Un vistazo al resultado electoral desde Cabimas

Cabimas es un vivo ejemplo del impacto negativo que han generado la
injerencia imperial, las sanciones, el bloqueo criminal y las acciones
golpistas contra nuestro país.

También es reflejo directo de la naturaleza organizativa centralizada
de las estructuras partidistas de ambos bandos y la fragilidad de lo
que conocemos teóricamente como alianza.

En más de una oportunidad les dije y creo haber dejado constancia por
escrito que habría partidos que tendrían al final más candidatos que
votos y que la abstención solo estimularía la polarización que hoy
vemos reflejada como la reedición de 2015 pero esta vez a favor del
PSV-GPP.

Siempre hemos reivindicado que la alianza debe pasar del dicho al
hecho por aquello de que "todo aquel que ayuda a ganar elecciones es
porque aspira ayudar a gobernar".

Hoy lo digo de otra manera, todo aquel que milita en alguna
organización política es porque aspira gobernar y esto nos lleva al
terreno de lo que es el concepto tan manoseado de alianza.

Siempre se hace patético la desproporcionalidad en recursos
propagandísticos, logísticos porque no existe voluntad de entender que
todos podemos estar unidos en lo fundamental que es la lucha contra el
coronavirus, la lucha contra el imperio y contra los grupos de
ultraderecha apátrida que con su acción u omisión facilitaron todo el
daño que se le hizo a nuestro país.

También porque es mentira que si la Asamblea Nacional Constituyente
con su Poder Constituyente Originario NO pudo contra el imperio, las
sanciones y el bloqueo, mucho menos lo podrá hacer una Asamblea
Nacional que no es reconocida por los paladines de la democracia que
violentan los derechos humanos en sus países de origen.

Pero veamos los números, por las matemáticas habla DIOS y entendamos
en que situación estamos y hacia dónde vamos:

Con un padrón electoral de más de 20 millones de electores y 10
millones 358 mil 505 que tiene el PSUV, obtuvo 3.899.500 votos.

Se habla de cerca de un 70% de abstención que no fue motivada por los
pronunciamientos de los gobiernos y organismos extranjeros, tampoco
por la convocatoria de la oposición golpista, así que pudiéramos decir
que si existe un 70% de abstención la oposición y el gobierno se
disputarían entre un 35 y un 40% de rechazo sumado al resultado
obtenido el pasado domingo 6 de diciembre.

Ahora veamos los números en Cabimas:

El padrón electoral de nuestra ciudad tiene 191.045 electores,
votaron: 54.389 y hubo una abstención de: 135.804.

El PSUV obtuvo: 35.192 en todas las instancias hay que sumarles la
votación obtenida de los partidos que integran el GPP.

Nótese que no estoy usando los porcentajes publicados por el CNE
porque los técnicos se refieren al 100% de la cantidad de votantes que
participaron sin incluir la abstención para tener claro los motivos.

Pudiéramos decir que la abstención tuvo múltiples factores: por un
lado la pandemia, el bloqueo y las sanciones que han afectado nuestra
cotidianidad y la capacidad de las familias para satisfacer las
necesidades existenciales, pero más allá de esta lógica esta la
pérdida de credibilidad y esperanza de un pueblo hacia su dirigencia
bien sea de izquierda o de derecha y un elemento histórico y
tradicional es que en todos los procesos electorales parlamentarios
baja la votación.

También genero impacto negativo la judializacion de la política como
lo es la detención ilegal de José Pinto, líder de los Tupamaro y las
decisiones del TSJ contra las autoridades de los partidos PPT, UPV,
TUPAMARO y otros que se refugiaron en la tarjeta del PCV para ser
postulados aunque también se desarrolló toda una campaña para
invisibilizar a los compañeros que siendo revolucionarios de toda la
vida, hoy son calificados de traidores.

El asunto es que el resultado del pasado domingo 6 de diciembre tiene
una sola lectura cuya interpretación la obtendrá quienes la vean desde
el punto de vista crítico y sin prejuicios porque los diputados
electos no podrán pasar los próximos cinco años que ganaron, en la
calle hay hambre y la imposición de la dolarización criminal amenaza
la paz y seguridad de nuestra nación.

También porque se avecinan nuevos eventos electorales como las
elecciones de gobernadores y elecciones municipales que, como de
costumbre, ya comenzó "el llueve y escampa".

Pero no olvidemos que, el gobierno entrega 6 millones de bolsas CLAP
mensual y que ya han entregado más de 3 millones de viviendas, que
toda la nómina del gobierno supera la cantidad de votos obtenidos por
el PSUV, esa debería ser la reflexión tanto en la izquierda y la
derecha para que dejemos de hablar gamelotes y celebrar victorias que
en lugar de alegrar crean un ambiente lúgubre.

¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 846 veces.



Edwin Martinez Espinoza

Secretario General PPT Cabimas, Zulia.

 edwinmartinezespinoza@gmail.com      @juanparao

Visite el perfil de Edwin Martinez Espinoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas