Secreto Máximo (Top Secret): France 24 presentó al mundo el segundo satélite (secreto) de Venezuela

Desde hace dos años, como muchos de mis compatriotas, he venido siguiendo con interés los preparativos del primer satélite venezolano, el Venesat-1 “Simón Bolívar”. Conocía por lo tanto sus datos técnicos, sus objetivos y su programa.

El pasado 29 de octubre a las 12:25, hora de Venezuela, como estaba previsto, asistimos a su lanzamiento exitoso.

El día siguiente, France24 publicó un reportaje de Francois Xavier Freland presentando el Venesat-1, mas tan diferente del que yo conozco que por unos instantes tuve la ilusión de que Venezuela tuviera, no uno, sino dos satélites, y que yo, por ser secreto, no conocía el segundo.

Caracas, Noviembre 2008

Infortunadamente, la ilusión me duró poco. No se trataba sino de una confusión de comentarios. Para poder ver un poco más claro, nos interesa aportar algunas precisiones a las informaciones del Señor Freland, publicadas por France24, más que ricas en calificativos muy instructivos.

France24. “El satélite “Simón Bolivar” es el orgullo del régimen chavista.”

Seguro, un satélite es el orgullo de cualquier país, sobretodo si es un país emergente, pero también de los otros. Viviendo en el sitio, he constatado que ese orgullo no se limita al “régimen chavista” ni a sus seguidores. Aquí también nosotros asistimos a lanzamientos bastante difundidos mediáticamente por Francia y asumo que el Señor Freland también está orgulloso de nuestros “Ariane”.

France24. “Para el más grande orgullo de Chávez, quien se jacta de ofrecérselo a su pueblo.”

He tenido que valerme del diccionario para asegurarme del significado del verbo “jactar”. Después del lanzamiento del Venesat-1, he visto a Chávez satisfecho, regocijándose por el éxito de la misión, lo que me parece bastante natural y muy distinto de “alabarse a si mismo en forma presuntuosa y desordenada”, significado éste que el diccionario de nuestra lengua le asigna a la palabra “jactarse”.

France24. “Caracas ha lanzado, en cooperación con Pekín, su primer satélite de telecomunicaciones... y afirma su proximidad con la China comunista.”

Venezuela mantiene relaciones amplias con la República Popular de China; el calificativo de “comunista” es una precisión bien instructiva. Para mejorar mi cultura y visión del mundo, releo otros reportajes del Señor Freland sobre otros países, pues tras “el régimen chavista de Venezuela” y la “China comunista”, descubro los Estados Unidos imperialistas y una España realista, pero sigo curioso respecto a Francia y a otros países de la Unión Europea.

France24 “(...) El comandante de la estación terrestre, el general Atonio José Núñez, se comporta tranquilizadoramente. Justo al lado, no obstante, lo aviones de caza Sukhoi, recientemente entregados por Rusia, despegan sin interrupción de la pista de entrenamiento vecina. Una escenografía de guerra fría.”

Tengo la impresión de que ante un eventual “encargado de misión mediática”, ese general se ha comportado discretamente, mostrándose sospechoso – seguramente por experiencia -, de las manipulaciones mediáticas que Venezuela padece. Habiendo tenido relaciones con el Ejército del Aire de Francia, como el Señor Freland, he observado que en las bases aéreas de entrenamiento los aviones despegan seguido, pero nunca pude conectar tal hecho con un escenario de guerra fría. France24 tal vez debiera encargar al Señor Freland de presentarnos un gran reportaje sobre las medidas de protección y seguridad de las diversas estaciones satelitales terrestres del mundo, comenzando por la estación espacial que opera en la Guayana Francesa.

France24. “Marca el comienzo de una gran aventura científica venezolana concebida para un hombre, proclama el jefe del programa satelital.

¿Golpe mediático?... Se sospecha tras esta operación una nueva gesticulación mediática de “El Presidente”.

A este nivel de la lectura, resumamos y ordenemos algunas palabras clave e ideas esenciales proyectadas por France24 a sus lectores, que en mi caso, me han hecho pensar en un segundo satélite (secreto):

Un jefe de programa que proclama; un general que se muestra tranquilizador en un escenario de guerra fría; un golpe mediático de un Presidente que gesticula y que se jacta de ofrecer el satélite del régimen chavista para afirmar su proximidad con la China comunista.

En verdad, el satélite Venesat-1 que yo conozco tiene otros objetivos en otro marco muy diferente al propuesto por France24 y Mr. Freland.

Pero, continuemos leyendo con atención otras informaciones de esta tan instructiva fuente.

“Es cierto que en Venezuela, el Internet y la telefonía móvil aun están en sus primeros balbuceos..., es decir francamente inexistentes en los barrios.”

Visiblemente, el Señor Freland no ha sabido informarse sobre el hecho de que Venezuela es uno de los países con telefonía móvil muy desarrollada, particularmente en los sectores populares, y que los “cyber cafés”, los “infocentros” y otros puntos de Internet gratuitos están en pleno desarrollo.

France24. “En vez de poner satélites en órbita a golpe de millones de dólares, explica Juan, un comerciante del centro de Caracas, Chávez haría mejor renovando nuestro sistema eléctrico desmantelado, estamos hartos de los repetidos cortes de electricidad.”

Buscando siempre contar con informaciones fiables, me gustaría contactar a ese emblemático “Juan” que, solito, expresa la opinión de toda la población del país. Empero, Juan se ha olvidado convenientemente de precisar que ese sistema eléctrico desmantelado es en buena medida una herencia del sector privado, del que el Estado lo ha re-nacionalizado recientemente (caso Electricidad de Caracas). Chávez está superando la recomendación de Juan: no sólo el satélite está ya en órbita, sino que el sistema eléctrico esta actualmente en plena renovación.

France24. A unos días de un doble escrutinio regional y municipal que se prevé apretado...

No sé si la fuente del Señor Freland es también en este caso ese famoso “Juan”... Lo que sí creo saber, es que cuando verifique los resultados de las votaciones para los 23 gobernadores de los estados y las 337 alcaldías del país, está en buen riesgo de constatar que su calificativo de “apretadas” se basó en un pronóstico falso. Precavidamente, le preconizo al Señor Freland que después de las elecciones del próximo 23 (Noviembre 2008), más del 80% de los gobiernos regionales y municipales serán chavistas.

France24. No obstante, mirándolo desde más cerca, el proyecto ha sido realizado (el del satélite), concebido y fabricado en un 90% por la China.

Basta con entrar en la sala de control de la estación terrestre para estar tranquilos. Sentados ante las pantallas de las estaciones de trabajo de los computadores, ingenieros chinos manejan los controles, si bien una treintena de ingenieros venezolanos, especializados en Pekín, deberán reemplazarlos gradualmente.

Y sí, Señor Freland, no son 30, sino 80 los ingenieros venezolanos especializados por más de tres años en China, que han participado en la construcción y en el lanzamiento del satélite(...).

France24. “Es para nosotros un gran honor el haber concebido este satélite, de vocación exclusivamente civil, explica Nan Yin, una periodista de la agencia Xinhua (China nueva), nuestra cooperación con Venezuela muestra que es posible construir un nuevo mundo, más justo y más centrado en el ser humano.”

Gracias por la información de que Venezuela lleva a cabo su programa espacial con una China comunista en el cual coopera una China nueva que se siente honrada. Pero sobretodo, gracias por habernos citado a la periodista Nan Yin, quien con sólo unas cuantas palabras logró resaltar lo esencial.

Efectivamente, el Venesat-1 “Simón Bolívar” es un satélite con fines pacíficos, no tiene ningún objetivo militar y su principal misión es social; servirá a las telecomunicaciones para programas de educación, a la tele-medicina, a la preservación del medio ambiente, a la difusión de la verdad informativa... y estará al servicio de los pueblos y las naciones amigas para consolidar la unión de los pueblos de la región. (CosmoAmérica).

Está así en contraste con la impresionante cantidad de satélites militares y la aun más importante cantidad de satélites pertenecientes a las empresas multinacionales para fines exclusivamente comerciales.

Por tanto, France24 podría haber mejorado sus informaciones señalando algunos hechos de interés respecto al lanzamiento de este satélite.

Por ejemplo:

  • Que hasta el último minuto Washington ejerció presión sobre China para retardar su lanzamiento.
  • Que por haber Colombia denegado su cooperación, las coordenadas geoestacionarias del satélite se encuentran en el espacio de Uruguay, país que también estuvo sometido a las presiones de Washington para que renunciara a la cesión de su espacio.
  • El costo del Venesat-1 es de US$400 millones. Teniendo en cuenta los contratos de servicios de telecomunicaciones que Venezuela paga en la actualidad a empresas supranacionales, el costo de este satélite será amortizado durante su primer año de servicio.
  • Actualmente, Venezuela prepara el proyecto de su propia estación de lanzamiento, desde la que serán puestos en órbita sus próximos satélites, los que también serán fabricados en el país.

Se me dificulta concluir mis observaciones sin agregar algunos comentarios personales asociados a mi condición de franco-venezolano:

  • En lugar de publicar artículos orientados a desacreditar sistemáticamente a Venezuela, ¿no hay en Francia periodistas capaces de cubrir las realidades de este país con un mínimo de respeto, de honestidad y de ética profesional, fuera del marco conceptual de una guerra mediática? Francia y Venezuela, que yo sepa, son naciones amigas, y nuestros pueblos lo son también.
  • A principios del siglo XX, por ejemplo, los servicios de medicina y de telecomunicaciones se implantaron en Venezuela con el apoyo de la cooperación francesa.
  • Hoy en día, Venezuela coopera en forma cotidianamente creciente, y en justa razón, con naciones que le manifiestan su amistad y que, en los hechos, respetan su soberanía.
  • Esto puede explicarle al Señor Freland la presencia de los cazas rusos Sukhoi que el ha notado en lugar de los Mirages franceses que hasta hace algún tiempo servían a la Fuerza Aérea de Venezuela.
  • Explicarle también por qué el Venesat-1 ha sido construido en China y lanzado desde Xichang, en la provincia china de Shaanxi, y no desde Kourou, en la Guayana Francesa, pese a su vecindad con Venezuela y a que Francia, sin duda alguna, posee un excelente saber-hacer tecnológico y de servicios en el sector aero-espacial.

Mr. Freland visitó la estación espacial terrestre de Venezuela en la localidad de “El Sombrero”, lo que me inspira para sacarme el sombrero en honor – sarcástico - a su “informativo” - entre comillas redundantes - reportaje.

Traducción: Prudencio Arosa

El reportaje original comentado, con todo y fotos tomadas en El Sombrero y en Caracas por Mr Freland, están disponibles en:

http://www.france24.com/fr/monde



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6718 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema El satélite Simón Bolívar - Venesat-1

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre El satélite Simón Bolívar - Venesat-1