BINÓCULO Nº 522

El muralismo de Petare y los funcionarios profanos

Mientras escribía sobre la geopolítica y cómo estamos viendo a Venezuela, aunado al protagonismo que comienza a tener los BRICS, me topo con un video por las redes en donde una cultora -supongo yo- hace una denuncia pública, mostrando los videos, según la cual, funcionarios de la alcaldía ordenaron borrar algunos de los hermosísimos murales que pululan en el casco central de Petare.

Conozco Petare y su movimiento cultural desde mis tiempos de taxista y de militante de la ultraizquierda, hasta que caí en el MAS, para apoyar la candidatura de José Vicente Rangel. Entonces manejaba un Chevy Nova y recorría, por orden de los pasajeros, las más populares barriadas: Mesuca, Nazareno, Niño Jesús, José Félix Rivas, La Bombilla, La Línea, El Mirador, Maca, La Dolorita, que forman parte de los más de 1.500 barrios que tiene esa gigantesca comunidad. En esos tiempos, la izquierda tenía mucho trabajo político y vivían en Petare, muchos guerrilleros pacificados y no pacificados. Y ya para entonces, existía el movimiento muralista en Petare, nacidos de la aguerrida izquierda petareña que operaba en el casco central (allí conocí entonces al portador del fusil del que salió una bala que -por accidente dicen- mató a Argimiro Gabaldón), pero tenía ramificaciones en algunos barrios muy consolidados para la época, tales como José Félix Rivas, Mesuca y Nazareno. Se hacían cosas maravillosas entonces, porque el MAS tenía a los mejores muralistas del país y parte de su política de expansión y mensaje era a través de los murales. Y fueron los artistas masistas, quienes montaron las primeras escuelas de murales en el Petare donde todavía quedaban las reminiscencias de sus tiempos coloniales. No olvidemos que por allí entraban, primero mulos, caballos y burros que venían de oriente con mercaderías en tiempos de la colonia, pero hasta muy entrado el siglo 20; y luego todo el transporte automovilístico por una carretera de asfalto llena de curvas y muy peligrosa, antes de que se hiciera la autopista que siempre se conoció como la Petare-Guarenas, cuyo nombre original es Antonio José de Sucre. Para mediados de los 70, todavía quedaba en la carretera Petare-Guarenas, a la entrada de Petare, un viejo paradero donde se vendía de todo, desde alpargatas hasta cuatro, maracas, pasando por enlatados y carne de vaca, que me dijo su viejo y muy canoso propietario había sido fundado en 1885; y aún se erguían los "mojones" de concreto donde estaba la vieja alcabala para entrar a Caracas.

No es nuevo el movimiento muralista en esa vasta zona de apenas 40 kilómetros cuadrados y casi 400 mil habitantes, la parroquia más poblada del país. Y no solo muralista, había corales, orfeones, escuelas de canto, de instrumentos musicales: arpa, cuatro, maracas, mandolina, guitarra, por donde pasaron miles de jóvenes y seguro pasan (hace años que no voy por allí) Había incluso escuelas de teatro y en algún momento funcionaba el viejo cine Petare, donde pasaban películas de calidad. Allí vi yo películas como: Actas de Marusia, El Hombre de Maisinicú, La Clase Obrera va al Paraíso, La Muerte de un Burócrata, Estado de Sitio, películas extraordinariamente bien hechas y con un gran contenido que no pierden vigencia, que por cierto, debería ver toda la militancia psuvista porque sería parte de su formación.

Desde esos tiempos, el mural en Petare, no solo es un símbolo, es una identidad y por lo que he visto, es una de las pocas cosas que tiene herederos, pues los nuevos murales que he visto, son un derroche de genialidad y de capacidad creativa. Pero la "sabia" decisión -al parecer- de funcionarios de la alcaldía fue borrarlos: "ellos están haciendo ver como que si ese mural fue realizado hace un mes o un año, ya eso estaba feo. Se recibió una remuneración y se quitó". Esta fue la respuesta de un "camarada" del Psuv, dirigente de Petare y de montones de grupos donde él hace "comunicación popular". Además, se la pasa en la alcaldía y es pana de los concejales. Así , así, así es que se gobierna.

Es decir, en sus palabras, "estaba viejo y feo", pero no se le ocurrió que, en lugar de borrarlo, se reconstruyera. ¿No será porque había una plata de por medio? Dicho por él, por lo que fue mejor echarle brochazos de pintura. Entonces, según la lógica de ese camarada, los cientos de miles de murales que hay en China con dos mil años de antigüedad, deberían ser borrados porque están viejos y feos, claro siempre que haya una platica y unas brochas de pintura. También podríamos borrar los hermosísimos murales que están en el metro de Moscú porque tienen cien años de antigüedad, pero que forman parte del orgullo de los rusos, y más que eso, de la historia del pueblo ruso.

En su libro Intervenciones en el Foro de Yenán sobre Arte y Literatura, Mao acuñó una frase que nunca olvidé: "quien no estudia, no habla". En realidad, su propuesta fue que el arte y la literatura formara parte del engranaje de la educación dentro de los mecanismos generales de la revolución, que se convirtiera en un arma para unir y educar al pueblo y para atacar al enemigo. La idea era que ese accionar formara una sola voluntad contra el enemigo.

El "camarada" cuando dice que el mural se borra porque está viejo y feo, no entiende que expresa una de las leyes del capitalismo: la obsolescencia programada: si está feo o viejo, hay que botarlo. Tampoco se da cuenta de que cumple una de las tesis de Baudrillard (La Génesis ideológica de las necesidades) el sistema te crea una necesidad que es perentoria, para que puedas crear otra que es reciente, en un trágico y desgraciado círculo vicioso.

Creo que fue Engels quien dijo que hasta en las relaciones de pareja se expresaba la lucha de clases. Entender eso es fundamental, porque entonces tendríamos claro que lo primero que debemos acabar es nuestra forma de pensar, que es absolutamente alienada, aberrantemente capitalista y brutalmente europeizante; que se expresa en mandar a borrar un mural porque "está viejo y feo"; y que es sin duda, una actitud totalmente contrarrevolucionaria.

El arte, sea de donde sea, y venga de donde venga, es puro y simplemente genial, porque es fruto de la creación, del yo interno. Es arte leer a Darío Fo en la Muerte de un Anarquista, es arte leer a Niujin a través de Chejov hablando sobre el daño del tabaco. Cómo no va a ser arte decir "cómo ha lloviznado en Lara, la voz de Pio Alvarado…" en el canto de Alí Primera; o, "romántica sin reparar en formas tales, que pongan freno a lo que siento ahora a raudales", en la voz de Milanés. O acaso no está lleno de simbolismo el que una cabra toque un violín en un cuadro de Chagall. Tendríamos que destruir el cuadro porque está viejo y feo. Todos son conceptos, producto de la racionalización del sentimiento, de la experiencia y de la sensación. Castrarlo o destruirlo, es un acto simplemente inquisidor… y fascista. "Que me tenga cuidado el amor/ que le puedo cantar su canción"...

Caminito de hormigas…

"Olmos, estamos echándole bolas a enderezar todo el entuerto con el sistema educativo y tratando de corregir los graves problemas que existen, pero no es fácil hermano, y es muy complejo además", me explicó un profesor del ministerio.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 821 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rafael Rodríguez Olmos

Rafael Rodríguez Olmos

Más artículos de este autor