¿Para qué la Constituyente?

Creer que el drama venezolano se reduce a un Maduro "tirano" y una "democracia impoluta" es de bajo vuelo, además de denotar un idiotismo senil en lo político o periodístico. El drama y sus dilemas son más hondos.

Una prueba de ello es la respuesta internacional de Estados Unidos y sus gobiernos aliados a los resultados electorales del 30 de julio que dieron legalidad y legitimidad a la Asamblea Constituyente, instalada sin violencia el pasado viernes 4 de agosto en el mismo edificio donde sesiona el parlamento opositor.

Una aspecto del dilema es que si fracasara la Asamblea Constituyente, el gobierno de Estados Unidos potenciaría su actual proceso de recolonización sobre los hombros de Santos, Almagro, Temer, Kusinski, Macri, la OEA, la SIP y los organismos financieros que convirtieron nuestras economías en casinos burdelarios, como advirtió Noam Chomski recientemente.

El chavismo es la fuerza que defiende el último bastión contra esa avanzada imperial. Para impedirlo, la Asamblea Constituyente deberá asumir todos los poderes y convertirse en soberana, como fuera allende los tiempos para Cronwel y Robespierre, cuando trataban de saltar del oscuro medioevo a la modernidad. Sin la condición de soberanía total, la Constituyente se vaciará de potencia transformadora y disolvería en discursos su capacidad salvadora en medio del drama.

Nicolás Maduro deberá saltar de los titulares de sus diarios enemigos a la hidalguía del estadista, deponiendo su propia investidura, como lo hizo Hugo Chávez en junio de 1999, en el poder soberano de la Asamblea Constituyente, que lo ratificará o no para la tarea histórica y le brindará la opción de concluir su protagonismo en la saga bolivariana, sobre el carruaje de la magna historia, y no bajo el estiercol periodístico nauseabundo de sus enemigos dentro y fuera del país. La Presidenta de la Constituyente, Delcy Rodríguez, señaló que esta Asamblea es "la obra máxima de nuestro presidente". Si tuviera que finalizar su mandato con ese título sería un mérito intocable. O lo contrario: podría prolongar con nuevos aires su mandato hasta diciembre de 2019. En ambos casos sería relegitimado y sacaría de la boca de quienes lo adversan y combaten, el falso argumento de su condena moral.

El mismo poder soberano de la Constituyente instituida y estatuida deberá resolver sobre el Mandato dejado por Chávez al gobierno heredero de Maduro, aquella aciaga noche del 27 de octubre de 2012, cuando le encargó "Te lo encargo Nicolás, como si fuera mi propia vida", rogó, la construcción de un Estado Comunal para barrer las basuras del Estado rentista de la IV República.

El Estado Comunal no sería el socialismo, sino un camino diagonal a ese objetivo, desde la incuestionable legitimidad democrática de una Constituyente originaria y soberana, capaz de actuar para superar el marasmo en el que hundieron al país los sigilosos poderes fácticos del comercio, las finanzas, el Dólar Today y la propia acción derrochadora de la burocracia estatal.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 740 veces.



Modesto Emilio Guerrero

Periodista venezolano radicado en Argentina. Autor del libro ¿Quién inventó a Chávez?. Director de mercosuryvenezuela.com.

 meguerrero00@gmail.com

Visite el perfil de Modesto Emilio Guerrero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Modesto Emilio Guerrero

Modesto Emilio Guerrero

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US Y ab = '0' /actualidad/a250484.htmlCd0NV CAC = Y co = US