Si no van los referéndum, pudiera fracasar la Revolución

Si comparamos el comportamiento de nuestros máximos dirigentes en las regiones, con el nivel de apoyo recibido por el Presidente en las últimas elecciones, valoraríamos los resultados obtenidos, mucho más de lo que lo hacemos. Y nos resultara increíble, el hecho de que a pesar de que muchos gobiernos regionales no son bien acogidos por sus electores, ese rechazo no se haya reflejado y si se reflejó fue muy poco, en las elecciones presidenciales recientes.

Es evidente que las formas de gobierno del pasado siguen siendo empleadas por muchos de nuestros funcionarios, y por ser estas formas las causantes del descalabro de nuestro país, nuestra gente que cada día está más despierta, se ve en el compromiso de rechazar estas prácticas que contrarían de forma directa, las ideas y los hechos que plantean nuevos métodos, nueva moral y sobre todo un gobierno del pueblo y ahora realmente para el pueblo.

A estos funcionarios, se les ha hecho muy, pero muy difícil, pasar del discurso a los hechos, manteniendo la coherencia del caso, por ello no se compaginan sus palabras con lo que terminan haciendo, razón por la cual terminan siendo rechazados por la gente que votó por ellos, en una primera oportunidad.

Los principios de nuestra revolución, que diariamente son comentados y orientados por el Presidente, son tomados por éstos para relajo. Los conceptos nacidos o tomados por esta revolución, como son; democracia participativa, contraloría social, socialismo, ruptura con el pasado, surgimiento de la nueva moral, entre otros, desde los inicios, los usan de una forma muy deportiva.

Pero lo más lamentable y que resulta condenable, es la violación constante de los trámites administrativos y el uso de los recursos del pueblo de forma indiscriminada y descarada. Situación que es percibida por el pueblo, con solo recorrer las calles. Funcionarios que ganan una cantidad de dinero, pero disponen de bienes que no están en capacidad de soportar ni en 1000 años. Y no solo se han enriquecido de forma increíble, sino que se lo restriegan al pueblo en su cara. Esto arponea de forma determinante, las iniciativas que propugnan una nueva sociedad, una nueva conciencia y sobre todo una moral revolucionaria.

Estos son algunos de los males que entorpecen el hecho, de que nuestra revolución sea una realidad y son las cosas a las que nuestro pueblo, viene mostrándole los dientes, porque son elementos que desvirtúan todo lo que se viene planteando.

Cada vez que Hugo Chávez llega a una región, los asistentes al acto le hacen saber del comportamiento de sus funcionarios. Si es un delincuente vestido de rojo, es enterado de dicha situación.

Durante algunos años se le venía diciendo al pueblo, que si se denunciaba públicamente a estos seudo revolucionario, se estaría afectando a Chávez. Luego se decía que había que tener cuidado por encontrarnos cerca de unas elecciones presidenciales. Que todo lo que se quisiera hacer debía realizarse luego del proceso electoral.

Hay mucha gente realmente comprometida con esta revolución, que entiende qué es lo que viene ocurriendo y que son elementos impulsadores en sus espacios, de este proceso, que esperaban con ansias, el transcurrir del día 3 de diciembre. Creían como creemos muchos, que luego de ese día, debía imponerse realmente la limpieza de esta revolución. Haciendo uso en última instancia de los referéndum revocatorios, como elementos depuradores. Ya que hay funcionarios que por el solo hecho de haberse enriquecido ilícitamente, les debe corresponder un espacio en cualquiera de las cárceles de este país.

El chantaje que creíamos moriría este pasado 3 de diciembre, al parecer pretende perpetuarse en el tiempo. Lo cual avizora, de ser esto una realidad, el colapso de esta revolución. Ya que una de las causas por las cuales Hugo Chávez no recibió una mayor votación, a pesar de todo lo que ha hecho por este país, fue por la percepción que tienen algunos, de que Chávez protege y sostiene algunos malandros en las regiones. Y como es de entenderse, esta percepción desmoraliza a muchos compatriotas.

Los runrunes sobre la activación de un referéndum recorren todos los rincones del país. Al parecer la dirigencia de esta revolución se debate entre negociar a quién se le aplica y a quién no o dejar esa decisión en la gente. Ya uno de los jefes de un partido “aliado” expresó que si se le aplicaba el referéndum a uno de los suyos, ellos harían lo propio con los demás. Otro dijo que no se había autorizado a nadie a aplicar referéndum. Nos encontramos en un momento decisivo para nuestra revolución, debemos decidir entre avanzar o retroceder. Lo bueno es que la gran mayoría de los venezolanos apuestan porque avancemos.

Si evaluamos las declaraciones de algunos voceros de nuestros partidos, lo que se percibe es el querer mantener cada quien su feudo a costa de lo que sea. Ningún partido habla de evaluar seriamente a sus cuadros en las regiones y sancionarlos en caso de incurrir en errores, todo lo contrario, simplemente exigen la permanencia de éstos, sean delincuentes o no, por la razón de que el partido tal, “aportó” tanto votos para la reelección del Presidente.

Con esta falsa moral, no vamos a llegar a ningún lado. Con los negoceos putrefactos, en las alturas, estamos sentenciando la muerte de lo que se viene construyendo. Es hora de que se deje avanzar al proceso, que valla moliendo lo que no sirve. No es la primera vez que esto ocurre, son muchos los que han quedado atrás, debemos continuar con el curso que indican las revoluciones.

Chávez se relegitimó en un referéndum, Chávez que es la única persona que pudiéramos considerar, en estos momentos, como indispensable para este proceso. Ahora, si lo hizo Chávez, ¿porque hay intocables?, ¿quien los hizo intocables? Lo que se debería estar pensando, es que si estos funcionarios son buenos dirigentes, van a salir fortalecidos de un posible referéndum, como salió Chávez. Pero como se sabe que muchos de ellos deberían estar en la cárcel, entonces recurren al negocéo y al chantaje. Los referéndums deben ir, porque representan las válvulas de escape del pueblo. Si las obstruimos, como vienen haciendo alguno, en los medios de comunicación, pudiéramos estar decretando nuestra implosión como alternativa para nuestro pueblo, Latinoamérica y el mundo. Decía Simón Bolívar; “MORAL y luces, son nuestras primeras necesidades”.

(*)Lcdo.

PEDRO.G.FIGUEROA@GMAIL.COM


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1782 veces.



Pedro Figueroa(*)


Visite el perfil de Pedro Figueroa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a28411.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO