Ideas originarias de Chávez sobre el Estado...propuestas a la Constituyente

Con el llamado a una Asamblea Nacional Constituyente, convocada por el Presidente Obrero Nicolás Maduro, se abre un importante periodo para el debate y la discusión nacional en torno a aspectos fundamentales en la sociedad venezolana. Una de los aspectos a debatir es sobre el ESTADO, su composición, su contenido de clase, su expresión en la vida nacional.

Con el ánimo de contribuir a ese debate necesario, hemos propuesto la necesidad de la conformación del Estado Hegemónico del Poder Popular, cuyas premisas fundamentales serian:

-El Estado a conformar en la actual etapa del Proceso Bolivariano, debe ser el Estado Hegemónico del Poder Popular, conformado estructuralmente por los obreros y campesinos como Clases Trabajadoras de vanguardia, que aglutinaría orgánicamente a las capas y grupos sociales revolucionarios, antiimperialistas tales como: estudiantes, juventud, mujeres, trabajadores en general, entre otros ,conformando un gran Bloque Histórico para continuar con las profundas transformaciones que se requieren en la sociedad venezolana

-El Estado Hegemónico del Poder Popular, se convertiría en un ejemplo muy importante ya que vincularía y abarcaría a la gran mayoría del pueblo, a las masas populares, por lo tanto sería un Estado garante de los derechos humanos, de respeto y garantía a los deberes y preceptos contemplados en nuestra Carta Magna, un Estado para el vivir bien del pueblo venezolano. Esta forma de Estado Hegemónico de Poder Popular debe ejercerse a través del Poder Público (instituciones) y el Poder Comunal (territorios, población)

En el histórico transito del capitalismo al socialismo en nuestra sociedad, diversas son las tareas a plantearse por el nuevo Estado que surja de la Constituyente. Al respecto, traemos para la discusión ideas originarias de nuestro Comandante Eterno, como sustento fundamental sobre la composición y carácter del Estado a construir vía al Socialismo. Veamos:

En el folleto Proyecto de Declaración Programático MBR-200, publicado en 2007 por MINCI, difunde ideas y reflexiones de Chávez, poco después de la Rebelión militar del 4 de Febrero de 1992:

"Determinar quien ejerce el poder y como lo ejerce es el principal problema político en toda sociedad...la relación entre la masa y los órganos del poder constituye la clave para la instauración y conservación, sin degeneraciones ni engaños, de un régimen donde el pueblo en todo momento sea la fuerza dirigente. Los órganos del poder que la insurgencia forme o constituya irían desde el Consejo de Barrio hasta el Consejo Nacional de Gobierno, órgano este último el de más jerarquía ejecutiva .En los niveles primarios , el barrio, el municipio, la ciudad, los órganos del poder serán creados por la propia masa. Los de mayor jerarquía, del Estado a la Nación , serán producto de la decisión que tomen asambleas electas por la base, pero cuyos miembros no serán permanentes ni gozaran de sueldo alguno , para prevenir la burocratización y el alejamiento del sentimiento popular. La masa solo podrá crear órganos de poder de abajo a arriba, con facultad soberana , cuando una crisis, que la sacuda y al mismo tiempo pulverice las estructuras hoy existentes, haga ineludible la insurgencia de civiles y militares concertados para la salvación de la patria .Este camino juntara a campesinos, obreros, estudiantes, medianos y pequeños empresarios , intelectuales, la masa de la nación , para ejercer ella, sin intermediarios y bajo su vigilancia , las potestades soberanas del Estado. Tendremos un Estado Popular, sometido hasta en sus órganos más altos a la fiscalización de la masa...tendríamos una democracia directa en la que la masa escrutara al poder para hacer efectivo su control sobre él y asegurar el curso fidedigno al interés popular de toda la política nacional ..El sistema político de la democracia directa, hecha por las masas en la medida en que constituyan sus órganos de poder, funciona como una estructura coherente. La masa que establezca el poder local, coronando así su insurgencia , designara delegados para crear el poder en escala estadal, y de este surgirán los que forjarían el poder nacional...todo el poder ha de venir de las numerosas asambleas locales , cuyo aliento estaría presente con vigor, en los órganos estadales o nacionales. Si el poder regional y el poder nacional, emanados de las asambleas populares, responden al espíritu insurgente, no habría prueba imposible ni desafío mortal, tendríamos una democracia de masas como las que existieron en los momentos más vibrantes de la historia universal .El poder, desde la base a la cúspide, recibiría atribuciones especiales de vigilancia que no anularían las libertades del pueblo; pero la esencia de la estabilidad estaría en la vigilancia de todos para cortar el esfuerzo criminal de quienes quieran emboscarse y destruir así el avance histórico logrado .En una democracia directa , sostenida por las masas, la libertad no se suspenderá jamás porque ella será el arma de las masas"

En el Libro Azul, a finales de 1992, el Comandante Chávez además de expresar el sistema ideológico de las 3 raíces, expresa una serie de ideas sobre el Poder y el contenido y carácter del Estado, veamos:

En el marco del Proyecto Nacional Simón Bolívar, se plantea el Sistema Social y su estructura político- jurídica donde todas las fuerzas contenidas y actuantes en la sociedad conforman el poder social. Ahora bien, el Poder Social se transforma, a través de la Constitución, en Poder Estatal. Por tanto, la Constitución ocupa rango de primer orden en los elementos estructurales, político-jurídicos de un Estado concreto. La Constitución Nacional del modelo de sociedad original debe ser pertinente y perfectamente compatible con los demás componentes de la estructura estatal y social, especialmente en el orden económico, social, cultural y geopolítico.

Ello sólo podrá lograrse a partir de una Asamblea Nacional Constituyente de carácter plenipotenciario, la cual debe elaborar la Carta Magna en la situación de provisionalidad, en el marco de una profunda participación de la sociedad civil, a través de diversos mecanismos de democracia directa.

1. El Estado:

"El Estado Federal responde a varias necesidades"...Las necesidades geopolíticas internas de la Venezuela del siglo XX requieren de una equilibrada y policéntrica arquitectura de poder. El Estado funciona como una "unidad de poder". Unidad que no debe ser confundida con la concentración. Y "poder" que necesita ser desempeñado, ejercido de manera armónica y bien distribuida en todo el territorio nacional.

El Estado Federal, que así se constituya, recibirá el nombre de Estado Federal Zamorano, en homenaje al General del Pueblo Soberano, Ezequiel Zamora, cuyo proyecto de Federación fue tergiversado por quienes traicionaron los postulados de la Revolución Federal.

El Estado Federal Zamorano tendrá la siguiente estructura jurídica:

1. La Constitución Nacional, soberana por sí sola y norma fundamental de las constituciones de los estados miembros.

2. Las normas jurídicas de alcance y competencia federal.

3. Las constituciones de los estados que integran la Federación, limitadas y enmarcadas por la Constitución Nacional. La unidad total, independiente y soberana de la Nación, residirá en la síntesis dialéctica de los ámbitos nacional y estatal. Es decir, el todo trasciende la simple sumatoria de las partes.

2. Los Poderes del Estado

La división de poderes del Estado se encuentra dentro de un proceso de racionalización de doble vertiente:

a) La racionalidad técnica, la cual provee a los componentes y las acciones del Estado, un alto nivel de coordinación y eficacia operacional.

b) La racionalidad axiológica, es decir, la búsqueda consciente de un coherente sistema de valores.

El Proyecto Nacional Simón Bolívar recoge la doctrina de división de los poderes del concepto bolivariano del Estado y la sociedad:

En efecto, la armoniosa división de los poderes es un medio imprescindible para garantizar la "suprema libertad social".

La raíz bolivariana del proyecto hace renacer la estructura propuesta por el Libertador, en Angostura (1819); y en Bolivia (1826).

De tal manera que el Estado Federal Zamorano estará constituido por cinco poderes públicos:

1. Poder Ejecutivo

2. Poder Legislativo

3. Poder Judicial

4. Poder Electoral

5. Poder Moral.

La definición de las estructuras y atribuciones de cada uno de los poderes será producto de las deliberaciones que conducirá, a tono con la Nación, la Asamblea Nacional Constituyente durante la etapa de transición.

El Poder Electoral

"El [Poder] Electoral ha recibido facultades que no le estaban señaladas en otros gobiernos que se estiman entre los más liberales. Estas atribuciones se acercan en gran manera a las del sistema federal. Me ha parecido no sólo conveniente y útil, sino también fácil, conceder a los representantes inmediatos del pueblo los privilegios que más pueden desear los ciudadanos de cada departamento, provincia o cantón. Ningún objeto es más importante a un ciudadano que la elección de sus legisladores, magistrados, jueces y pastores. Los Colegios Electorales de cada provincia representan las necesidades y los intereses de ellas y sirven para quejarse de las infracciones de las leyes, y de los abusos de los magistrados. Me atrevería a decir con alguna exactitud que esta representación participará de los derechos de que gozan los gobiernos particulares de los Estados Federados. De este modo, se ha puesto nuevo peso a la balanza contra el Ejecutivo y el gobierno ha adquirido más garantías, más popularidad y nuevos títulos, para que sobresalga entre los más democráticos". Simón Bolívar, Congreso Constituyente de Bolivia, 25 de Mayo 1826

El Poder Electoral del Estado Federal será el componente político-jurídico que permita a los ciudadanos ser auténticos depositarios de la soberanía, cuyo ejercicio estará realmente, entonces, en manos del pueblo.

El Poder Electoral se extenderá por todo el sistema socio-político de la Nación, estableciendo los cauces para una verdadera distribución policéntrica del poder, desplazando fuerzas hacia la periferia e incrementando la capacidad de decisión y la autonomía en las comunidades y en los municipios.

El Poder Electoral será ejercido por los ciudadanos de manera directa a través de las asambleas electorales, en las cuales participarán libremente todos los venezolanos en edad electoral (electores).

La Asamblea Electoral Municipal elegirá los miembros del Consejo Electoral del municipio, en número proporcional a la población del mismo.

Los consejos electorales de cada municipio se congregarán para conformar El Consejo Electoral del Estado.

El Consejo Electoral de cada Estado elegirá a sus representantes al Consejo Federal Electoral, organismo que tendrá competencia a nivel nacional.

Los ciudadanos que integren los diferentes consejos electorales serán total y absolutamente independientes de los partidos políticos. Los consejos electorales tendrán toda la responsabilidad inherente a los procesos eleccionarios, tanto a nivel local, como estatal y nacional. Al mismo tiempo, fiscalizarán permanentemente el desempeño de los funcionarios electos por el pueblo y podrán iniciar, promover y decidir consultas populares directas (referéndums, plebiscitos, etc.) para revocar o aprobar cargos y/o actos públicos locales y/o nacionales, según su jurisdicción.

El Poder Electoral permitirá a todos los electores venezolanos escoger los funcionarios públicos de los poderes ejecutivo, legislativo, judicial y moral, desde el ámbito local hasta el nacional.

Esta escogencia debe ser uninominal, universal, directa y secreta.

El Poder Moral

"Constituyamos este aeropago para que valga sobre la educación de los niños, sobre la instrucción racional; para que purifique lo que se ha corrompido de la República; que acuse la ingratitud, el egoísmo, la frialdad del amor a la Patria, el ocio, la negligencia de los ciudadanos, que juzgue de los delitos de corrupción, de los ejemplos perniciosos; debemos corregir las costumbres con penas morales, como las leyes castigan los delitos con penas aflictivas, y no solamente lo que choca contra ella, sino lo que las burla, no solamente lo que las ataca, sino lo que las debilita, no solamente lo que viola la Constitución, sino lo que viola el respeto público".

"Meditando sobre el modo efectivo de regenerar el carácter y las costumbres que la tiranía y la guerra nos han dado, me he sentido en la audacia de inventar un Poder Moral, sacado del fondo de la oscura antigüedad y de aquellas olvidadas leyes que mantuvieron algún tiempo la virtud entre los griegos y los romanos. Bien puede ser tenido como un cándido delirio, mas no es imposible, y yo me linsojeo que no desdeñaréis enteramente un pensamiento que, mejorado por la experiencia y las luces, puede llegar a ser muy eficaz". Simón Bolívar. Discurso de Angostura, 15 de Febrero de 1819

El Poder Moral, conjuntamente con el Electoral, configura la instancia constitucional de un cuarto poder "Neutral". Doctrina anunciada por Benjamín Constant (Pouviour Neutre).

Este Poder Neutral, en el Estado Federal Zamorano, proporcionará niveles adecuados de racionalidad técnica a los poderes clásicos, asegurando su justa y acertada actuación en el movimiento de la sociedad hacia sus objetivos. De esta manera, la estructura político- jurídica mantiene su equilibrio interno y proporciona estabilidad al sistema social.

El Poder Moral tendrá como misión fundamental asegurar el correcto funcionamiento del estado de derecho, donde se impongan la ley y la razón como principios fundamentales en la relación entre los individuos, la sociedad y el Estado.

El Poder Moral funcionará como una garantía de derecho y contará para ello con los mecanismos necesarios para cumplir con sus funciones de fiscalización, atención, amparo, defensa y salvaguarda de los derechos individuales y sociales y del patrimonio público.

Los componentes estructurales del Poder Moral serán:

a) La Fiscalía Federal de la República

b) La Procuraduría Federal de la República

c) La Contraloría Federal de la República

Cada uno de estos órganos tendrá sus respectivas instancias regionales (estatales y municipales), las cuales serán autónomas en su organización y funciones, reguladas éstas por las correspondientes constituciones estatales.

Los máximos funcionarios nacionales, estatales y locales de los organismos componentes del Poder Moral serán electos de manera uninominal, universal, directa y secreta por los electores venezolanos, según lo establezcan las respectivas constituciones y leyes electorales.

El fiscal federal, el Procurador federal y el Contralor federal constituirán el Consejo Moral de la Nación, totalmente independiente de los demás órganos del Poder Público y con la misión constitucional de fiscalizar y posibilitar el adecuado funcionamiento de los demás poderes.

En cada Estado de la República, funcionará el Consejo Moral Estatal y en cada municipio, el Concejo Moral Municipal, constituido por el fiscal, el contralor y el procurador de cada instancia correspondiente.

El Sistema de Gobierno. La democracia participativa y protagónica.

A la política corresponde la definición de metas y propósitos de la sociedad. Al Gobierno corresponde la formulación de políticas, es decir, la toma de decisiones que afectan a la sociedad. Por tanto, el sistema de gobierno debe contar con los mecanismos, los cauces, los organismos y los procedimientos para permitir a las mayorías nacionales ejercer control, participar y protagonizar el proceso de toma de decisiones políticas. Y no solamente a las mayorías; sino, de la misma forma, a las minorías, lo cual precisamente constituye un rasgo inseparable de la sociedad democrática.

El modelo de la sociedad original de la Venezuela del siglo XXI está concebido con el criterio de un sistema de gobierno que abra con amplitud ilimitada los espacios necesarios donde los pueblos, la masa popular, se desplieguen creativa y eficazmente, y obtengan el control del poder para tomar las decisiones que afectan su vida diaria y su destino histórico.

Se trata, entonces, de un verdadero y auténtico sistema democrático, cuyas instituciones y procedimientos trasciendan con creces la minusvalía y el estado de sobrevivencia al que los gobiernos populistas llevaron la democracia en América Latina. "Todo el Poder para el pueblo" es una consigna perfectamente válida que debe orientar el proceso democratizador hacia la sociedad proyectada en el horizonte objetivo.

El Proyecto Nacional Simón Bolívar debe romper los límites de la farsa representativa, para avanzar hacia la conquista de nuevos espacios participativos en una primera fase de su desarrollo.

Pero el objetivo estratégico bebe ser la democracia popular bolivariana como sistema de gobierno. Y más aún, como expresión de vida económica, social y cultural del modelo de sociedad original robinsoniano.

La Democracia Popular Bolivariana. Protagonismo y Autogobierno.

Desde el punto de vista de las democracias formales, regidas por gobiernos populistas, la participación ha sido ideologizada y utilizada por los sectores dominantes como señuelo, tras el cual pierden el rumbo no pocos esfuerzos de intención transformadora.

En efecto, los gobiernos y los partidos populistas predican la participación con el concepto de "propina", de forma tal que la condenan a ser fin de sí misma, con límites tan estrechos y rígidos que impiden a la sociedad civil intervenir en la toma de decisiones de política, "quién obtiene qué, cuándo, cómo". Como consecuencia de esto, los pueblos no pueden tomar parte en e1 diseño y/o selección de planes y proyectos que jalonan su marcha histórica.

De esta manera, nuestros pueblos han sido condenados a "participar" en su propia destrucción, en el manejo de su miseria creciente, en el "control" de las hambrunas y las enfermedades que azotan a casi 300 millones de latinoamericanos. Han participado cavando la tumba histórica en la cual pretenden los sectores dominantes enterrar las esperanzas de la América morena.

La democracia popular bolivariana rompe con este esquema de engaño y vasallaje, para llevar los límites de la acción hasta el nivel de protagonización en la toma de decisiones.

El protagonismo, señala Víctor Martín, "implica una libertad y una capacidad más fuerte y autónoma acerca de cambiar, incluso, las mismas reglas iniciales". Es decir, el pueblo como depositario concreto de la soberanía debe mantener su fuerza potencial lista para ser empleada en cualquier momento y en cualquier segmento del tejido político, para reparar daños a tiempo, para reforzar algún desajuste o para producir transformaciones que permitan el avance del cuerpo social en la dirección estratégica autoimpuesta. Para ello, el sistema político debe instrumentar los canales necesarios, tanto a nivel local como regional y nacional. Canales por los cuales corra el poder popular protagónico.

En tal sentido, las comunidades, barrios, pueblos y ciudades deben contar con los mecanismos y el poder para regirse por un sistema de autogobierno que les permita decidir acerca de sus asuntos internos por sí mismos, a través de procesos y estructuras generadas en su propio seno.

Es decir, el pueblo debe contar con canales de información suficientes y órganos de decisión en el interior de su anatomía, que le permitan seleccionar sus metas u objetivos, corregir el rumbo hacia ellos, cuando estuviese desviado y, finalmente, producir los cambios en su composición interna, a medida que éstos sean requeridos por los procesos históricos.

La democracia popular bolivariana nacerá en las comunidades, y su savia benefactora se extenderá por todo el cuerpo social de la Nación, para nutrir con su vigor igualitario, libertario y solidario al Estado Federal Zamorano, y su follaje abarcará las estructuras del modelo de sociedad robinsoniano.

Será el nuevo tiempo venezolano, bajo el signo del árbol de las tres raíces. Ya se anuncia con fuerza en el horizonte del siglo XXI venezolano y latinoamericano.

En la Agenda Alternativa Bolivariana de 1996, el Comandante Chávez plantea:

" Es por ello imprescindible , no la simplista y neoliberal medida de reducir el tamaño del Estado; sino que se impone la total reestructuración y transformación del aparato de hoy, en un Estado realmente democrático , popular y con una gran capacidad para conducir , junto a la sociedad de la cual debe ser expresión, el nuevo destino de la nación .Ese nuevo Estado debe cumplir un papel protagónico en algunas áreas tácticas y estratégicas, las cuales deben ser agrupadas en dos grandes sectores funcionales :

Funciones elementales:

-Elaboración y ejecución del enfoque estratégico nacionales

-Soberanía, geopolítica y defensa nacionales

-Conservación y mantenimiento de los equilibrios macrosociales y macroeconómicos

-Provisión de servicios públicos, vivienda, salud, educación e infraestructura

Funciones complementarias:

-Creación e impulso de mercados inexistentes

-Apoyo y suplementación de mercados incompletos: comunicación, ciencia y tecnología

-Neutralización y/o extinción de las perturbaciones estructurales que puedan formarse, especialmente en cuanto a precios, distribución del ingreso y concentración de la propiedad

Vamos pues, con las ideas originarias del Comandante Eterno Hugo Chávez a dar el debate, análisis, reflexión sobre el Estado, la Constitución y la República, el diseño de país y sociedad venezolana que nacerá de la Asamblea Nacional Constituyente, convocada por el Presidente Nicolás Maduro invocando al Poder Originario del pueblo de Simón Bolívar.

EN LA CONSTITUYENTE...TODO EL PODER PARA EL PUEBLO

Con compromiso, Jesús Pérez, militante revolucionario

jesus_perezq@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1733 veces.



Jesús Pérez Q.


Visite el perfil de Jesús Pérez Q para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a245825.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO