¿La no discriminación debe incorporarse a la reforma constitucional?

A propósito de un comentario sobre la incorporación en la reforma constitucional, de un artículo que sancione la discriminación, por parte de la Diputada y abogada Iris Varela. Donde ella colocó como ejemplo, la mal utilizada expresión discriminatoria de algunos comercios, que descaradamente lo han utilizado siempre, tal como dice: “se reserva el derecho de admisión”. De hecho, en nuestro país existen de manera segregacionista, lugares exclusivos de los extranjeros y venezolanos hijos de extranjeros...la hermandad gallega, el centro portugués, el club libanés, el club hebraica, el club italo, etc...lo que incluso, impactó durante años con influencia hasta en el deporte, de allí, los antiguos nombres de clubes y jugadores de fútbol en Venezuela puestos a dedo.

Aunque me parece bien noble y justa la intención de la Diputada Varela, me pregunto: ¿qué significa el artículo 21 de la Constitución vigente?, donde se invoca lo siguiente:

Artículo 21: Toda las personas son iguales ante la ley, y en consecuencia:

1. No se permitirán discriminaciones fundadas en la raza, el sexo, el credo, la condición social o aquellas que, en general, tengan por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad, de los derechos y libertades de toda persona.
2. La ley garantizará las condiciones jurídicas y administrativas para que la igualdad ante la ley sea real y efectiva, adoptará medidas positivas a favor de personas o grupos que puedan ser discriminados, marginados o vulnerables, protegerá especialmente a aquellas personas que por alguna de las condiciones antes especificadas, se encuentren en circunstancias de debilidad manifiesta y sancionará los abusos o maltratos que contra ellas se cometan.
3. Sólo se dará el trato oficial de ciudadano o ciudadana, salvo las fórmulas diplomáticas.
4. No se reconocen títulos nobiliarios ni distinciones hereditarias.



Ahora bien, todo esto pasa a ser una reflexión al respecto, pues, se viola de manera común y reiterada este artículo, que, no se acata, para su penalización en Venezuela en este sentido, debido a la debilidad de algunas autoridades, encargadas de proceder a exigir su respeto y cumplimiento. No solamente ocurre en lugares como restaurantes y hoteles, además en clínicas, colegios privados, centros comerciales, y en una infinidad de espacios públicos. Si lo vemos en otros aspectos, nos daremos cuenta también, que esta irregularidad, ocurre cuando se solicita personal a través de la prensa, se discrimina por el lugar de procedencia o habitación, por la edad, sexo, religión, nacionalidad o belleza física. Pero, algo sorprendente e incluso insólito, sucede en algunas funerarias, que esgrimen la excusa de los muertos por armas de fuego (para no permitirles el velatorio en sus capillas). Asimismo, el mal trato de algunas instituciones públicas y privadas, de autoridades o cuerpos policiales, etc, que, a simple vista discriminan a las personas según el criterio que le imponen (si el aspecto es humilde, se crecen...y si es de poder...bajan la cabeza), algo así, como actuaba el policía Matute de Radio Rochela.

La televisión es otro de los grandes ejemplos, allí se confabulan el racismo y otros aspectos de menor relevancia, tanto, que aún pasadas varias generaciones, existen nombres engorrosos en nuestra televisión y caritas bonitas de “misses” y “mister” por encima del talento artístico. Recientemente, Beatriz de Majo, en su programa Balance de Televen, explotó su lenguaje en adjetivos de xenofobia, racismo, segregacionismo, discriminación y burla total sobre los venezolanos, violentando con ello, un descarado desacato de la Constitución y la Ley Resorte, y aunque muchos alzamos la voz de protesta, en algunos medios preocupados por esto, ninguna autoridad sancionó contra ella o el canal, esta actitud antinacionalista, por lo que el lenguaje, también forma parte de la discriminación, y muy bien lo señaló recientemente, el Dr. Fernando Bianco, cuando dijo que la palabra patrón, debía ser modificada también, porque en el contexto mismo de su contenido semántico es excluyente.

De igual manera, siempre coloco un ejemplo personal, por eso, puedo afirmar, que yo mismo trabajé hace unos años, en una reconocida empresa de cigarrillos, que nos clasificaba en dos territorios: Caracas este (donde laboraba lo mejor parecido físicamente) y Caracas oeste (lo que para ellos, era de tendencia física mal parecida y negra-india), esto, para evitar entre otras cosas, que los negritos no atendieran algunos comercios en Las Mercedes, donde no se aceptaban personas de color. Y otro ejemplo mas reciente, lo viví hace exactamente hace unos días, cuando fui marginado y excluido, para concursar en la oposición de cargos de la Asamblea Nacional, donde la voluntad de un funcionario público, que menoscabó mis derechos a la posibilidad de un trabajo, al considerarme de un plumazo, persona no apta a concursar en un cargo administrativo, para el cual, yo expuse mis soportes curriculares, acompañado de una experiencia de 20 años en el cargo a postularme.

Sin pretender mal poner a la camarada y luchadora Diputada Iris Varela, quien es merecedora de mi reconocimiento por su trabajo y esfuerzo dentro y fuera de la Asamblea Nacional, mujer proveniente del interior del país y mas específicamente del hermoso estado Táchira, me hace recordar además, una de las frases más excluyentes y despectivas que debe desaparecer del lenguaje coloquial caraqueño, en lo que refiere a la comparación de Caracas con el resto del país, la cual reza así: “Caracas es Caracas y los demás es monte y culebra...”

larryubv2004@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2363 veces.



Larry Márquez Peralta


Visite el perfil de Larry Márquez Peralta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a40440.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO