Jesús, nuestro comandante

“Leía con pasión el Evangelio y nada me había impresionado tanto de su lectura como el pasaje en que Jesús habla en la Sinagoga de Nazareth y adopta el plan de Isaías, el primer plan de justicia social donde se anunciaban las buenas nuevas a los pobres, se proclamaba la redención de los cautivos, la libertad para los oprimidos y la salud para el pueblo” Alfredo Palacios.

JESUS Y LA DERROTA DEL SI:

“Vino a Nazareth en donde se había criado y en día sábado entró en la sinagoga, según su costumbre, y se levantó a leer.

Le entregaron el libro del profeta ISAÍAS, El desenrolló le volumen y encontró el lugar en donde estaba escrito:

El Espíritu Santo está sobre mí. Por lo cual, me ungió para predicar el evangelio a los POBRES. Me ha enviado a SANAR a los quebrantados de corazón. A proclamar la LIBERACIÓN de los cautivos. Y recuperación de la vista de los CIEGOS. A poner en libertad a los OPRIMIDOS. A proclamar el año favorable del Señor.

Luego enrollando el volumen, lo devolvió al asistente y se sentó. Los ojos de TODOS en la sinagoga estaban fijos en él (¿Tal vez asombrados?). Y comenzó a decirles:

Hoy se ha cumplido esta ESCRITURA que acabáis de oír.

Todos hablaban BIEN de él y MARAVILLADOS de las palabras de GRACIA que salían de su boca, decían: ¿No este el hijo de JOSE? (Tal vez demasiado humilde, y de abajo).

ÉL les dijo, seguramente me citaréis este refrán: Médico cúrate a ti mismo. Todo cuanto hemos oído que se ha hecho en Cafarnaúm, hazlo también aquí en tu pueblo (¿No ayudas a otros pueblos necesitados?).

En verdad os digo que ningún PROFETA es persona grata en su pueblo.

Pero en verdad os digo: Muchas viudas había en Israel en los días de ELIAS, cuando se cerró el cielo por tres años y seis meses, y cuando una gran HAMBRE( ¿escasezes?) se cernió sobre todo el país y a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a Serepta de Sidón, a una mujer viuda (Al extranjero). Y muchos leprosos había en Israel en los tiempos del profeta Eliseo y ninguno de ellos fue limpiado, sino NAAMAN el sirio (Un extranjero).

Al oír estas cosas, TODOS los que estaban en la sinagoga se llenaron de FUROR y se levantaron y le ECHARON FUERA DE LA CIUDAD y le condujeron hasta un borde escarpado de la colina sobre el cual estaba edificada la ciudad, a fin de despeñarle (¿Guarimba?). Pero el PASÓ EN MEDIO DE ELLLOS Y MARCHÓ POR SU CAMINO”.

Hemos escuchado asombrados como la JAURÍA dominada por el Imperio, ha desatado un una ola de reacción para oponerse a la palabra que impulsa la libertad, la salud y la redención de los pobres, es decir el SOCIALISMO.

Ahora enardecidos, piden y propician con un golpe o genocidio la eliminación del difusor de la palabra de GRACIA.

El resultado final será el mismo, aunque nos conduzcan al “borde escarpado de la colina y traten de despeñarnos”, pasaremos entre ellos y marcharemos POR NUESTRO CAMINO.

Patria, socialismo o muerte. Venceremos!.

Viva JESÚS!

fnatera@yaho.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2352 veces.



Francisco Natera


Visite el perfil de Francisco Natera Amundaraín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas