La Votación Ponderada

Tanto los sesudos analistas electorales del Oficialismo (O) como los de la
Falsa Oposición (FO) han omitido la necesaria ponderación de los votos,
indispensable para que el pueblo se forme un criterio más ajustado a la
verdad numérica de los resultados del pasado domingo, 23 nov. 2008.

Para dilucidar y evaluar con mayor rigor científico tales resultados, nos
valdremos del siguiente ejemplo, hipotético en sí mismo:

Supongamos un electorado concurrente a las urnas, digamos 100 votantes,
distribuidos en 60/40 correspondientes a las dos opciones para gobernadores
de O y FO.

Ahora bien, si hacemos abstracción de las Alcaldías, en aras de simplificar
el modelo explicativo, tendríamos que ir a la composición de aquellos
60/40 votos a lo largo y ancho del territorio electoral.

Por ejemplo, los 60 votos oficialistas pudieron repartirse entre los 10
estados de 10 en total. Eso habría significado una densidad promedia o
ponderación media de 6 votos por estado, y habría ganado en todos estos.
Estos pudieron haber superarado numéricamente los votos de la FO.

Y pudo haber ocurrido que los 40 votos de esta FO se habrían concentrado en
los estados más importantes, digamos en 5 sólo estados, desde el punto de
vista demográfico y geopolítico. En tal caso, la densidad o ponderación de
esos resultados de la falsa oposición habría arrojado 8 votos ganadores por
estado, o sea una mayor densidad y un uso más intensivo de su menor fuerza
electoral. Se trataría de una estrategia que deja mucho que desear a los
estrategas militaristas. Tal es la ponderación electoral sin la cual las
interpretaciones políticas resultarían de dudosa confiablidad, para ambos
bandos en pugna.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5272 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas