¿La Dictadura de Maduro?

En Venezuela existen una serie de casos que nos llevan a determinar que realmente nos encontramos viviendo dentro de una dictadura. Esto lo afirmamos a partir de los términos o apreciaciones que hacía el ilustre maestro uruguayo Eduardo Galeano, cuando señalaba lo referente a que mucha gente acepta el punto de vista único, el punto de vista de los amos del mundo, por eso viven en un mundo al revés.

Buscaremos clarificar cómo una manada de “ilustres”, representantes de partidos políticos, autoridades universitarias y miembros de Organizaciones no gubernamentales; aparentes defensores de la democracia, parlanchines incontenibles y críticos de “la dictadura”, representan un poder, el cual no quieren cambiar, pues es el poder de los poderosos, de los amos del mundo.

Tenemos algunos ejemplos, pero centraremos nuestra atención en seis, anotando que otros siguen en una verdadera dictadura no lo saben y no lo quieren asumir. Son los seguidores de Trump quienes claman para que invadan el país, ya que “Venezuela pertenece a Estados Unidos, de ahí que toda acción contra el país está justificada”, palabras de Bolton en su libro aun sin publicar.

Primero Justicia. Partido estructurado el 3 de marzo de 2000, con dinero mal habido y con representantes de Tradición Familia y Propiedad. Henrique Capriles, Julio Borges, Leopoldo López. En esta franquicia no existen elecciones internas, los dueños, lo son desde hace más de 20 años.

Julio Borges es el Presidente y Coordinador Nacional, destaca que la democracia es para afuera; dentro de la organización, la cual declaran de tendencia “Socialismo Democrático”, el presidente es de por vida, de eso se encarga el prófugo Julio Borges, no hay elecciones de ningún tipo. Su dirigencia llama por una invasión.

Importante destacar que en estos días el Tribunal Supremo de Justicia, ante la serie de problemas y querellas internas, dentro de dicha franquicia; ha decidido que el diputado José Brito sea el nuevo jefe de la organización. Como vemos la dictadura del partido y su liliputiense tirano Borges, impidió todo tipo de participación, lo que conllevó a que algunos militantes se rebelaran y de ahí esta decisión.

Voluntad Popular. Esta nueva franquicia, aparece el 5 de diciembre de 2009, de manos de Leopoldo López, con aliados como Emilio Graterol. El presidente y dueño, Leopoldo López junto a su carnal Lilian Tintori, son parte de una camada de vividores y traidores a la patria. Vienen de primero justicia y es considerada una organización terrorista, la cual exige que vengan los marines y sus aliados el cartel de Lima.

Es una organización donde impera el poder de una sola persona, con once años mandando, quien exija cambios simplemente está fuera. Su falsa osadía y mentira permanente, lo ha llevado a la cárcel y ahora se declara asilado político, ante la delegación de España. Está inhabilitado para ejercer cargo de elección popular y tiene una condena de 13 años 9 meses 17 días y 12 horas.

Vente Venezuela. Fundada el 24 de mayo de 2012, por su dueña y presidenta María Machado. Aquí no hay elección de nada, todo lo decide la doña. Es una franquicia terrorista, que implora por una invasión a Venezuela. Clama para que la Organización de Estados Americanos, lo que conocemos como la OEA, tome en consideración el caduco Tratado de Asistencia Recíproca, para que las fuerzas del mal invadan al país. Se vanagloria de conocer unos artículos de nuestra Constitución, la CRBV, por ello llama a aplicar el artículo 187 numeral 11, donde se señala:

Artículo 187. “Corresponde a la Asamblea Nacional:

11. Autorizar el empleo de misiones militares venezolanas en el exterior o extranjeras en el país”.

Un conocedor de leyes, una persona medianamente estudiada, un ser racional y con criterio, sabe o entiende lo que está allí escrito: una misión sería 5 a 8 personas. No se entiende como la doña llama a aplicar este artículo, razonando y exigiendo que allí se interpreta que puede servir para una invasión de militares mercenarios, gringos asesinos y de otros países, que pueden venir a “salvar la patria de la dictadura de Maduro”. Como se observa nadie le discute a la doña.

Cecilia García Arocha. Esta odontóloga es la rectora de la Universidad Central, ocupó el cargo de Secretaria de la UCV en el lapso 2004 al 2008. Desde el 2008 es la Rectora de la ilustre UCV.

Ha sido señalada como lo más nefasto que ha pasado por la UCV. No llama a elecciones, se burla de las leyes, tiene represado dinero de la UCV en diferentes paraísos fiscales. Su ambición la ha llevado a crear una universidad en Panamá.

Forma parte de organizaciones que claman por una invasión a Venezuela, clama por “democracia” de papel ya que es una tirana que acabará con la UCV “la casa que vence las sombras”.

Mario Bonucci Rossini. Este Rector rige la Universidad de los Andes desde hace más de 12 años. Es un verdadero comerciante que compra terrenos con dinero de la universidad y se los apropia.

Su gestión se caracteriza por la tiranía y el desprecio hacia el mundo académico. No hay derechos reconocidos menos el de las elecciones, como déspota y vividor ha llevado a la ULA a un cierre técnico. Son muchos los profesores que han sido humillados y miles los estudiantes que han abandonado sus estudios. Este sujeto Bunucci pasará a la historia de la ULA como lo más triste y lamentable que nunca le puede pasar a una universidad verdadera.

Liliana Ortega. Es una abogada que registró una ONG, en los meses del caracazo, Comité de Familiares de las Víctimas (COFAVIC), es su dueña absoluta, desde hace como 30 años. Aquí se lucha por los derechos humanos, cuando ella lo determine, de modo que nada de elecciones internas, nada de cambios, nada de nuevas autoridades. Mucho menos cuestionar a Trump o la OEA.

Hizo un verdadero negocio en los años iniciales del gobierno de Chávez, sería bueno determinar cuánto dinero ganó con las víctimas. De paso no repartió nada, de ese lucrativo negocio, con el bachiller Ochoíta y su pana Silva, dos de sus grandes amigos, aparentes defensores de derechos humanos, en los años de CAP II.

Podríamos anotar otros déspotas, otros traidores a la patria, que viven cuestionando “la dictadura de Maduro”, argumentando que viola derechos de todo tipo y se jactan de clamar por democracia y mayor participación popular, pero manejan a su antojo las áreas donde se encuentran. Como dice el dicho “luz para la calle oscuridad en la casa”.

Estas personas, sujetos que trafican con la verdad, son defensores a todo nivel de un sujeto que nombran Guaidó, un diputado por el estado la Guaira, quien es manejado por Trump y su banda. Así lo señala John Bolton, en su libro, “La Sala en la que Sucedió” el asesor que motivó al gobierno estadounidense para apoyar a Juan Guaidó como presidente interino de la República, cuando el presidente Trump no quería inmiscuirse en los asuntos de Venezuela. “Trump también decía periódicamente que quería reunirse con Maduro para resolver todos nuestros problemas con Venezuela, lo que ni Pompeo ni yo considerábamos una buena idea”.

Agrega Bolton, que “el dignatario norteamericano no es apto para ser presidente. No tiene la competencia para llevar a cabo el trabajo”. Sin embargo, este es el ídolo y máximo representante, de los “ilustres” que hemos nombrado, quienes insisten en llamar dictadura a Venezuela y claman por una invasión humanitaria.

Es evidente que Venezuela sufre, pero día a día, el pueblo se radicaliza y hoy hay mayor conciencia y preparación para combatir y resistir un ataque de mercenarios y de figurines como los que hemos estudiado.

La patria de Bolívar y Chávez continuará su camino, entendiendo que es difícil, pero es el camino, como bien lo señaló el Comandante Chimiro. Seguiremos descubriendo los traidores, los estafadores y mantendremos nuestra predica que el Socialismo es la única posibilidad real de salvar la Humanidad.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2039 veces.



Asdrubal F. Márquez C.


Visite el perfil de Asdrubal F. Márquez C. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Asdrubal F. Márquez C.

Asdrubal F. Márquez C.

Más artículos de este autor