Conquistar la hegemonía

Las circunstancias políticas en el marco de la actual coyuntura no son precisamente las mejores para enfrentar un desafío electoral donde la derecha venezolana arreciará su ataque despiadado contra la economía y realizará con sus aliados internacionales durante la venidera batalla electoral, todo tipo de denuncias y ataques que abordarán desde los derechos humanos hasta las ya iniciadas denuncias de narcotráfico que impone el libreto gringo para desestabilizar y desprestigiar los movimientos y partidos políticos que lo adversan y desafían en el mundo.

Cuando se decide construir un proceso revolucionario en democracia, cada proceso electoral es una nueva batalla por la conquista de la hegemonía en el seno del pueblo y estas elecciones parlamentarias, las primeras después de la lamentable desaparición física del gigante Hugo Chávez, son sin duda la batalla crucial para los revolucionarios que aspiramos seguir en la búsqueda y construcción de nuestro propio modelo de Socialismo Ético, Critico, Productivo y Bolivariano.

La burguesía, hija de la colonia y títere del imperio inició hace más de una década un ataque despiadado a nuestro economía, apoyados por los paracos y narcotraficantes que manejan las casas de cambio en la frontera con Colombia, auspiciado por los distintos gobiernos que van desde Pastrana, quien les dio facultad a las casas de cambio para fijar la tasa de cambio del peso con respecto al bolívar sin tomar en cuenta al Banco Central de Colombia, pasando por Uribe quien con el cobro de impuestos a los pimpineros legalizó la venta de combustible contrabandeado y ahora con el de Santos quien con la nueva Ley contra el Contrabando pretende pechar a el que lleve más de una gandola de productos desde nuestro país.

La guerra económica es su principal arma, con ella pretenden exacerbar el descontento, la masificación del bachaqueo, el acaparamiento, la especulación y la inflación desenfrenada son su artillería pesada, las nuestras: nuestra férrea voluntad de enfrentarlos con la propuesta de avanzar en el empoderamiento del pueblo en sus capacidades creadoras y productivas, en nuestra determinación de seguir siendo libres para construir el Socialismo como salida al capitalismo salvaje, nuestro compromiso militante de preservar la patria y no ser nunca más colonia, defendiendo así los avances sociales, de inclusión y de manejo soberano de nuestra industria petrolera.

Para este desafío es estratégica una amplia y sólida alianza de la militancia revolucionaria para conquistar la hegemonía en el seno del pueblo y en la construcción del Socialismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1355 veces.



Willian Rodríguez


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: