A 36.0000 kilómetros

Cuando se cumplía exitosamente el lanzamiento de nuestro satélite Simón Bolívar se desprendió un chaparrón en el centro de la ciudad de Caracas y alguien opinó que éste era un castigo de Dios, y que lo peor viene después, por estar mandando esos aparatos para el cielo.

Opiniones como esta demuestran la gran necesidad de profundizar las diferentes Misiones Educativas, pues no es justo que cuando se hace tan extraordinario despliegue tecnológico existan venezolanos que se expresen de esta manera. Si bien es cierto que el uso irracional de descubrimientos y avances científicos han incidido en el deterioro del medio ambiente, tampoco es menos cierto que su uso racional también ha incidido en el bienestar de una gran parte de la humanidad al erradicarse muchas enfermedades, al incrementar la productividad en el campo y en la ciudad, incrementar la velocidad de las comunicaciones, facilitar el aprendizaje y las tareas hogareñas etc., etc.

Con el giro que está dando la economía mundial se hace muy necesario la consolidación de diferentes polos políticos y nuestro país está destinado a ser factor determinante en la consolidación del polo latinoamericano y no podemos ser protagonistas si estamos a 36.000 kilómetros, o más, de la luz que nos da el conocimiento.

En síntesis debemos erradicar el analfabetismo real, el digital y el funcional, siendo este último el más peligroso ya que pone un velo sobre la gente y hoy sucede, por ejemplo, que muchos egresados universitarios se han olvidado de los libros o son víctimas fáciles de la manipulación de los medios.


snoels@gmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2715 veces.



Noel Martello


Visite el perfil de Noel Martello para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Noel Martello

Noel Martello

Más artículos de este autor


Notas relacionadas