Conuco de plantas medicinales "Fruto Vivas" en IUT Maracaibo

Conuco y Descolonización para transformar en clima Constituyente

En 100 m2 de terreno, en el IUT Maracaibo, uno de los institutos más antiguos del país, se desarrollan y propagan 28 especies de plantas medicinales, que son, según nuestros expertos en el área, las fuentes primarias de algunos analgésicos, expectorantes, antidiarreicos, antibióticos, relajantes, diuréticos, complejos de Omega, anti oxidantes, oxigenantes cerebrales y otras, que por cierto, se expenden en diversas presentaciones en el mercado farmacéutico a precios inalcanzables y con una visión meramente mercantilista.

El proyecto en cuestión, ha sido impulsado con gran fuerza por el Banco Central de Venezuela, Sub Sede Maracaibo, en convenio con el IUT Maracaibo, donde se desarrollan además otros proyectos como el de alimentos concentrados para animales, de notable éxito en la región, siempre bajo el liderazgo y compromiso del Presidente del Banco Central, camarada Economista Rafael Rosales, quien transformó esta institución en aliada y colaboradora de la cultura, el arte, la producción agrícola y pecuaria, así como, estimulador y protagonista del debate permanente sobre los temas nacionales y regionales en pro del desarrollo sustentable de la región zuliana y del país.

El “conuco” medicinal Fruto Vivas; por un lado, identifica y rescata las prácticas ancestrales del campo venezolano; y por el otro, se realiza un merecido homenaje a este ilustre arquitecto popular, gran maestro, que una oportunidad cuando defendíamos el Valle del Momboy (Trujillo) y el Cerro Galicia (Falcón), de las garras voraces de proyectos capitalistas antiecológicos, expresó con sabiduría: “No siempre el progreso genera felicidad”

Ahora bien, lo esencial del proyecto en su etapa de consolidación, no es lo tangible que este representa, tampoco lo es su estética, ni los ricos aromas mágicamente combinados por la madre naturaleza, mucho menos lo es el esfuerzo realizado para su concreción; lo transcendente es entonces, la posibilidad cierta de penetrar en nuestras conciencias, obligarnos a reflexionar sobre la colonización del pensamiento en materia de salud, promovida por los laboratorios médicos, que son inmensas corporaciones transnacionales, que monopolizan el conocimiento asociado a las llamadas ciencias de la vida, para la opresión y el fortalecimiento de la estrategia mercantilista de la salud.

¿Pueden las ideas y acciones de “cuatro locos”, como a veces suelen calificarnos algunos respetados compatriotas, hacer temblar a la Bayer, Johnson & Johnson, Pfizer, Meck & co, Roche u otra gran transnacional del laboratorio? No, por supuesto que no, muchos morirían a carcajadas si alguien lo planteara; pero si sembramos la idea de la emancipación epistemológica en materia de elaboración de medicamentos y uso correcto de estas plantas por nuestros compatriotas, a partir de muchas vitrinas medicinales como esta, otra sería la historia.

Y es que, decía Martí decía: “...las ideas son más fuertes que trincheras de piedras”, entonces valdría la pena preguntarse, qué sucedería si elevamos el nivel de conciencia, multiplicamos la información y formación de al menos el 30% de los miembros de las comunidades universitarias de los colegios, institutos y UPTs, sobre el uso asertivo de estas plantas para mejorar nuestros quebrantos de salud?

¿Cómo ha sobrevivido el Wayú por más de 150 años, para calmar sus dolencias y enfermedades sin la colonización de su pensamiento por parte de estas grandes transnacionales del medicamento, que expanden su “progreso” explotando la naturaleza principalmente para la acumulación de capital y tangencialmente para mejorar la salud?
Estas interrogantes deben sacudir las conciencias de los universitarios venezolanos, y en particular los miembros de la comunidad del IUT Maracaibo, tenemos una deuda con nuestro pueblo, transformar radicalmente la institución para que sea capaz de resolver los problemas de nuestro territorio zuliano con las potencialidades del mismo, por lo tanto, el “Conuco” es una pequeña vitrina para la reflexión y la acción, que nos ayude a la descolonización del conocimiento para una auténtica emancipación, fuera de las guías euro centristas y occidentalizadas.

No será posible una transformación universitaria, en este caso del IUT Maracaibo, sino hay descolonización del pensamiento y la acción del trabajador universitario; y en momentos donde se desarrolla un proceso constituyente, es propicio retomar el tema en estos debates, siempre he pensado que el clima constituyente ofrece la mejor de las oportunidades para cualquier transformación, que sería de gran dificultad, si lo intentamos solo a partir del poder constituido.

Finalmente ofrecemos la experiencia al resto de las instituciones universitarias de la región y el país; queremos enseñar, pero principalmente aprender; es hora de hacer y pensar, de pensar y hacer; reflexionar y descolonizarnos para la auténtica transformación universitaria, requerimos urgentemente conformar comunidades de intelectuales y hacedores, que compartamos preocupaciones y agendas de trabajo comunes, pero que apunten a la emancipación y al mejor vivir de nuestros pueblos, a partir del conocimiento para la liberación, como un bien público de todas y todos.






Esta nota ha sido leída aproximadamente 2057 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas