Algo ha cambiado

Si bien la cacareada carta del ex-ministro Giordani pudiera leerse como una reacción personal o una acción de despecho ante un despido, no creo que sea para despacharla acomodándole el remoquete de "traidor" a quien acompañó al líder de este proceso, Hugo Chávez, durante tantos años, y con quien también tuvo sus fuertes diferencias. Tampoco podemos dejar de lado que en oportunidades anteriores, Giordani asomó sus críticas a algunas verrugas del proceso bolivariano, en especial hizo hincapié en el nacimiento de la "boliburguesía", término que en su  momento se dijo que era producto de una campaña mediática contra la revolución.  Me permito recordar que en una entrevista, siendo ministro, o sea, estando cerquita del mismísimo Chávez, Giordan explicó: La boligarquía no es más que la agrupación singular o colectiva de quienes a lo largo de este período se ha encargado de amasar inmensas fortunas en nombre de la revolución o simplemente del proceso revolucionario en curso"; en esa misma entrevista, el entonces ministro dijo: La tragedia que lleva a cuestas el proceso bolivariano es la impunidad que se tiene en la práctica y la falta de condena a quienes se les demuestre de manera fehaciente, por hechos comprobados.

A pesar de estas declaraciones que, además, fueron consideraciones sostenidas en tres libros publicados por Giordani, al Presidente Chávez no se le ocurrió tildar de "traidor" a Giordani, ni lo llegó a destituir por tales expresiones. También fue el exministro de Planificación el primero en denunciar que en Cadivi se habían robado 20 mil millones de dólares. Denuncia que fue sostenida luego por Nelson Merentes y Edmee Betancourt. En más de una oportunidad, el Presidente Maduro ha ofrecido la lista de los que se birlaron estos millones. Ofrecimiento que no se ha concretado hasta el momento, por lo que empieza a parecerse a aquella viaje lista de Piñerúa donde iban a aparecer los corruptos de Ación Democrática y sus socios de entonces.

Obviemos la carta de Giordani, olvidemos las denuncias del exministro, pero asumamos que en este país hubo un giro a partir del presente año. En noviembre y diciembre del 2013, el gobierno nos llevó a sentarnos todas las tardes frente a la pantalla del televisor para ser testigos de las supervisiones e intervenciones de cientos de negocios que pusieron en evidencia a una burguesía parasitaria, ladrona y enemiga del pueblo. Recordamos que el Jefe Estado nos dijo que el 98% de las empresas supervisadas especulaban. Al lado de ello, el Presidente Maduro nos anunciaba los nombres de grandes corruptos que iban cayendo uno a uno en distintas instituciones públicas.

Hubo un giro, no sabemos cuándo ni cómo, pero lo hubo. Volvieron los precios altos, botaron del gobierno a Eduardo Samán, a quien el propio camarada Maduro había llamado para que "protegiera al pueblo", devaluaron la moneda una y otra vez (recordemos que el Presidente nos dijo que la dólar se quedaba en Bs. 6,30 por todo el 2014 y más allá), las nuevas supervisiones -según el Vicepresidente- daban como resultado que en el 87% de las empresas respetaban los precios justos, la guerra económica la están ganando ellos en la medida de que el desabastecimiento persiste y ... muchas cosas más.

Como dice un  buen amigo: "Yo no sé si Giordani será un traidor, lo que sí sé es cada día es más difícil cubrir los gastos diarios".   



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1691 veces.



Pedro Salima


Visite el perfil de Pedro Salima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Salima

Pedro Salima

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a190234.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO