Sobre los resultados del referéndum y el PSUV

Bitácora para el análisis

Todavía es pronto para conclusiones definitivas sobre las causas y las consecuencias de los resultados electorales. Sin embargo, ya se pueden apuntar algunos trazos para aproximarnos a la radiografía de la realidad política que reflejamos. El tiempo dirá si se trata sólo de una dura autocrítica tras la derrota electoral o bien si es que se han abierto las grandes alamedas para ir detectando y enterrando esa dirigencia quinta columna y dar paso a un nuevo militante comprometido en lo colectivo, claro ideológica y políticamente.

De momento, los primeros signos de turbulencias han aparecido en el PSUV, un día después de sufrir los peores resultados desde 1999 en unas elecciones características y atípicas por su contenidos, y una cantidad de artículos a reformar donde se planteaban un cambio diametralmente diferente a la sociedad que vivimos hoy, que ni la misma dirigencia supo digerir y con un tiempo demasiado limitado para explicar con profundidad los planteamientos sociales, con una oposición que notó la debilidad de unas estructuras electorales que no estaban constituidas en nuestro naciente partido y se dedicó exclusivamente a dirigir su campaña al elector chavista, distorsionando la propuesta y es mucho mas fácil decir una mentira que explicar una verdad, y las verdades explicadas a medias se convierten en mentiras. Eso, más que masturbarnos políticamente diciendo que lo que tuvimos fue una victoria porque ganó la democracia, debemos decir que tuvimos una doble derrota, con una caída de más del 40% de nuestros electores, podemos decir que perdimos con una pobre oposición debilitada. Y también perdimos con esa dirigencia quinta columna que ataca en nuestro interior y que mucho menos le interesan los cambios profundos en la sociedad venezolana.

Los que realmente estamos convencidos de que los cambios de fondo tienen que venir para que realmente podamos decir que gestamos una revolución, tenemos que tomar muy en serio el comienzo de una verdadera revolución cultural, pues quedó en evidencia que a nuestro pueblo verdaderamente tenemos que politizarlo, ideologizarlo y organizarlo, y en lo gubernamental tenemos que desburocratizarnos y darle direccionalidad a las políticas sociales, para que los beneficios de este proceso lleguen a los mas olvidados y a tiempo.

Lamentablemente, en muchos informes enviados a la comisión regional (Zulia) y sobre todo al comandante Arias Cárdenas, hice señalamientos puntuales y soportados, al grado en que me atreví a pronosticar acontecimientos que hoy comienzan a confirmarse como irrefutables verdades, que auque sean verdades incomodas tenemos que asumirlas y analizarlas con una frialdad política de altura. Se han marcado fuertes tendencias en el seno de un partido que lamentablemente no ha terminado de nacer, y existen unos vicios en nuestra dirigencia que no terminan de morir, como lo expresaba nuestro comandante Chávez en el discurso de la unidad. Es estrictamente necesario darles la orientación política e ideológica a nuestros voceros y delegados antes de comenzar las discusiones necesarias para la construcción del partido, pues al no existir claridad en los catalizadores del proceso, no obtendremos el contenido sustancial que requerimos para lograr construir un partido capaz de darle direccionalidad a las transformaciones de fondo que requiere el proceso revolucionario.

Tenemos que estar conscientes, pues podemos tener un marco jurídico, un partido de cuadros comprometidos y hasta un ejército popular para la construcción de una sociedad socialista, pero si no formamos al hombre nuevo, no lograremos nuestros objetivos.

Debemos armarnos de los más sólidos argumentos para hablar con los militantes y con los que no son militantes; para debatir con los que pueden estar confundidos o para discutir y polemizar con aquellos que tengan posiciones contrarias a nuestra revolución, aquellos que puedan estar influidos por la ideología capitalista, en esta lucha que libramos hoy, donde la conciencia de clases debe estar definida en cada uno de nosotros, nuestros bastimentos, nuestra bitácora deben ser las ideas; son el arma más eficaz para ganarle la batalla al imperio más poderoso que haya existido en la historia de la humanidad.

Hay que trabajar con la mujer, el hombre, en específico con el ser humano, uno a uno; no nos limitemos a la prensa, la televisión a los discursos el trabajo es religiosamente convencer a los seres humanos en lo personal eso nos dará el triunfo histórico que necesitamos para los cambios. No podemos desistir de convencer ni al que pensemos irrecuperable, es necesario que asumamos que al decidir ser militantes asumimos también los riesgos de este proceso, y deben saber lo fascista que se comporta la derecha venezolana y espero que no sea por culpa de nosotros mismos que en algún episodio de nuestra historia seamos perseguidos y torturados criminalmente, como se caracteriza el sistema capitalista de actuar con la militancia de izquierda.

Tenemos que partir con la premisa y la convicción de que tenemos la razón, que creemos profundamente en la justicia, en lo humano, en el amor, en los poderes creadores del pueblo como decía Aquiles Nazoa en su credo inmortal.

Estoy totalmente convencido que esta revolución podrá aguantar muchas embestidas de cualquier enemigo, tenemos la fortuna que tenemos un líder con las más sublimes condiciones de pueblo, de liderazgo, de moral y de ética revolucionaria y tenemos un ejército de 4.300.0000 patriotas capaces de darlo todo por la consolidación y lo demostraron. El camino es blindar a la revolución con el armamento invencible de las ideas. Después de muchas luchas de nuestros indios y próceres de nuestra independencia resistiendo al imperio español, de nuestros camaradas y mártires de la izquierda venezolana resistiendo al imperio gringo y sus lacayos, hoy tenemos el camino abierto de nuestra liberación, de nuestra reivindicación como pueblo, de recuperar nuestra identidad heroica confiscada. Desprendámonos de todo para consolidar el único proyecto que puede hacer a este mundo viable, más humano y justo, sin vacilar, con valentía, no hay vuelta atrás o vencemos o morimos.

“Patria, socialismo o muerte”

José Vielma Escalona
Delegado PSUV
josevielmae@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3481 veces.



José Vielma Escalona


Visite el perfil de José Miguel Vielma López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Balance de la Reforma Constitucional

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Balance de la Reforma Constitucional


Otros artículos sobre el tema PSUV - Partido Socialista Unido de Venezuela

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre PSUV - Partido Socialista Unido de Venezuela