Pluma Contestataria

Bienvenida la 1era edición del encuentro local de cafés de especialidad, concurso: Taza de la Excelencia

"El café ayuda a quien duerme poco y sueña mucho"

 

Anónimo

"El café es un idioma en sí mismo"

Jackie Chan

Actor y comediante chino

"El café es negro como el demonio, caliente como el infierno, puro como un ángel y dulce como el amor"

Charles Talleyrand-Perigord

Político y diplomático francés

In Memoria de los paisanos y muy admirados Doctores: Alberto Adriani - 1898 (Zea); Domingo Alberto Rangel Bourgoin - 1923 (Tovar); Antonio Pinto Salinas - 1915 y Simón Alberto Consalvi - 1927 (Santa Cruz de Mora) y Don Luis Zambrano Molina - 1901 (Bailadores). Todos ellos Hombres del Café.

El café en la cultura santacrucense o santamoreña; se remonta a una tradición casi bicentenaria, la cual representa un sistema de elementos identitarios comunes, que se conjugan en relación a este rubro, como son: lo religioso, lo geohistórico, el factor inmigratorio, las costumbres, entre otros aspectos fundamentales que constituye, no solo el ideario imaginario sino su idiosincrasia. Esto comprende una serie de expresiones, tanto formales y no formales, que van adquiriendo los rasgos de la organización humana más representativas de un pueblo.

Mucho se afirma que nuestra supremacía económica tuvo sus orígenes en la tercera decada del siglo XIX, cuando hace su aparición por estas tierras el cultivo del café (1834), fecha que ha sido registrada como válida en el testimonio del administrador de la desaparecida Hacienda Estanques. Posteriormente en los años siguientes, cuando comienzan a llegar las numerosas oleadas de inmigrantes básicamente italianos, se empieza a establecer una actividad económicamente cafetera que permanecerá de manera ininterrumpida durante un siglo aproximadamente.

Ya entrado el siglo XX, se hace visible la expansión de grandes extensiones de cultivos de café en toda esta zona montañosa; que abarca desde la antigua Hacienda Romero hasta la población de lo que se conocía anteriormente como Alto Bolívar (hoy Mesa Bolívar), predios que comprendía el desaparecido otrora Distrito Mora, oficialmente en la actualidad, el municipio autónomo Antonio Pinto Salinas. Las inmensas plantaciones de este rubro, hizo posible la creación en esta zona, de un verdadero emporio cafetalero por excelencia.

El café había desplazado a comienzos del siglo XIX al cacao como producto de producción y exportación. Venezuela unas décadas más tarde se posesionaba como el tercer productor mundial más grande, solo superado por Brasil y las Antillas Holandesas. Ya esta región se consolidaba en la comercialización del café a gran escala. El intercambio de mercancías de las principales Casas Comerciales (Burguera, Boulton, Blohm, Breuer & Co, Wilson S.A.) dinamizó la economía local, proyectándonos con gran prestigio en mercados internacionales como New York, Liverpool, Hamburgo, Burdeos y Milán. La construcción de carreteras sobre los viejos caminos de recuas, de Haciendas como La Victoria, puentes (Libertador), del ferrocarril Santa Bárbara - El Vigía, ampliación y modernización del Puerto de Maracaibo etc, favoreció enormemente el auge económico en nuestras regiones.

Este vertiginoso desarrollo permitió entre otras cosas, el asentamiento de entidades poblacionales, crecimiento demográfico con migraciones provenientes de la Grita, Bailadores, Barinas y zona Sur del Lago, que estaban dotadas de la necesaria mano de obra calificada y que impactaron positivamente en la proliferación de fincas destinadas al cultivo del café. Aquí me permito traer a colación las muy oportunas y sabias palabras de Don Luis Paparoni Bottaro, un hombre forjado en la esencia del café, cuando dijo: El Café ha sido el eje de la economía de nuestro pueblo. La economía de Santa Cruz de Mora, desde sus orígenes, ha girado en torno al café.

En Venezuela son variadas las expresiones que utilizamos para referirnos a las diferentes formas de preparar el café; desde un guayoyo, un espresso (tinto colombiano) un negrito con leche, un marrón fuerte, un tetero espumoso, un capuchino etc. son algunas de las modalidades que te ofrecen en cualquier cafetería, o cuando dispensamos una visita a un familiar o amigo cercano, por lo general te sirven un cafecito colado a la usanza de la bolsa, de una greca o cafeteras eléctricas. Esa multiplicidad de maneras de tomar café es una particularidad muy criolla, doméstica, que ha permitido que hayamos desarrollado toda una CULTURA CAFETERA, término venezolano que denota la afición y el buen gusto por la bebida.

No ha perdido presencia y conserva su importancia social y económica el cultivo del café en algunas regiones de nuestro país, a pesar, que desde hace un siglo aproximadamente, este rubro fue radicalmente sustituido por el oro negro o excremento del diablo, como llamase el Dr. Pérez Alfonso al petróleo. Hemos visto con agrado el surgimiento de pequeños y medianos emprendedores dedicados a esta actividad desde hace unos 15 años, tanto en la producción artesanal, como en la industrialización y comercialización.

En ese permanente afán por posicionar nuevamente a nuestro país en los primeros lugares, muchos de estos productores y emprendedores están convencidos de la imperiosa necesidad, de agruparse en organizaciones sólidas ajenas a la politiquería, que tengan como finalidad la defensa del precio, la asistencia técnico – científica con las novedosas herramientas de innovación, el adecuado control fitosanitario para evitar plagas y enfermedades, el uso de abonos preferiblemente de origen orgánico, la disminución progresiva de agroquímicos, los pertinentes estudios climatológicos y del suelo y los infaltables manejos de protocolos y controles de calidad. Son factores que incidirán favorablemente en la producción de cafés diferenciados y de altísima calidad en el grano.

Lo que presenciamos el día sábado 22 de julio del año en curso, nos llenó de júbilo a los presentes. El evento denominado 1era EDICIÓN DEL ENCUENTRO LOCAL DE ESPECIALIDADES DE CAFÉS SANTA CRUZ DE MORA 2023 y CONCURSO: TAZA DE LA EXCELENCIA, que se llevó a cabo en las instalaciones del Centro Regional de Abastecimiento y Mercadeo (CRAM) en la población de Santa Cruz de Mora del Estado Mérida, fue realmente emotivo y de gran orgullo. Iniciativas como estas son las que requiere nuestra patria chica, deben repetirse con mayor frecuencia, eso realza nuestro gentilicio y nos coloca nuevamente en la vanguardia de lo que una vez fuimos: los pioneros en la producción y comercialización de café, no sólo en el Estado Mérida sino en Venezuela.

Con la anuencia de mis paisanos santamoreños saludo y felicito efusivamente a los organizadores de dicha actividad, al CEVAM, al Proyecto Pinto Salinas y su Plan de Acción 360, La U.L.A y otras instituciones que hicieron posible la realización de este significativo acontecimiento. Expreso mi particular regocijo y hago extensiva las FELICITACIONES al Ing. Luis Enrique Quintero y todo su equipo, por brindarnos un evento de esta naturaleza, que hacía mucho tiempo no se observaba, al menos con la calidad, impecable organización, excelente receptividad y nutrida asistencia que superó con creces todas las expectativas. A la emisora Café 93.7 FM por la cobertura en la difusión y animación con su locutor dicharachero José Argenis Rujano, a sus colegas locutores invitados del Circuito Líder: la Srta. Andrea Rosales y el joven José Estrada, quienes en una amena interacción dieron el toque de elegancia con agraciada ocurrencia.

Evidentemente nos aprestamos a elogiar de igual forma a los honorables concursantes en total (16), que se esmeraron en traer sus mejores presentaciones, y felicitar muy especialmente a los felices ganadores del concurso: Taza de la Excelencia, quedando la tabla de posiciones de la siguiente manera: 1er lugar: Sr. Emeregildo Vera de la aldea Ranchería con 87.13 pts, en 2do lugar: la Sra. Deiby Ávila de la Parroquia Mesa de las Palmas con 83.62 pts y el 3er lugar correspondió a la Sra. Froycel Pérez de la aldea San Pedro con 83.51 pts.

finalmente, no podemos dejar pasar desapercibido a los ilustres visitantes que nos honraron con su presencia; a los distinguidos Baristas (regionales y nacionales) que nos acompañaron y tuvieron la difícil tarea en el proceso de catación, conjuntamente con la degustación pública, de seleccionar a los mejores, a los amigos empresarios locales, emprendedores, pequeños artesanos, escultores, orquesta sinfónica municipal Placido Rodríguez y artistas que engalanaron con sus stand, sus obras, sus tejidos, su gastronomía y bebidas autóctonas, sus interpretaciones musicales, que hicieron de aquella horas tan gratas un magno evento digno de emular. El CAFÉ, sin duda, es una constante en la vida de escritores, poetas, artistas, filósofos, científicos, atletas, músicos etc. Pero el de Santa Cruz de Mora (LA TIERRA DEL CAFÉ) es una sempiterna invitación a complacer su exquisito paladar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1749 veces.



Silver Eliezer Gutierrez


Visite el perfil de Silver Eliezer Gutierrez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: