La administración pública y capitalismo

Alquimia Política

Fuente: Instituto Universitario Veracruzano, IUV, 2011.


El significado de lo que es administración pública en el siglo XXI, parte de una variedad de opiniones que los muestran como las acciones que prestan un servicio de atención a la sociedad por parte del Estado y por ende es la estructura que va desde el más alto jerarca hasta los de menos jerarquía, visualizando el todo como una organización de personas que tienen la misión de atender a la colectividad en sus planes y proyecto para su debida y pronta solución. A juicio de Evangelina Pérez Aramburu (2011, en su ensayo "La administración pública en el estado moderno: Enfoques teóricos para el análisis de la administración pública", de la Universidad Nacional de La Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación), expresa que la administración pública, desde el ámbito jurídico-institucional, muestra como características que es una actividad equivalente a la de gobierno, puesto comprende todas las actividades para el funcionamiento del Estado; como actividad subordinada a la de gobierno, supone que la actividad gubernativa consiste en fijar las grandes directrices de la orientación política, mediante la gestión de asuntos que afectan los intereses vitales de la comunidad; como actividad del Poder Ejecutivo, administra el órgano ejecutivo como un estamento supra-gerencial, desde donde emanan las decisiones que inciden en el colectivo; como actividad Estatal que tiene en miras el funcionamiento de los servicios públicos, no es la única actividad de la administración pública, y fuera del mismo hay un amplio margen para el desarrollo de la actividad administrativa; según el contenido de los actos de la actividad del Estado, sostiene que las funciones Estatales deben diferenciarse por el contenido de los actos con prescindencia de los órganos que emanan; como actividad de órganos ejecutivos dependientes, asume las funciones del complejo orgánico regido por relaciones de dependencia que se revelan en el derecho del superior de dar órdenes y en el deber del inferior de obedecerlas; como actividad del Estado que debe ejercerse dentro del orden jurídico y de acuerdo con los fines de la ley; no es válido proclamar principios administrativos "universales" cuando las esferas pública y privada tienen distintas competencias y por lo tanto generan diversas formas de gestión, procedimientos y ejecución, además, la proclamación de principios administrativos estaría desdeñando el significado de la sociedad y el Estado modernos. Las tareas de la administración pública se explican dentro de la complejidad de la sociedad moderna.

A grandes rasgos, la administración pública se comporta como una institución más humana y humanizada de la sociedad moderna, pero es la menos estudiada en esta lógica. Se ha vaciado casi siempre de su contenido social, público y político. Predomina en ella la visión introspectiva de los procesos. Lo que corresponde a su vida útil, necesaria y creativa pasa a un segundo plano para dar preferencia a lo que se denomina el papel práctico del conocimiento de la acción efectiva del Gobierno de los Estados, o Gobernanza en los Estados Moderno Nacional.

Pero en el plano de la realidad situacional de Latinoamérica, la administración pública no ha cumplido con ese rol descrito, el cual tendría que ejercer funciones de apoyo para concretar metas de responsabilidad al aparato burocrático, permitiendo que el funcionariado organizara una jerarquía de mando que haga posible fortalecer la lucha contra la corrupción administrativa que es el grave problema para generar lazos de confianza entre la sociedad y los agentes del Estado.

En este sentido, el capitalismo, que aparece a finales de la edad media y cuyo surgimiento se debe al afianzamiento de la economía de los países, donde se destaca que la burguesía no es solamente una clase privilegiada de este sistema de relaciones humanas y laborales. El capitalismo tiene que ver con un capital con riqueza, dentro del capitalismo se destaca el capitalismo popular y que este como sistema político busca generar riqueza para lo cual debe estar bien repartida dando a todos los ciudadanos la posibilidad de forjar su capital.

El nuevo orden mundial le ha dado al capitalismo un refrescamiento, a través de brindar apertura a varios sectores de la sociedad, produciendo un capitalismo popular que no es un sistema económico como debería ser el interés máximo del capital, sino un sistema social donde queda por asentado que las bases sociales garantizan la legitimidad de un Gobierno que utiliza el capital ya sea para producir satisfacción colectiva o para enriquecer a pequeños grupos adeptos a los ostentadores del poder de turno.

El capitalismo moderno parte de los principios de acceso popular, el cual tiene que ver con la producción ya que esta viene creando futuro es por esto que el estado debe garantizar permitiéndole a la persona tengan eficiente riqueza; y deficiente en lo que corresponde a la creación de condiciones especiales para el fortalecimiento del manejo de los modos de producción, a través de leyes normas e instituciones a fin de garantizar una efectiva libertad económica para todos.

Con la aparición del capitalismo se empieza a delinear el termino imperialismo el cual comprende factores políticos y entre estos factores está el nacionalismo, el colonialismo y el militarismo, el factor económico está la concentración industrial y financiera, la búsqueda de nuevo mercado ultramarinos para la colocación de la producción masiva industrializada, obtención de puentes de abastecimiento de las nuevas materias primas y la exportación de capital factores ideológicos los motivos religiosos la misión civilizadora.

A grandes rasgos, el capitalismo del Estado es el que debemos colocar dentro de un determinado marco que aún hoy no sabemos cómo hacer, pero depende de nosotros como será este capitalismo de estado. Debe haber el suficiente poder político, absolutamente suficiente a nuestra disposición y para esto existe suficiente medios económicos pero en este país Venezuela es insuficientemente la capitación de esa vanguardia de la clase obrera que está llamada a administrar directamente, a determinar, a deslindar los limites, a subordinar y no hacer subordinado. Para esto solo hace falta capacitación cosa que no tenemos los venezolano, no se tiene porque se desconoce que el tanto proletariado como la vanguardia posee un poder político absolutamente suficiente y al lado de éste existe el capitalismo del estado.

Al hacer un análisis comparativo de la administración pública sobre el capitalismo podemos afirmar que, sobre todo en la experiencia venezolana, está inmersa en una aguda crisis y no solamente de la política. El capitalismo popular ha buscado promover los derechos de la justicias a la salud y a la educación a su vez propone que se debe garantizar un adecuado acceso a los servicios para el cuidado de la salud Otro derecho indelegable es la educación pues en la Constitución Bolivariana de Venezuela (1999), dice en su artículo 103, que toda persona tiene derecho a una educación integral de calidad permanente en igualdades de condiciones y oportunidades sin más limitaciones que las derivadas de sus actitudes, vocación y aspiraciones. La educación es obligatoria en todos sus niveles desde el maternal hasta el nivel medio diversificado la impartida en las instituciones del Estado, es gratuita hasta el pregrado universitario. El Estado venezolano está en el deber de poner en ejecútese las inversiones en obras que son de gran utilidad al país como la construcción de carreta hasta el más último rincón de nuestra geografía; por otro lado debe llevar el ultimo acueducto a todas parte done se garantice con bastante eficiencia el preciado líquido a los ciudadano, por otro lado las construcción relacionadas con obras públicas: construcción de Escuelas, Liceos, Hospitales, Ambulatorios, Iglesia, Plazas, Casas de culturas y otra de carácter oficial. Pues el estado venezolano está en el deber de esas inversiones que son provechosas accesibles por todos los venezolanos incrementando la misma el nivel de vida de la ciudadanía. Pues si el Estado venezolano sabe utilizar con buenos propósitos los impuestos en inversiones públicas que nos benefician a todos, entonces el estado está contribuyendo con una verdadera democracia donde su capital es invertido como debe ser y no que se use a otro destino pues esto sería malversación de fondos.

A grandes rasgos, es necesario promover el acceso de todos los trabajadores al capital de la empresa, pues el capitalismo popular propone que el estado se debe ver obligado a efectuar actividades que en este caso que el estado esta incapacidad para realizarlo. El impulso de esta actividad económica es obligatoriedad del estado ya que es importante que se realicen estas actividades a través de empresas públicas garantizando así a los trabajadores el acceso a la propiedad. El estado promoviendo este tipo de actividad participa así una verdadera democracia.

Analizando los principios del capitalismo en unos de esos principios aparece que es el Estado el responsable de crear todas las condiciones, a través de las leyes, teniendo la idea de acceso de toda la ciudadanía que brindaría a las actividades productivas un rigor que a través de la administración pública pueda gestionado con un alto criterio de eficiencia y trabajo en equipo. El problema es que la cortina de la corrupción hoy limita el movimiento y la legitimidad de la administración pública, la ha circunscrito a un aparato deficiente, inoperativo, obstáculo del engranaje natural de diálogo y supervivencia de las relaciones humanas en tiempos de internet y redes sociales digitales. Aún es necesario seguir construyendo una nueva teoría de la administración pública que la lleve de modelos centralizados y descentralizados, a una descentralización multicéntrica que la proyecte en un escenario de equilibrio, transparencia y valores en la conquista de una sociedad libre e independiente de los esquemas globales impuestos por los grandes consorcios y Estados desarrollados del siglo XXI.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1178 veces.



Ramón Eduardo Azócar Añez

Doctor en Ciencias de la Educación/Politólogo/ Planificador. Docente Universitario, Conferencista y Asesor en Políticas Públicas y Planificación (Consejo Legislativo del Estado Portuguesa, Alcaldías de Guanare, Ospino y San Genaro de Boconoito).

 azocarramon1968@gmail.com

Visite el perfil de Ramón Eduardo Azócar Añez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a277306.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO