Se requieren diputados que crean soluciones que impacten los corazones de los pueblos

Durante la adolescencia, iba muy a menudo a observar a los representantes de los campos petroleros, en las competencias deportivas. Muchas veces, cuando alguien hacía esfuerzos extraordinarios para alcanzar una meta. El público les gritaba: - ponle corazón!! A veces se observaban los efectos y muchas veces, no resultaba. Lo que lleva a reflexionar, sobre el estado emocional de los competidores. Cuando son seleccionados para competir, saben que tienen que ponerle el corazón, para lograr el triunfo. Esto lleva hacer la siguiente pregunta: ¿Qué es ponerle corazón? y la respuesta es la siguiente: cuando se acepta un compromiso, automáticamente se les pone el corazón. Y cuando el triunfo está demasiado cerca, se puede inferir; no basta poner el corazón, sino también la vida.

Lo extraordinario del corazón, es que sin saber como se les expone en escena, las personas cuando logran el triunfo, dicen: le puse el corazón. Perfectamente pueden decir, que les puse el hígado o el páncrea. Al tratar de conseguir los mecanismos que impulsan al corazón a poner un extra, llena de frustración a cualquier investigador. Y más al no encontrar ningún rastro epistemológico, lleva a repensar en las razones por el cual se usa la expresión: poner el corazón. Por muchos años había tratado de conseguir algo que satisficiera mi curiosidad. A veces pienso que el origen humilde, negaba las posibilidades de acceder a ella. Cuando en una misa, un cura explicaba, que no era el corazón que logra los éxitos, sino los rasgos de la personalidad, la escala de valores y el nivel espiritual. Y que en el corazón se sentía los efectos.

Con esa explicación, se reestructuró la expresión: poner el corazón, que muchas veces involucra a los ojos y a veces, se les acompaña con lágrimas, la mente, el cerebro, el cuerpo y muchas veces se va la vida. Son conceptos sentimentales, con alta carga de emociones, que una gran parte de los Seres Humanos, le dan carácter ideológico. Amar a una persona, con el corazón. Se infiere, que la vida está involucrada, se detecta por las acciones, cuando un compañero (a) está en peligro o un ser querido; se detecta que una acción suya, puede compensar o evitar, la minusvalía del ser amado; y lo que se diga, son conceptos ideales. Almacenados por el consciente, en el subconsciente. Y son activados automáticamente por hechos que las impactan; y que excitan los niveles óptimos de voluntad.

Siguiendo las informaciones de las inmigraciones hacia Europa por el mediterráneo. Donde en una de las embarcaciones que naufragó, un sirio con lágrimas en los ojos expone: - hice lo imposible, para sostener a mis hijos y se me fueron. Para cualquier observador, se veía hasta en los gesto conductuales, que el hombre estaba acabado. Sin duda, que los efectos en el corazón eran evidentes, aunque no se tenía un tensiómetro para verificarlo. Todos los Seres Humanos, por Sabiduría, sabe, que es algo que desgarra hasta el Alma y con lógica, impacta al corazón.

En un programa de opinión en una televisora por cable del país, ampliamente escuchado por la frescura en los planteamientos. Un deportista, músico y político, de excelente trayectoria, expuso, lo que le dijo al padre: - voy a ser grandes ligas. Y el le contesto: - creo en ti « según propias palabras, aceptando que lo marcó» Esa expresión, se transformó en un concepto ideal impregnado de amor, que el consciente almacenó en el subconsciente. Que la abuela ayudó a un hecho, que activó a la voluntad y logró el sueño. Más tarde, el mismo concepto ideal, fue activado por un amigo, en la música, y con voluntad, logró otro sueño. No veo las razones que impida, que el concepto ideal, de nuevo se active y con voluntad logre ser diputado de la república en las próximas elecciones; como otro sueño.

Al tomar como referencia, las próximas elecciones para elegir diputados en el próximo 6 de Diciembre. Se puede inferir, que todos los diputados tienen que poner el corazón, para ser elegidos. La Sabiduría del pueblo, sabe, que al identificar los rasgos de personalidad, valores y nivel espiritual; tendrán la oportunidad de elegir al más idóneo. Los pueblos tienen que evitar, que otras distracciones los desvíen de los verdaderos objetivos. Diputados, que con las acciones puedan sembrar y activar, conceptos ideales, que impacten los corazones. Pueden activar acciones que promuevan el amor al prójimo, a la patria, al trabajo, a la educación y que generen pertinencia. Y como dicen por allí, el pueblo nunca se equivoca, se infiere, como otra aproximación al Socialismo del Siglo XXI.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1134 veces.



Basilio Lezama


Visite el perfil de Basilio Lezama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas