No habrá Acuerdos Gobierno-Oposición en Venezuela

Más de 15 años tiene la confrontación entre el gobierno y la oposición en Venezuela por hacer prevalecer uno de dos modelos políticos: la transición al Socialismo y la Democracia Participativa a favor de los pobres o el pataleo del Capitalismo cruel e inhumano que defiende a los ricos.

Mientras Chávez en sus 13 años de gobierno llamaba a la reconciliación y al diálogo a quienes se oponían a su gobierno. La oposición rechazaba la constitución, las leyes habilitantes, las misiones sociales y desde entonces ha llamado a las guarimbas, a la desestabilización, al magnicidio y al golpe.

Después del golpe de estado en Venezuela del 2002 y tras la amenaza del llamado a huelga general por la oposición, el presidente Hugo Chávez lo llamó al dialogo pero ellos condicionaron el mismo a la inclusión del referendo consultivo inmediato sobre la gestión del mandatario.

Tras el triunfo de Chávez en el revocatorio del 2004 y en la Reforma Constitucional del 2009, sobrevinieron las mismas confrontaciones en la que la oposición cantó fraude, retomó la agenda del sabotaje y ante la insistencia del comandante y líder al diálogo se destapó con la condición de concederle la amnistía para los políticos presos la cual no fue aceptada.

El presidente Hugo Chávez visiblemente defraudado por los constante desplantes y altanería de la oposición, en uno de sus programas de radio y TV "Aló Presidente" dijo que no se opone al dialogo pero que en Venezuela no habrá pactos con la oligarquía ni con las cúpulas políticas.

Luego de la muerte de Chávez y de triunfo de Nicolás Maduro, la oposición no lo ha dejado gobernar un solo día. Al otro dia de la derrota en el 2013 grito fraude. Maduro llamó al diálogo, se reunió con los gobernadores, se formaron comisiones con empresarios pero la MUD una vez mas pateó la mesa y llamó a la violencia en las que murieron cerca de 54 venezolanos.

Del mismo modo han utilizado el revocatorio como excusa para aplicar el Plan Cóndor, Rock and Roll apoyado por EU para llamar a la desobediencia civil, hacerle un juicio político al presidente por abandono del cargo y llamar a movilización hacia Miraflores para salir del presidente.

En Venezuela y en cualquier parte del mundo quien interpreta la ley y la constitución es la Justicia y el Máximo Tribunal Judicial. La Asamblea Nacional de Venezuela fue declarada en desacato o rebeldía por el TSJ o por la Sala Constitucional, de ahí que todas sus leyes y decisiones son nulas hasta que dure la sanción.

Pero aún se rehabilitara, no tiene competencia para hacerle un juicio político al presidente, primero porque esa figura no existe en la constitución y segundo porque el abandono del cargo y quebrar el orden constitucional al bloquear el referendo solo puede ser declarado por el TSJ. La única figura sancionatoria al poder ejecutivo es el voto de censura pero solo al vicepresidente y a los ministros.

El artículo 222 de la Constitución Venezolana crea la figura de declaración de responsabilidad política a funcionarios públicos pero el mismo dispositivo señala que la AN no puede ejercer esa acción por si sola, pues debe solicitar al poder ciudadano que intervenga y aún en esas circunstancias quien tiene la ultima palabra es el TSJ.

Igualmente, cuando el presidente comete un hecho punible, el TSJ es quien tiene la facultad para iniciar el proceso de mérito y luego que declara el mérito para enjuiciarlo, entra a ser juzgado por la AN. No hay formula sin el TSJ que permita la separación del presidente.

Sin embargo no les importa lo que diga la constitución ni el TSJ sino derrocar al presidente. Quienes llamaron a desconocer el gobierno de forma pública en la arrechera, luego en la salida, y ahora en el plan cóndor y quienes se han involucrado en actos terroristas, muertes, quemas y boicot contra el gobierno y el pueblo tienen que responder ante la justicia.

No habrá paz en Venezuela mientras no haya justicia. Los delitos no pueden quedar impunes. Hay que castigar a los violadores convictos y confesos. Tanto las familias afectadas por la violencia como el pueblo merecen que se le dé respuestas contundentes en honor a las victimas.

Todos debemos apoyar la iniciativa de diálogo de paz que convocó el presidente Nicolás Maduro, que ha promovido la iglesia, que ha apoyado Unasur y que en medio de sus divisiones ha aceptado la oposición.

Es lamentable las condiciones de la mesa de la unidad (MUD) para el diálogo de liberar a los presos golpistas. Es la misma posición de EU quien acusa al gobierno por tener trancado el dialogo con los presos políticos y el control del ente electoral y por no adelantar las elecciones presidenciales.

El gobierno no puede excarcelar presos porque es una atribución de la justicia y menos inmiscuirse en el cronograma electoral. Tanto los miembros de la oposición como del chavismo son venezolanos y tendrán que ponerse de acuerdo en democracia o caer en una guerra civil.

Lo que esta claro es que el dialogo no debe caer en impunidad, ni en imposiciones sino en resolver los problemas económicos de los venezolanos. Pero no quieren dialogo lo que quieren es disfrazar el golpe como lo hicieron en Honduras, en Guatemala y recientemente en Brasil.

juanmojica1556@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 982 veces.



Juan Mojica


Visite el perfil de Juan Mojica para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas