionaria no deja de estar cargada-en cierta forma- de utopías. Un partido unido de la revolución, el PSUV-como tal-es en cierta forma una utopía porque siempre va a haber “grupetes” como el PPT y otros que, aferrados a la vieja cultura del clientelismo político-tal como los monos a las ramas-perturban deliberadamente la unidad utópica. Mas, hay que estructurar la unidad popular revolucionaria, pese a las perturbaciones de esos incurables disfrazados, quienes siempre van a estar merodeando, alimentados por el enemigo.

Se trata de gente que lanza pedradas a lo loco y cuando les conviene, se comportan como perros echados pero, yo confío en que la dirección del PSUV apele a un acto de suprema inteligencia y pare la enmienda en un solo tema y en una sola pregunta: postulación continua del Presidente de la República.

No se trata de proponer los aspectos más fáciles de lo fácil, de ninguna manera, un partido revolucionario debe saber atenerse a los aspectos difíciles de la lucha y, muchas veces, por descuido o por falta de audacia, deja cuestiones sin resolver y son precisamente éstas, las que ocasionan tensiones que, a su vez, son el punto de partida de nuevos conflictos.

Se trata de una interminable lucha, son los nuevos retos que demandan soluciones inteligentes y audaces, hay que hacer esfuerzos tras esfuerzos y, cualquiera se cansa si no atina a dar en la solución acertada.

Considero que muchas veces uno tiene que hacer concesiones indispensables para el funcionamiento de una sociedad en trance de transformaciones y una de ellas es, precisamente, tolerar a quienes son sospechosos de entenderse con el enemigo, mas, no resolver lo que deba resolverse a tiempo, ocasiona postergar las dificultades.

El enemigo hace presiones incesantes y se vale de infiltrados inescrupulosos y, como estamos en medio de una verdadera guerra sin cuartel, hay que usar toda la inteligencia en el combate.

La pasada propuesta de reforma no se pudo ganar-entre otras razones-porque muchos gobernadores y alcaldes se cruzaron de brazos, luego, premiarlos ahora a todos con la extensión de postularse continuamente, no me parece acertado. Eso hay que discutirlo aparte y determinar a fondo su viabilidad, aparte de que no es perentorio, apenas han sido electos y hay tiempo suficiente para considerar otra enmienda al respecto.

Estoy convencido de que lo mejor es medir a Chávez en su plena dimensión política y con ello lograr un resonante triunfo moral que haga reblandecer las matrices de opinión internacionales, tanto como en lo interno, y haga mucho más potable el avance y el afianzamiento de nuestra política.

Un triunfo de Chávez, así, es como abrirle las puertas al socialismo, es como prender mil bombillos a nuestros pueblos e impulsar la Integración del Sur, es abrirle caminos a la paz; en cambio, ir a enmienda en cambote y ganar, de todos modos, entonces nadie le quitaría a nuestro admirado presidente Chávez, mil sambenitos de haber sido remolcado por otros.

Y, por otra parte, con la posibilidad de una nueva enmienda para incluirlos a ellos, gobernadores y alcaldes dudarían muy poco para trabaja por la enmienda del Presidente, puesto que tácitamente, la otra enmienda si dependería en cierta forma, del éxito de ésta.

Sucede que casi nunca nosotros evaluamos acertadamente todas las consecuencias de nuestras acciones políticas (y de toda índole). Estimo que el pueblo le daría un impulso potente a Chávez, si la enmienda es sencillita pero, si al pueblo le complican la decisión ahora, van a llenarlo de dudas, sería como darle carne a los zamuros y, eso si que no.

Hay la crítica y debe haber un cauce para la crítica, conocer la realidad es esencial, la realidad tiene factores explícitos e implícitos, el PSUV debe hacerse esta pregunta: ¿Qué es la realidad?- y, responderse a sí mismo: ¡La realidad es el conjunto de todos los hechos!, el PPT suele dar una falsa nota siempre, y como ellos, hay otros que pretenden pasar agachados.

Si queremos cambiar, debemos poner el énfasis en la manera de ver la realidad, de ver el mundo, de ver el contexto del cual somos parte y, debemos serlo responsablemente, sin guabineos y sin otros subterfugios chimbos.

Un buen gesto de gobernadores y alcaldes sería, rehusar ser incluidos en esta enmienda, ante la generosa propuesta del Presidente.

La ciencia del pueblo es la verdad de las cosas. ¡Ojala! El PSUV y la AN lo entiendan, estoy seguro que ellos han de pensar en todos los factores posibles y, no meter la pata.

oceanoatlanticoguillermo@gmail.com





Esta nota ha sido leída aproximadamente 2022 veces.



Guillermo Guzmán


Visite el perfil de Guillermo Guzmán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a70147.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO