Pluma Contestataria

Memorias de un santacrucense ante la decadencia de su pueblo (I)

"Tengamos profunda fe en nuestro pueblo y que por él seamos mosca y abeja. Mosca porque nos meteremos en la mierda si es preciso para defenderlo y sacarla de ella y abeja porque añoramos y cantamos a la flor de la victoria"

"A veces sucumbo ante la rabia con la misma fuerza que lo hago ante la ternura, pero siempre como una respuesta espiritual y no como una reacción endocrina ante la realidad"

ALÍ PRIMERA

(Cantautor Venezolano)

"Todos llevamos dos paquetes de defectos: uno colgado al cuello enfrente de nuestros ojos: son los defectos ajenos; los miramos, los analizamos y los aumentamos. El otro paquete va colgado en la espalda para NO verlo, son nuestros propios defectos"

ESOPO

(Escritor de fábulas Griego)

"De tanto ver triunfar las nulidades

De tanto ver prosperar la deshonra

De tanto ver crecer las injusticias

De tanto ver agigantarse el PODER en malas manos

El hombre llega a desanimarse de la VIRTUD, a reírse de la HONRRA y

Sentir vergüenza de ser HONESTO

RUY BARBOSA

(Jurista y Escritor Brasileño)

In Memoriam de

Don Luis Paparoni Bottaro, Omar Andrade y José del Rosario Márquez. Por contagiarme de sus sempiternas inquietudes y sucintas angustias, acerca de nuestra muy accidentada y no menos dramática historia santacrucense.

Vivimos tiempos de hermosas tempestades - dice el poeta - porque la búsqueda se ha hecho urgente y nos amenaza el exterminio.

No busco mantener posiciones panfletarias que me arrojen al precipicio de los contestatarios focalizados de la llamada "sociedad civil"; NO me afinco con mi pluma con desmesurada pedantería para fustigar con necios epítetos a mis semejantes; NO pretendo refugiarme en nostálgicas borracheras para atizar los recuerdos que vuelven en eco inquietante; NO me siento preso de la perniciosa envidia ni mucho menos navego en la inútiles frustraciones que pudieran embargarme y enlodarme en los particularismos estrechos y ensimismados; NO quiero dar la sensación con exagerada ocurrencia malévola y disparatada de caprichoso aguafiestas o de resentido social; NO deseo dulcificar ni embellecer mis palabras a la hora de lanar con mis crudas advertencias, ni apelar a un lenguaje complaciente y acomodaticio, porque no me ando con disimulos y maquillajes superfluos y mis reflexiones ligeramente críticas están orientadas esencialmente a evitar el naufragio.

José Rafael Pocaterra; un escritor y diplomático venezolano que fue torturado, preso y exiliado por el régimen autocrático de Gómez, escribió en la tercera década del siglo XX un verdadero clásico de la literatura venezolana: MEMORIAS DE UN VENEZOLANO DE LA DECADENCIA, de cuyo título y haciendo una rauda aproximación, parafraseando al propio Pocaterra, quise extraer parte de sus palabras para titular este artículo, qué lejos de ser una confrontación abierta con el gobierno de turno(que no es la razón que nos convoca en esta oportunidad) sino más bien empujado por la circunstancias he querido plasmar algunas REFLEXIONES dirigidas especialmente a mis paisanos de Santa Cruz de Mora, en el Estado Mérida – Venezuela.

Quién tiene el inmenso honor de escribir estas líneas es un tovareño de nacimiento pero santacrucense de corazón, crianza, formación y hasta los huesos…Soy el mayor, pero el más inmaduro e indisciplinado de los tres hijos de Gustavo (Vorola) y Graciela (Chelita). No poseo apellidos de una renombrada familia santacrucense, provengo de un humilde y modesto grupo familiar (Los Gutiérrez) que hemos convivido y compartido por más de medio siglo extraordinarias vivencias y agradables momentos con honorables familias del sector Puerto Rico: Los Márquez (al cubo) los Ontiveros, los Suárez, los Martínez, los Zerpa, los Rojas, Los Chacones, los Urbina, los Molina y los Zambrano - la más numerosa - cuestión que me enorgullece.

¿Santa Cruz de Mora? ¿Santa Cruz del Carmelo? O ¿Santa Cruz?

Considero enfatizar en que una de las tantas sombras de tragedias que han cubierto a nuestro pueblo, es el hecho relacionado con sus orígenes. Existen en mi criterio tres fechas de gran significación desde el punto de vista histórico a saber: el 08 de octubre de 1853; el 01 de Agosto de 1854 o el 06 de septiembre de 1864 y que ha traído como consecuencia, el surgimiento de discrepancias, desacuerdos y polémica entre historiadores, cronistas y pobladores. Estimo de vital importancia abrir un franco debate acerca de los elementos fundacionales de Santa Cruz de Mora, donde se logre consensuar una fecha oficial definitiva, que sin la pretensión de agregarle el ingrediente de la "objetividad" creo a mi juicio que debería ser el 08 de octubre de 1853, por la coincidencia en la mayoría de los documentos que reposan en los archivos de los organismos que custodian y versan sobre la materia. Dejo a consideración de mis paisanos abierto el debate.

La otrora Tierra del Café

A Santa Cruz de Mora se le conoce como: LA TIERRA DEL CAFÉ y no es por casualidad. La estrecha relación que guarda esta tierra con el café data de finales del siglo XIX, cuando comenzaron a llegar las primeras familias que fueron conformando una extensa colonia de inmigrantes (básicamente Italiana) que se fue expandiendo por toda la geografía merideña, estableciéndose como pequeños y medianos terratenientes, vale mencionar: los Burguera que compraron a los Paparoni (Hacienda Romero) los Aguzzi (Hacienda el Cañadón en Mesa Bolívar) los Santaromita y Bottaro (Haciendas La Argentina, Santa Rosa y la Mocotíes) los Paparoni (Hacienda La Victoria la más influyente) y los Consalvi con predios en los suburbios de Tovar y Santa Cruz.

Estas oleadas humanas que se asentaron dispuestas a colocar su granito de arena, mediante un encomiable esfuerzo levantaron un verdadero emporio cafetalero en esta zona por casi medio siglo; posicionándonos entre los principales municipios con mayor producción de café a nivel nacional, comercializando y exportando hacia ciudades como Hamburgo (Alemania) Londres (Inglaterra) Milán (Italia) y New York (USA)

Con la muerte en 1935 del último caudillo de nuestra historia: Juan Vicente Gómez; con él muere también el rubro del café como actividad económica primordial en Venezuela, siendo sustituido por la vertiginosa producción de lo que llamó el Dr. Juan Pablo Pérez Alfonso el EXCREMENTO DEL DIABLO (el petróleo).

¿Qué fue de aquella tierra cafetalera por antonomasia? Aún se degusta y se percibe el buen sabor y aroma de ese exquisito elixir mañanero que representa el grano de café que se produce en Santa Cruz de Mora, que durante 100 años ha adquirido un transcendental prestigio y reconocimiento; tanto en la zona andina, como nacional e internacionalmente.

Múltiples han sido las causas que han hecho que la producción de café en el territorio nacional y, fundamentalmente en nuestro municipio haya mermado considerablemente, entre las que podemos citar: la baja en el precio internacional del café, cuya fluctuación ha estado marcada por altibajos, la llegada de enfermedades y plagas como la Roya y la Broca que hicieron su aparición en las décadas de los años 80 y 90 respectivamente, el contrabando de café originado por productores nativos y foráneos desde y hacia la hermana república de Colombia, la emigración casi voluntaria de caficultores hacia otras actividades productivas y el posterior abandono de innumerables fincas, sin olvidar, los enormes estragos que han causado los eventos medioambientales como las vaguadas de 2005, 2010 y 2021 y la no menos importante la SITUACIÓN – PAIS que ha generado un imponente y negativo impacto, cuyos efectos nocivos han devenido en tragedia nacional.

Pese a este oscuro panorama, son muchas las valiosísimas iniciativas de particulares que han surgido y no se han dejado amilanar por las hostiles circunstancias y continúan apostando por el desarrollo de nuestro terruño. (Continua en una próxima entrega…)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 824 veces.



Silver Eliezer Gutierrez


Visite el perfil de Silver Eliezer Gutierrez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: