Elecciones legislativas, poder popular y la revolución bolivariana

Nuevas Elecciones Legislativas y la Revolución Bolivariana.

Cuando nos acercamos a los venideros comicios electorales de la Asamblea Nacional (AN), es trascendental la razón sociológica y política para determinar la importancia de esta, pues bien; desde el soberano, el pueblo; hemos aprendido a reconocer los escenarios y su impacto social, y lo necesario que es mantener los espacios políticos administrativos de poder del Estado en manos de la Revolución Bolivariana.

Hemos visto, como la oposición cipaya habiendo obtenido espacios de poder (AN) las colocan al servicio de la burguesía y del imperialismo, para tratar por vías violentas de terminar con este proceso de transformación que se ha venido gestando desde hace más de dos décadas. Cómo desconocer, que cada espacio que la contra-revolución obtente será un factor para la desestabilización del país y un sinfín de calamidades sobre el pueblo venezolano.

Estamos conscientes, que este venidero proceso electoral, donde se pretende elegir a las y los representantes ante el Poder Legislativo, determinante en la vida republicana, para construir y sancionar leyes revolucionarias, son de vital importancia, por cuanto en teoría equilibrará la discusión política nacional e internacional y permitiría avanzar en logros ya obtenidos en virtud de garantizar al pueblo mayores y mejores condiciones espirituales, morales y materiales.

Ante esta posibilidad cierta, hacemos voto para que esto ocurra, sin embargo; hay otras razones que preocupan y atentan contra este proceso, y es la realidad que está viviendo pueblo, por lo tanto; se hace imperativo establecer algunas comparaciones y reflexiones que quizás por estar impregnadas de sentimientos, puedan herir algunas susceptibilidades, a los cuales ofrezco las disculpas, ¿cómo saber si estas realidades puedan de alguna manera condicionar al pueblo chavista, al pueblo pobre, al pueblo que ha soñado con un mundo mejor, para que acuda masivamente a las urnas electorales?.

Para aproximarnos, vamos a identificar en lo que creemos son algunos rasgos de una revolución y como estas realidades impactan en el imaginario colectivo. En primer lugar, es necesario precisar los medios de producción, ahí ubicaremos la tenencia de la tierra, que en toda revolución del siglo pasado, se ha caracterizado por regresarla al pueblo, con reformas, leyes, confiscación, ocupación entre otros instrumentos que le permitan la facilitación y salvar deudas sociales con el pueblo. Ciertamente en la década pasada, la revolución bolivariana avanzó exponencialmente en los proceso de entrega de tierras a campesinos y agricultores, generándose proyectos en todo el país, dando un salto cualitativo en la producción agrícola, se recuerda incluso el "método Chaz" "Chávez-Azpúrua". En la actualidad, luego de veinte años de revolución sigue habiendo latifundista en este estado, que por cierto son los mismos cinco apellidotes que poseen las tierras, con la incorporación de dos o tres nuevos apellidos vinculados al gobierno y ahora con mucho más poder que antes, ¡ojalá! esto no esté ocurriendo en otras partes del país; ¿y el pueblo campesino, agricultor? difícilmente pueda poner a producir sus parcelas habiendo tantas dificultades a las que se enfrenta a menos que sea por esfuerzos propios, esperemos que la revolución en algún momento vuelva el rumbo.

Por otro lado está, el empoderamiento de la clase trabajadora, este es otro rasgo que determina a una revolución verdadera, porque es la palanca económica y social que mantiene viva la construcción de la nueva sociedad, lo cierto del caso es que se ha confundido bárbaramente, conceptos y orientaciones filosóficas y políticas que se han expuesto a lo largo de distintas tesis del socialismo, pues bien me acerco conceptualmente al que ha desarrollado Karl Marx y Federico Engels, (con el socialismo científico).

La clase trabajadoras se han difuminado en un sinfín de distintas organizaciones que no terminan de cuajar, estas que no nacen desde su seno como expresión genuina y popular, hoy pareciera un factor de protesta dentro de las industrias.

La clase trabajadora dentro de una revolución es la determinante para sostener los medios de producción, de transformar la razón económica y ponerla al servicio de la razón social, la clase trabajadora (que es pueblo) es el motor dinamizador de la sociedad por cuanto de ella depende la obtención de los bienes de servicios y de consumo, así como de una cultura para el trabajo liberador, si ella no se empodera el sistema económico productivo sería muy frágil, en ella no cabe el régimen parasitario, especulativo y corruptor capitalista.

Otro rasgo que está presente en las revoluciones, es la claridad ideológica de la dirigencias en todos los niveles y los diversos instrumentos de luchas colectivas, que ejemplifican la acción política con alto contenido ético y moral, por eso, ¿cómo se ha movido parte de la dirigencia?, tanto de las y los trabajadores como del partido, es indecoroso, hoy son empresarios, terratenientes y pare usted… después de ser de los estratos más humildes, de la clase trabajadora y muy cercanos al pueblo, hoy en pleno bloqueo económico impuesto por el imperialismo, son acaudalados, potentados y estas cosas aunque usted no lo crea, mella la moral revolucionaria de un pueblo, que sufre los embates de la guerra económica y sabe discernir, por ello se hace cada vez más complejo los procesos electorales. Este pueblo seguidor y leal a Chávez, ya condicionado por esta realidad se encuentra debatiéndose entre "la rabia y la ternura" como diría nuestro Alí Primera.

Los que militamos en la izquierda, entendemos que dentro de un proceso revolucionario se acercan y se encuentran reformistas, aduladores, de derecha, de la burguesía, negociadores, entre otros, para aprovecharse de algunos espacios que le puedan servir a sus pretensiones, y estos; serán fieles a quienes le han dado esa oportunidad y hasta llegan a ser directivos municipales y regionales del Partido de la Revolución, por supuesto lucen muy bien, en flamantes vehículos y una estampa que esconde el bloqueo económico, sabemos que en las primeras de cambio saldrán por sus propios medios.

¿Qué es difícil identificarlos? ¿Qué nadie tiene un revolucionómetro? Esas son la expresiones más oídas para justificarlos, ¡Caramba! luego de veinte años es tiempo más que suficiente para hacernos una idea de la conducta de esos individuos, de esa parte de la dirigencia, y sí no ha sido posible, hay suficientes textos que describen la conducta y del modo operandi de estos reformistas deformadores de revoluciones, y si aún no está claro, nos remitirnos al artículo 6 del libro rojo que establece las características de lo que debe ser un militante.

Al mismo tiempo, es inaceptable lo expresado por el Ministro de Agricultura cuando dijo Castro (2018) "debemos ir a la construcción de esa nueva burguesía, de una burguesía revolucionaria y transformadora"1, esto ante el pueblo sabio es un distorsión ideológica política, que trataremos de responder con Chávez (2010) cuando dijo "no habrá pacto con la burguesía"2, Pero aquellos camaradas, que de manera sacrificada y comprometida van construyendo junto al pueblo, se deben admirar y acompañar para que sigan siendo ejemplo de cimentación de la nueva sociedad.

Por eso, nos esta tan fácil estas elecciones, no porque no existan los argumentos para contrarrestar a la burguesía, al imperialismo y a sus lacayos, y a lo que han sometido a este pueblo, más allá del bloqueo criminal que es ampliamente conocido y entendido por el pueblo, más allá de las dificultades (del acceso a los alimentos, al combustible, al gas doméstico temas donde se han observado exabruptos) que ha generado disconformidad y ha modificado la cotidianidad, más allá de los intentos de salida y de tratar de quebrar la revolución por las vías violentas, más allá de la situación de salud que vive el mundo y en especial Suramérica, todo ello, ha sido analizado por el pueblo y ha respaldado al Presidente Nicolás Maduro y sus políticas nacionales. La dificultad que se presenta es con algunos Directivos, con los operadores de la política revolucionaria, quienes la secuestran y a veces se hacen de un supra poder que por cierto el poder popular no existe, no penetra, tratando de controlan todo, cada Institución, cada Ubchs, cada Misión, cada Comuna, cada espacio, para que respondan a su grupo, recuerdo que era una de nuestras banderas de lucha en la cuarta, cuando declarábamos abiertamente como un acto inmoral, el nepotismo, las roscas, los compadrazgos y los grupúsculos, bueno hoy casi todo eso está presente.

Aquello del poder popular participativo y protagónico como realidad sociocultural y de acción colectiva que evocó Chávez, se ha venido disminuyendo. Como se ha dicho antes, desde esta perspectiva se cree que para mantener control por unos pocos, se ha "confundido" algunos conceptos e inclusos algunas razones de orden ideológicas; revisemos el libro rojo, texto que debe ser de consulta primaria y fundamental más si se es dirigente del Partido, las Líneas Estratégicas de Acción Políticas, el Golpe de Timón, todos delineados por Chávez, bueno para aquellos que lo llevan en la boca pero hacen todo distinto. En este libro rojo se encuentra las declaraciones de principios, los estatutos y las bases programáticas bien establecidas para configurar un partido para hacer la revolución. Con respecto a la unidad que es confundida con la ceguera política, ¿qué no dice el Libro Rojo?

El Partido concibe la unidad como producto de la cohesión en torno a los valores y principios colectivamente aceptados, reflejados en el Programa, sus estatutos, sus fundamentos ideológicos y su accionar político, destinados a erradicar el fraccionamiento de intereses particulares y la anarquía y sustituirlos por el interés colectivo y el bienestar social3 (p.10)

Como no estar de acuerdo con todo lo allí expresado, pero; los principios aceptados no son los que se practican, muchas veces los intereses particulares privan por sobre lo colectivo, y el accionar político desdice de la condición de un revolucionario, reproduciendo la axiología capitalista pareciéndose cada vez más a la burguesía, a esa a la que Hugo Chávez fustiga permanentemente, cuando dice Chávez (2011):

Esta cultura es reproducida a lo interno del Partido, y se expresa en que algunos sectores lo conciben como un medio para el "ascenso social" de los y las militantes con responsabilidades de dirección a distintos niveles. Algunos camaradas se consideran líderes absolutos e indiscutibles en sus espacios, y asumen la discrecionalidad de excluir del Partido, y hasta de la Revolución, a quienes se atrevan a diferir o a disentir de ellos y ellas4 (p.13)

Ante esta situación ¿qué hacer? ¿No realizamos la crítica, no reflexionamos? ¿Cómo podemos ir a proceso electorales? con estas realidades a cuesta.

Entre los principios generales del PSUV, todos; definen muy bien lo que creemos debe ser un partido revolucionario, dejaremos algunos conceptos que pareciera no han sido bien utilizados, veamos: El partido se declara como:

• Anticorrupción

• Ético y con moral revolucionaria

• Defensor de la democracia participativa y protagónica en la sociedad

• Defensor de la igualdad en el seno de la organización

• Crítico y autocrítico

• Basado en el principio del centralismo democrático y de dirección colectiva

• Practicante de la democracia interna en el partido5 (p.12) Libro Rojo del PSUV

En cuanto a la corrupción, debe ser atacada con toda las fuerzas del Estado, en todos los niveles, debe haber un sistema que pueda identificar a todos los que aquí habitamos, no tan solo cuando se haya identificado un funcionario como corrupto, ¿y aquellos que hace mal uso del espacio que ostenta a nombre de la revolución? ya sean civiles o no, ni tampoco tan solo cuando dejan las filas de la revolución, antes ni se indica, a pesar de la fuertes críticas expuestas por el pueblo chavista, de esos hemos conocidos muchos, hoy desde el exterior atentando contra la patria.

En cuanto a la ética y moral revolucionaria son las determinante en la conducta del dirigente y de la militancia, y no debe estar sujeta a la lealtad de quien los ha asignado a un espacio de poder, si correspondiera en algún momento levantar la voz por algo indebido, debe ser más bien aplaudido y no recriminado, por eso no es una práctica viva y cotidiana, recuerdo aquella expresión que en una discusión "encendida" por los años 2011-20012, me dijera un aspirante "hay que aprovechar y hacer dinero y quedar bien económicamente porque no sabemos cuándo esto termina" y ahora es alto directivo del partido.

La defensa de la democracia participativa y protagónica, cambió culturalmente la acción social, incluso impactó hasta la oposición que reclamaba participación en el seno de sus partidos, hasta llegar incluso a ser debate en parte de Latinoamérica, como se indicó antes, hoy está a expensas de la decisión de una o pocas personas ¿Qué diría Chávez?

De la defensa de la igualdad en el seno del partido, bueno al respecto está a la vista, y en la acción se han consolidado castas, grupúsculos elitéscos, hay espacios incluso donde la militancia no pisa, por supuesto mucho menos debatir con ellos, ¡pero por Dios! como se atreverían a discutir con los descamisados, los sin zapatos, los trabajadores, a ellos solo ordenes, algo así como una clase social diferente, monárquica, a las que Chávez (2007) alertó cuando dice: "estamos aquí para hacer una revolución no para hacernos ricos, o para crear un nueva clase social de nuevos ricos, una nueva élite política, que le dé la espalda al pueblo campesino que aquí está, al pueblo pobre de esta sabana, al pueblo pobre de las ciudades, a los obreros, a las mujeres, a los niños, a los estudiantes…"6 pareciera que no somos iguales… recuerdo que estuve por el año 2009 en el Instituto Ilich Vladimir Lenin en CUBA, y conversando preguntaba ¿cuándo hay una afectación de energía como hace el pueblo? Y la respuesta fue, "el pueblo tiene y debe tener la capacidad de identificar el problema para solucionarlo, y si no es así se le informa al del instituto correspondiente y él al llegar, en reunión se establece de manera conjunta las posibles soluciones, él ya debe traer hasta el pueblo varias opciones" y reflexionaba, como independientemente del puesto que ostentan pueden debatir con el pueblo y acordar entre iguales.

De la crítica y la autocrítica pues otro debate, pues la primera es imposible hacerla, no hay espacios dentro del partido para tal fin, no hay escenarios para el debate hermoso y creador, donde las diferencias consolidan la síntesis de la propuesta, para constituir el nuevo Estado Socialista, el Comunal, y si se hace por otras vías, como es el caso, se corre el riesgo ser declarado como contra, indisciplinado o divisionista, es decir hay que "dormir callado". En vez de llamar y dialogar y que las argumentaciones que tenga el pueblo chavista y/o cualquier militante revolucionario se puedan manifestar.

Sobre el principio del Centralismo democrático y la dirección colectiva, es uno de los más "confundidos" conceptos, a veces, la excepción es la norma y la norma pasa a ser la excepción, para las escogencias internas hay múltiples métodos pero siempre se termina imponiendo la cooptación, llamado por el pueblo como el dedo. Luego con los símbolos de Chávez se termina imponiendo.

El centralismo democrático debe respetarse y asumirse si se milita, y este puede ser de arriba hacia abajo, pero también de abajo hacia arriba, con las cargas ideológica política y de acción con que se identifique el pueblo. ¿Qué nos indica el libro rojo del PSUV?:

Para la toma de decisiones y elecciones internas el partido podrá utilizar diversos métodos: elección directa, universal y secreta; cooptación, elecciones de primero, segundo o tercer grado; opinión y consenso, los cuales se determinaran por las diversas instancias de dirección de acuerdo a las condiciones políticas7. (p.14)

Al final pareciera que se impone un solo método, aquel que privilegia a grupos a sabiendas que ese proceso eleccionario si fuera el caso, está previsto con suficiente tiempo. Creo que es más fácil debatir con el pueblo y reconocerlos a pesar que pudiera estar equivocado. Aunque algunos preferimos equivocarnos con el pueblo que acertar solo.

En la práctica de la democracia interna, como se ha dicho, debe ser culturalmente acción viva, no debería estar dentro del debate sino acción natural del pueblo, en el partido, pero esta se ve afectada porque "nunca es el momento para la discusión", además de no haber espacios para tal fin "nos encontramos en otro momento coyuntural", "no es el momento" y así ha pasado 20 años y hemos visto traidores y apátridas que han sido impuestos por cooptación desde la dirección del Partido y sin debate interno en espacios claves en la revolución y luego desde el exterior son los más acérrimos opositores al proyecto bolivariano y al país.

De manera que la práctica de la democracia interna a veces es solo para elegir lo que ya han sido seleccionados, esto de la democracia participativa y protagónica debemos asumirla pero con una nueva categoría, la decisoria, porque ciertamente, participamos y protagonizamos en el día trascendental del proceso en los centros de votación pero no decidimos quienes van a los espacios a servir al pueblo. Esto aplica para cualquier momento de organización y de acción de poder del pueblo.

Por otra parte, ¿Para qué se asume el poder político?, ¿por qué debemos hacer la revolución? porque esta lleva consigo una carga social histórica que caracteriza muy bien al pueblo, como se indica:

La revolución es un cambio cultural que debe construirse todos los días en el seno del partido; individual y colectivamente; en nuestras prácticas sociales, valores y formas de relacionarnos con el pueblo; debe significar una ruptura radical con la forma de hacer política y los valores inherentes a la sociedad capitalista; debe aproximarnos al ideal del nuevo hombre y la nueva mujer plenos en sabiduría, bondad, solidaridad, igualdad, dignidad y coherencia8 (p.19)

Todos quienes militamos en la izquierda, prefiguramos un mundo mejor, más humano, nos permitimos soñar con un militante (dirigente) como lo que se ha expresado en el texto del Partido:

Las y los socialistas de Venezuela asumimos que la construcción de la nueva sociedad socialista requiere de militantes que con la sabiduría del pueblo, la experiencia, la formación científica y el compromiso de justicia e igualdad, desarrolle un pensamiento crítico constructivo y comprometido para despejar las incógnitas en la transición hacia el socialismo Igualmente reconocemos el valor de la autocrítica para ser capaces de aceptar la crítica y rectificar los propios errores9 (p.19)

Por toda esta carga emocional y social, se hace dificultoso las venideras elecciones, las razones políticas, ideológicas, económicas y sociales contra la burguesía y el imperialismo las tenemos, y son ampliamente conocidas, pero a lo interno para estimular al pueblo a que acuda masivamente debemos corregir algunas desviaciones, de manera que es impostergable una rectificación en torno a la selección y fachadas de la dirigencia aburguesada, así como de la práctica del gobierno en distinto niveles, estos necesariamente tienen que ser pueblo, entiéndase de pueblo aquel que toda su acción política va en favor de ese pueblo.

Los ojos de Latinoamérica brillan por las victorias de la revolución bolivariana, de manera que sobre nuestra patria se encuentra una responsabilidad histórica que trasciende las fronteras, porque cada victoria electoral implica una derrota moral al imperialismo y a los gobiernos títeres de esta región, y además es garante de instrumento de paz.

Por eso se debe asumir con humildad, la responsabilidad que toca en estos tiempos tan convulsionados, parte de la dirigencia debe deponer la actitudes mezquinas, personalistas y grupulescas, y aquellos que tratan de usarlas para hacerse de riquezas recuerden a Chávez; por lo tanto, se debe superponer el objetivo estratégico de la revolución bolivariana, dado que la única esperanza cierta para la humanidad es la construcción del socialismo, ya se ha demostrado, que es posible brindar a los pueblos como diría el padre Libertador "mayor suma de felicidad".

Finalmente, todo esto que se ha dejado en este artículo, lleva la intención de llamar a la reflexión, abrir el debate sano, por la nueva sociedad socialista y para que sea atendida algunas desviaciones, como militante estamos llamado a acompañar irreductiblemente este proceso, por la victoria popular y revolucionaria en las venideras elecciones, porque sabemos que esta es la vía y las revoluciones tienen sus propios métodos de autorregularse y radicalizarse, así como de poder redefinir el rumbo en un momento determinado, porque los que soñamos con un mondo entre iguales, por un mundo de paz, de solidaridad militante, de equilibrio como especie, debemos pujar para que los sueños no terminen y los que tienen la responsabilidad de dirección se parezcan cada vez más a la razón histórica de la revolución bolivariana.



















 

Referencias

1.- Castro Soteldo, Ministro del Poder Popular para la Agricultura y Tierras, Extracto del programa Cultivando Patria N° 99 Segmento 03, año 2018 [Documento Disponible, https://www.youtube.com/watch?v=bP4s8Ic84WA]

2.- Chávez Hugo, Acto con Diputados Electos, desde el Teatro Teresa Carreño, año 2010 [Documento Disponible https://www.youtube.com/watch?v=JjENoR23jI4]

3.- Libro Rojo del PSUV, año 2010 pág. 10

4.- Chávez Hugo, Líneas Estratégicas de Acción Política, año 2011 pág. 13

5.- Libro Rojo del PSUV, año 2010 pág. 12

6.- Chávez Hugo, Aló Presidente Número 278 desde Hato Callejas, Estado Barinas. 25/03/2007, Insurgente.org. Tu diario de izquierdas ¿Conciliación o radicalización? El ejemplo de Chávez, año 2007 [Documento Disponible, https://insurgente.org/mayra-soto-conciliacion-o-radicalizacion-el-ejemplo-de Chávez/]

7.- Libro Rojo del PSUV, año 2010 pág. 14

8.- Libro Rojo del PSUV, año 2010 pág. 19

9.- Libro Rojo del PSUV, año 2010 pág. 19

 

Profesor José Lui González R.

Correo: joseluisgonzalez064@gmail.com

Twitter. @jlenrevolucion

Defensor de los postulados del Socialismo Científico, Chavista, Antiimperialista y militante revolucionario… apasionado por los derechos de los pueblos...



Esta nota ha sido leída aproximadamente 525 veces.



José Luis González

Profesor. Defensor de los postulados del Socialismo Científico, Chavista, Antiimperialista y militante revolucionario… apasionado por los derechos de los pueblos...

 Joseluisgonzalez064@gmail.com      @jlenrevolucion

Visite el perfil de José Luis González R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Luis González R.

José Luis González R.

Más artículos de este autor


Notas relacionadas