Evocación de Cristo

El gran revolucionario de la historia ha sido Jesucristo; la dividió en dos, antes y después de él. Su imagen, sobre la cual no habla la Biblia, es la más utilizada por la imaginación, por los grandes pintores y escultores y en cada obra se refleja físicamente la dulzura de su prédica; el amor y la redención del hombre; siempre de rasgos bondadosos, místico, de color pálido, sufrido, con el peso del pecado de los hombres reflejado en su faz; generalmente reproducido después de la crucifixión, del suplicio en la cruz. Rubens es probablemente quien más bellamente capta su semblanza, ya muerto, y El Greco quien mejor percibe su vitalidad, su temple enérgico que no tuvo reparo en usar la violencia redentora y expulsar con el látigo a los mercaderes que profanaban el Templo. Dibuja su rostro gallardo y su figura esbelta, mirando al infinito, como un legítimo revolucionario, con los rasgos de intransigencia ante el poder, de quien lucha por la libertad, la justicia y el amor. El pintor cretence con sus colores pronunciados, oscuros, con contrastes de luz y sombra, resalta sus rasgos humanos y místicos.

Cristo, cuya vida fugaz la consagró en redimir a su pueblo, en que entendiera el significado de la indulgencia, del amor a sus semejantes, del perdón, de la tolerancia, de la misericordia, de la igualdad entre los hombres y del imperio de la justicia.

Quién se asemeja más a Cristo: el capitalista, egoísta, insaciable, artífice del capitalismo salvaje, un esclavista o un ambicioso de riqueza y de poder o quien lucha por el bienestar del pueblo y lo señala como rector de la vida.

En nombre de Cristo se han cometido los mas grandes crímenes de la humanidad, como la tortura, el descuartizamiento, la hoguera, el suplicio lento hasta la muerte, como durante siglos los aplicó la Santa Inquisición, invocando los valores cristianos, como, por otra parte, siempre se evocan cuando nos hemos topado con las grandes injusticias, que involucra el poder, como la esclavitud, la explotación de los pueblos, el colonialismo, los excesos de las dictaduras o de gobiernos fascistas o imperiales.


Publicado en “Ultimas Noticias”. Domingo 25 de febrero-2007


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2434 veces.



Manuel Quijada


Visite el perfil de Manuel Quijada para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Quijada

Manuel Quijada

Más artículos de este autor