Crónica de una muerte anunciada (con permiso del Gabo)

Ese es el título que podemos ponerle a la carta que circula por las redes y que publicada en Aporrea aparece firmada por nuestro camarada Jorge Giordani y que reconoceremos como de su autoría hasta que él mismo no lo desmienta. Distintos sectores tanto dentro como fuera de la revolución; sobre todo los de afuera, señalan a Jorge como el culpable de la debacle económica, política y social que él mismo denuncia en su carta, por lo que me siento obligado como Socialista a defender no al camarada Giordani que tiene suficiente talento, conocimiento y experiencia para defenderse de esta y otras aseveraciones sin sustento científico, pero si a defender las ideas socialistas de las cuales se encuentran impregnadas las ideas y programas planificados por este camarada y su equipo de trabajo bajo la dirección y observación permanente de Hugo Chávez.

Lo primero que debo decir es que no siempre tiene culpa quien planifica, de algo que funciona mal, en muchas ocasiones la culpa es de los encargados de llevar a cabo en la práctica lo planificado. El hecho de que algo no funcione no necesariamente se debe a que fue mal planificado. En el caso que nos ocupa desde la llegada al poder del presidente Chávez, éste insistentemente le dijo al pueblo venezolano que la salida a los problemas del país, sobre todo los problemas de pobreza y exclusión que hoy persisten, solo era posible a través de un sistema socialista que empoderara al poder popular en detrimento de las clases políticas y económicas hasta el momento dominantes (aun lo son).

Sobre estas premisas, un equipo liderado por el camarada Giordani bajo la tutela del hijo de Sabaneta, planificaron un sistema que ha quedado plasmado en diferentes programas que muchos citan, sobre todo políticos del PSUV, Militares y funcionarios de alto rango del gobierno pero pocos conocen realmente y menos lo ponen en práctica; claro, practicarlo significaría cederle los espacios que ellos ocupan al poder popular organizado, al pueblo “mesmo” diría Chávez.

Un ejemplo de muchos podría ser las expropiaciones realizadas, donde les pagaron a precios por encima de costo real, medios de producción casi quebrados a los burgueses y los pusieron en manos de burócratas corruptos, quienes tratan a los trabajadores peor de lo que los trataban los patronos burgueses y sin embargo estos burócratas se autodenominan socialistas. Esta práctica ocurrió en detrimento de lo que está planificado, el cual es entregar el medio de producción expropiado a la clase trabajadora organizada y con suficiente conciencia de clase para su superación y para el desarrollo continuo y programado del sistema socialista. Las veces que se entregó un medio de producción a la clase trabajadora para su gestión, se hizo de manera populista, a sindicaleros de oficio arrodillados al patrón Estado, sin conciencia de clase, pendientes solo de gestionar la burocracia sindical y hacer politiquería a favor de un color partidista y nunca a favor de una ideología socialista que defienda a la clase trabajadora.

El ejemplo arriba citado ocurrió y ocurre en muchos sectores, organizaciones, movimientos y dinámicas del estado venezolano; donde debió desarrollarse el poder popular como germen fundamental para el desarrollo del socialismo, según los planes de desarrollo planificados desde el alto gobierno por el equipo del camarada cuestionado.

Ustedes no se han preguntado donde están los miles de abogados y abogadas socialistas graduados por la revolución y que debieron cambiar la estructura jurídico- política burguesa aun existente por una estructura jurídico política socialista, ó que hacen hoy día los médicos y medicas integrales comunitarios en un sistema de salud asistencialista burgués que solo beneficia a trasnacionales del sector y a burócratas sindicales y gubernamentales en detrimento de la salud de los más pobres, cuando es harto sabido que es más conveniente la medicina preventiva (caso Cuba); claro, ésta medicina no es rentable para los grupos de interés citados, ó los maestros integrales que no consiguen trabajo porque en un proceso que se dice socialista hay más escuelas y liceos privados que estatales y así un sinnúmero de etcéteras.

Todas esas iniciativas plasmadas en los planes citados no le convienen a los miles de burócratas y boliburgueses que pululan como pedro por su casa en nuestro gobierno “revolucionario”. En fin por mucho que planifiques, Jorge y compañía o quien ponga Nicolás, si lo planificado no consigue ser llevado a la práctica por verdaderos socialistas que antepongan sus intereses personales a los intereses del colectivo llamado pueblo y solo protagonizado por él y para él, entonces el resultado va a ser siempre lo que lamentablemente venimos viendo desde tiempo atrás y hoy encuentra denuncia de la mano de uno de sus mentores y resulta en la verdadera Crónica de Una Muerte Anunciada y anunciada por diferentes voces a través de este maravilloso portal de las ideas socialistas y revolucionarias que es Aporrea; la muerte anunciada del único intento real de implementar un sistema Socialista en Venezuela; Por Ahora.
Será que reaccionan chicos, allá en las alturas.





Esta nota ha sido leída aproximadamente 3028 veces.



Jorge Alvarez Casañas


Visite el perfil de Jorge Alvarez Casañas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a191008.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO