Educación, ideología y contexto

La Educación, la ideología y su contexto en la revolución bolivariana. Primera aproximación.

La curiosidad y el deseo por participar en un proceso de transformación verdadero, que implica cambio en la consciencia, nos invita a realizar distintos y necesarios análisis para la construcción de un discurso colectivo que permita identificar nuestros propios códigos y sistemas de valores para relacionarnos a plenitud en la vida social, más aun cuando se pretende que esta, la vida, sea cada vez más justa, más humana y amante de la paz.

Es entonces, donde la educación y la ideología alcanzan dimensiones superiores, por las implicaciones en la conformación del ser humano, y como estas impactan de manera determinante en la ruta y la vanguardia en la construcción de la sociedad nueva. No es de interés en este artículo, esbozar definiciones de tan importantes elementos en la vida social, sino más bien; pretender dejar una concepción que se aproxime a la importancia de estas para la construcción de un pensamiento emancipatorio en los pueblos y de cómo influye en la dinámica cultural para superar "el pensamiento abismal" que pretende mantener la racionalidad eurocéntrica en las condiciones de explotados y explotadores.

La educación y la ideología, es un binomio inseparable, en principio, el desarrollo de las sociedades se determina bajo una educación con una ideología bien definida, ya sea burguesa conservadora o revolucionaria transformadora. Cada sociedad se va desarrollando y transformando dentro de los principios ideológicos en las que esta se desenvuelve, en la educación burguesa, su ideología responde al más alto iteres del capital, de manera que la vida humana y el ambiente poseen poco valor, más allá de su utilización y explotación. Para Arteaga (2017), "Lo humano no puede legitimarse como fin y medio del criterio de la explotación"1.

La acción de la educación burguesa, está destinada para la aprehensión de la técnica y del conocimiento, para convertir un individuo en máquina calificada en áreas específicas, que responda a sus intereses como mano de obra barata y tecnificada, en la explotación de los medios de producción, en eso se ha develado la educación tecnocrática oligárquica, ciertamente; han alcanzado desarrollo técnico científico en muchas especialidades, convirtiéndose en Estados potencia, sin embargo; el deterioro moral y progresivo de los derechos sociales saltan a la vista y son deplorables, y ese conocimiento hecho cultura se hace contraproducente al ambiente y a la especie humana, sugiriendo que para el control de las sociedades colonizadas se debe disgregar, segmentar y parcelar el conocimiento, este es un principio indeclinable de esa educación. Para Correa (2019), "En términos de relaciones de poder, prácticamente todo lo que te presentan como "ciencia", es por ideología y en función de ciertos intereses…"2 Lo que en definitiva su educación tiene como fin el mantenimiento del poder de la clase dominante para perpetuar el sistema capitalista mundial.

Ahora bien, en las revoluciones; se van desencadenando los procesos ideológicos, que sugiere debe incidir en la educación para que se convierta en el instrumento pacífico de cambio y transformación del individuo, a un ser capaz de reconocer las virtudes humanas para una sociedad de iguales. De acuerdo a González (2019), "La ideología es un entramado psicológico, cognoscente del individuo el cual incide en la conducta dentro de su concepción de la vida, de acuerdo a sus principios éticos políticos obtenido o forjado en la sociedad a la cual configura y/o pertenece"3 esto no indica que la ideología se va constituyendo en el individuo a partir de la cultura social que prevalece y sus códigos se van estructurando en el cuerpo social. es allí, entonces, donde la educación adquiere mayor relevancia, porque de ella depende que el proceso de ideologizar en un pensamiento liberador para una sociedad socialista se desarrolle y alcance estadio superior, provocando la remoción de esquemas y paradigmas dominantes, desde la perspectiva de González (2019), "La educación es un instrumento socializador ideologizante de transformación de la consciencia producto del conocimiento o saberes práctico, científico y técnico, arraiga los valores más nobles de la humanidad al servicio de la sociedad o los convierte a favor de los explotadores"4 es allí, donde más allá de la técnica que por supuesto es necesaria, es donde adquiere la educación el sentido histórico de liberación.

En la educación, esa para la liberación, que prefigura la emancipación de los pueblos, no es un mero hecho individual, del cual el ser humano se le garantiza según sus posibilidades el acceso, sino más bien, es un hecho colectivo, y se convierte en un derecho social fundamental, lo que implica garantizar igualdad no solo de oportunidades sino de condiciones y posibilidades para que se desarrolle a plenitud, pero además; se convierte en un deber colectivo, porque cada individuo que esté en un proceso educativo y de formación, tributa a la elevación del espíritu y cuerpo social respondiendo a los requerimientos ideológicos, morales y prácticos de la sociedad y este es la verdadera razón histórica.

Si esto es así, ¿cuál ha sido la dificultad presente? En nuestra opinión, existen varios factores, pareciera que líneas pedagógicas que se han desarrollado se imponen verticalmente sin el concurso y participación del pueblo educador, Estas líneas impuestas hacen que el sistema educativo vaya respondiendo a los requerimientos que le son direccionados, quizás con fines administrativos y no a sus propias necesidades circundante, ya sea en lo educativo, productivo, social, administrativos, investigativo, científico, técnico tecnológico, en fin, donde se reconozca la necesidad y sus condiciones locales particulares que le son propias, para que luego se conviertan en políticas educativas que orienten el proceso, de lo que se trata; es que se pueda imbricar los saberes populares y sus urgencias con las orientaciones educativas nacionales, para que en una simbiosis pueda parir los cimientos de la sociedad poscapitalista. Si se cree en el poder popular, entonces dejemos que sea el pueblo quien explore con su creatividad sus propios métodos de llevar a cabo el hecho educativo, y en sus desafíos poder superarlos por sus propios medios, adaptando este contexto multimodal para la prosecución de uno de los derechos sociales fundamentales que significa el soporte ideológico de la revolución bolivariana.

En una educación que ha tratado en este hemisferio liberar al pueblo como es el caso venezolano, la educación que se ha diseñado, es para que el pueblo se apropie y se libere, el tema es; que el proceso socioeducativo se da en un contexto cambiante en sus propias realidades, como se ha dicho, esa carga ideológica política que conlleva la educación debe emerger hecho praxis desde el seno del pueblo, por un lado el objetivo trascendente de liberación popular y colectiva, a través de los códigos ideológicos establecidos y desarrollados por los pueblos en un proceso dinámico que van desencadenándose de acuerdo a su tejido social, y por el otro, las realidades ideológicas educativas que van gestándose desde la base del pueblo, es entonces que de acuerdo a este criterio, la educación debe analizarse desde estas dos perspectivas unificadas, la colectividad base, de como esta se va enraizando y estableciendo cultural y sociológicamente en el pueblo y como desde el punto de vista ontológico, esta imprime el carácter y los valores ideológicos del sistema social en construcción haciéndolo individuo-colectivo, y por otro lado, la política marco nacional que infiere las grandes tareas que propone el más alto interés de la especie humana para enmarcar el proyecto estratégico histórico.

Nos decía Mészáros (2009), "cada individuo edifica un sistema de ideas a partir de las experiencias del mundo, de la observación y la reflexión que esta conlleva"5 si eso es así, esta afirmación no invita a ceñirnos en que la educación debe formar al individuo para que constituya un sistema de valores y de ideas, y edifique en sus códigos ideológicos el sistema social y político que respondan a esa realidad, es decir al socialismo bolivariano, ahora bien; debe reflejarse ese sistemas de valores en la cotidianidad, para que se vuelva culturalmente aceptable, esto implica además que la dinámica político, social y económica de quienes conducen la vida social del país, de los aparatos del estado deben ser ejemplos de ello para que el pueblo se vea referenciado.

Por lo tanto, no puede dejarse que actores privatizadores de la educación y otros agentes reformistas internos y externos, que son nocivos al organismo del sistema en la sociedad, actúen libremente, porque en definitiva ella está ideologizada, sería una dicotomía y una contradicción que este tipo de espacios educativos (el sistema educativo) con estos actores respondan al interés de la sociedad en cimentación y mucho menos abonar al objetivo estratégico de la revolución bolivariana, como la de alcanzar colectivamente en igualdad de condiciones y de oportunidades el acceso de los derechos fundamentales y bienes que garanticen mayor calidad de la vida humana. Referenciando a Hoyos Vásquez, Arteaga (2017), india que "Todo el aparato orgánico de la educación, deba esforzarse en adelantarse críticamente al paradigma de la razón monológica y reflexiva que ostenta la pasividad o la docilidad como ejemplos de una conciencia y de una subjetividad carente de cultura política"6.

Por ello los procesos socioeducativos, además de mantener una clara carga ideológica, pueden ser contextualizadores y contextualizados, para que se pueda reconocer las características particulares de la colectividad, y el pueblo se vea reflejado en esa educación, y; que la educación a su vez identifique y caracterice a ese individuo-colectivo, en ese binomio extraordinario, se pueda hacer acción y teoría educativa. Como no valorar, los esfuerzos realizados en la cultura estos años de revolución, (la música, la poesía, el teatro, el sistema de orquestas…) actos y puestas de escenas culturales en instituciones, pero quisiéramos que no se limitaran tan solo a las de los espectáculos, sino que estuvieran cargado de alto contenido ideológico, declarar aquí una infidencia: ver puestas de escenas para una reflexión profunda con las canción necesaria del cantor del pueblo Alí Primera por ejemplo… eso nos dice de qué forma va permeando la ideología en el ser humano hecho acto pedagógico.

Es entonces que podemos ir alcanzado un pensamiento descolonizado y descolonizador. Como aporte para la discusión desde la perspectiva psicológica, la conciencia y la mente son las que dan forma al mundo material, natural de existencia en el plano físico, pero estas para poder causar efecto de modificación estará necesariamente constituida por los ethos revolucionarios a través de la educación, por ello; es concluyente aproximarnos en la necesaria y determinante acto social modelador del hombre, de la mujer como expresión del género humano. Es entonces, donde el individuo para hacerse colectivo y con deber social, debe ser reconocido en su esencia humana particular como parte de una porción de ese tejido social, algo así como "el ser y no ser" que se pueden diferenciar pero forma parte del todo y de lo mismo.

Finalmente, si se pretende constituir un sistema socialista en este tiempo, entonces la educación debe responder con sus medios ideológicos y valores a ese sistema, no basta con que sea decretado lo principios, las líneas, las normas, los contenidos programáticos, que igual deben estar presente en un sistema educativo, para la formación del individuo en el ser social y colectivo, sino que esa ideología impregnada con esa carga cultural, espiritual, educativa se debe ir gestando desde el seno del pueblo, de las comunidades, de la familia, como un proceso de generación de ese contexto ideológico.

El contexto actual, ciertamente impone que sea multimodal, inter y transdisciplinarios, para que se pueda lograr los objetivos, no solo por la necesidad de la conexión en ausencia de la presencia física, sino; por la utilización de herramientas técnicas tecnológicas que permiten desarrollan la creatividad y formas cognitivas innovadoras, pero además promueve la potenciación de las capacidades intelectuales y en algunos casos se diría el desarrollo de las inteligencias, en lo concreto, seria maximizar las capacidades del ser humano en diferentes áreas, es decir; la integralidad de los saberes para la vida plena, para que pueda alcanzar niveles superiores en formación y propicie un técnica para la elevación de la calidad y el desarrollo de la vida humana.

 

REFERENCIAS CITADAS

1.- Arteaga Yesid Niño, Ecología de Saberes y Pedagogía: Una Crítica Sociocultural Frente a la Crisis Capitalista en Latinoamérica. Año 2017 pág. 147

2.- Filmus D. y Rosso L. Las Sendas Abiertas de América Latina. Noviembre 2019, pág. 273.

3.- González R. José Luis, Estrategia para la formación política-ideológica emancipatoria del educador en la construcción del socialismo bolivariano, año 2019, pág. 32 Ideologia

4.- González R. José Luis, Estrategia para la formación política-ideológica emancipatoria del educador en la construcción del socialismo bolivariano, año 2019, pág. 36 Educación

5.- Mészáros Istvan, El Desafió y la Carga del Tiempo Histórico. Julio 2008 pág. 307

6.- Arteaga Yesid Niño, Ecología de Saberes y Pedagogía: Una Crítica Sociocultural Frente a la Crisis Capitalista en Latinoamérica. Año 2017 pág. 150

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 305 veces.



José Luis González R.

Profesor. Defensor de los postulados del Socialismo Científico, Chavista, Antiimperialista y militante revolucionario… apasionado por los derechos de los pueblos...

 Joseluisgonzalez064@gmail.com      @jlenrevolucion

Visite el perfil de José Luis González R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Luis González R.

José Luis González R.

Más artículos de este autor