¿Constituyente a la medida de l@s corrupt@s?

En diciembre de 2015, luego de la derrota de la corrupta e ineficiente cúpula cívico-militar que conforma su gobierno le indicamos: ¡Presidente Maduro, su tabla de salvación es el 348 de la CRBV, por ahora! www.aporrea.org/actualidad/a219903.html. Por eso decimos que al convocar hoy la constituyente al fin nos escuchó pero sigue sin oír y ello porque usted, quienes le acompañan en su desventura política y l@s que le aúpan desde la oposición y sectores empresariales pretenden seguir viviendo de la renta petrolera y parasitando la economía del país.

No quiere ni desea oír que producto del desastroso resultado de los comicios del 6 de diciembre se generó un nuevo escenario en la política, en el pensar y el qué hacer de la nación venezolana, todo ello porque la MUD logró espacios de poder (Poder Legislativo), fuerza que unida en su propia desunión arremeterá contra todo lo que huela a revolución y bienestar para la población. Escenario descrito por el camarada Carlos Carcione, en su artículo “La derrota de la soberbia”: “…el pueblo habló y se ha abierto un tiempo nuevo. Un tiempo que como todo lo nuevo en los procesos sociales y políticos es desconocido. Y está cargado de nubes tormentosas…” www.aporrea.org/actualidad/a219304.html.

El POR AHORA se refería a aquel fatídico momento, antes de que las nubes se cargaran para generar la tormenta que tenemos hoy, cuando usted aún no había terminado de echar por la borda los retazos que quedaban del Proceso Bolivariano. Hoy casi un millón de compatriotas revolucionari@s que al votar nulo le decíamos NO al camino que erróneamente transitaba su gobierno que mediante la crítica, autocritica y propuestas para salir de la crisis llenaban y siguen llenando los pocos espacios organizativos y comunicacionales que quedan para expresar el libre pensamiento y usted no quiere oír; prefirió pactar con los enemigos de la Matria, llamó a los empresarios que viven de parasitar la renta petrolera y pactó con ellos; trató de tender puentes de entendimiento sumiso con los imperios, entregando la soberanía y el patrimonio nacional a las transnacionales que compran a precio de gallina flaca al país, mientras muestra ante el pueblo y el mundo un verbo agresivo “antiimperialista” pactaba con los enviados de Obama su incondicional rendición y luego tuvo la desvergüenza de adular al nuevo Cesar regalando los dineros del pueblo -no suyos- para que Trump celebrara el bonche de su envestidura imperial, 500.000 $ (QUINIENTOS MIL DÓLARES) que hoy se necesitan para adquirir antibióticos que salven la vida a nuestr@s moribund@s niñ@s en clínicas y hospitales del país. 

Usted y la cúpula cívico-militar corrupta con la que se le asocia no entiende que el llamado a constituyente es para superar las bondades de la constitución vigente y acabar con los errores, vicios y corruptelas que tienen al borde del colapso a la Matria, es para refundar la República. Es totalmente falso lo que usted expresa al tratar de engañar al pueblo sentenciando que se trata de elegir una Asamblea Constituyente "que promueva la paz y el amor entre los venezolanos". El objeto de la constituyente, señor Maduro, es transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución, léase bien el Artículo 347. El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario. En ejercicio de dicho poder, puede convocar una Asamblea Nacional Constituyente con el objeto de transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución.

Hacen falta muchas cosas para conseguir la paz.

Para lograr la paz y reconquistar la libertad de circular libremente por el territorio nacional sin temer a la muerte, de participar activamente en la política sin temor a la represión del Estado o perder el empleo es necesario rescatar la ética y la moral ciudadana y para ello necesitamos auditar los bienes de la nación y juzgar a l@s culpables de la actual debacle económica y social.

Tod@ candidat@ que aspire a la postulación como constituyentista debe someter al escrutinio público sus bienes materiales y hacerlo ante una comisión Ad Hoc conformada por representantes de diferentes sectores de la sociedad que posean la suficiente condición moral y ética para discernir entre ciudadan@s probos y l@s que no puedan ser candidat@s debido a su participación en el gran desfalco a la nación. Ell@s automáticamente han de quedar inhabilitad@s para participar en este proceso constituyente y someterse al imperio de la Ley.

Constituyente a la carta.

Ningún poder constituido puede determinar las decisiones que ha de tomar la Asamblea Nacional Constituyente (Art. 349). Usted, señor presidente, ha tomado la iniciativa de convocar al proceso constituyente como lo pauta el Artículo 348, no pretenda encausarlo, dirigirlo y mucho menos intentar condicionarlo con sus fulanos “nueve temas vitales” y, lo que es más grave y vergonzoso, tratar de meter de contrabando a quienes han fracasado en puestos claves de gobierno y tienen cuentas pendientes que rendir a la nación en cuanto a enriquecimiento ilícito y peculado de uso se trata. L@s constituyentistas deben surgir del seno del pueblo y estar habilitad@s para el ejercicio político. Repetimos la constituyente es para superar las bondades de la constitución vigente y acabar con los errores, vicios y corruptelas que tienen arruinada a la Matria, amenazan la vida de l@s ciudadan@s, agreden nuestro hábitat y atentan contra la vida en el planeta. Restituir el estado de derecho, rescatar la paz y libertades perdidas es lo prioritario en este momento. 

Constituyente a la medida de l@s corrupt@s.

Es risible oírle decir que la constituyente servirá para “perfeccionar el sistema económico nacional”; retomo las palabras de Aristóbulo para preguntar ¿usted se fumó una lumpia? Señor Maduro se perfecciona lo que existe y funciona bien, a menos que se desee perfeccionar el sistema de corruptelas y fraudes que acogotan a la economía nacional y son génesis y causa fundamental de la ruina del país y empobrecimiento de la población. Nuestra economía, capitalista-rentista, no tiene compongo. Una renovada Carta Magna pudiese echar las bases de un nuevo sistema económico llámese Eco-socialista o Bien Vivir pero que esté en armonía con la naturaleza y dentro de los valores éticos y morales que deben privar en toda sociedad. Para ello debemos primero limpiar la casa, comenzando por rescatar de manos de empresas y funcionarios públicos las fortunas desfalcadas a la nación para con ese capital apalancar los sectores de la economía que más rendimiento social aporten al sistema económico a definir. Es decir, y en eso insistiremos una y otra vez, se hace imperativo practicar auditoria pública de los dólares administrados por los entes del Estado; procediendo así obtendremos los recursos básicos para emprender un plan de emergencia nacional que apunte en dos direcciones: una a solventar el problema alimentario, de salud, servicios públicos y saneamiento ambiental, y por la otra a inhabilitar políticamente, juzgar y despojar de las fortunas mal habidas a todl@s l@s que resulten implicad@s en el gran desfalco a la nación, caso contrario serán esos corrupt@s l@s que resultaran ser postulados tanto por el partido de gobierno (PSUV) como por los que conforman la MUD. De resultar electos es@s delincuentes podremos decir que la “nueva” constituyente será dominada por l@s que viven de la corrupción y no por l@s que viven honestamente de su trabajo creador que somos la mayoría del pueblo venezolano.

¡Sin auditoria pública, con participación ciudadana, de los dineros provenientes de la renta petrolera que fueron estafados a la nación, l@s cúpulas corruptas que manejan el escenario político venezolano impondrán una constitución a su medida!

¡No al fraude constituyente!

¡Valga esta confrontación democrática para que de las cenizas de la IV y V República surja la Venezuela Heroica que el planeta ansia!

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1922 veces.



Pancho Alegría


Visite el perfil de Pancho Alegría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas