¿Es posible dominar el capitalismo en la transición al socialismo?

La Carta Abierta del exministro de planificación J. Giordani, ha puesto de relieve el problema económico del modelo de desarrollo del país, el tema económico ha salido a la palestra para evaluar la gestión del gobierno, no solo políticamente sino también económica y socialmente, dada la índole de problemas que se han presentado a la sociedad, de allí que algunos hablan de deterioro, otros de crisis y hay quienes hablan de colapso del modelo. Las razones obedecen a observaciones de determinados fenómenos tales como devaluación del bolívar, elevación de precios (inflación), desabastecimiento, escasez y parálisis productiva. Esto conlleva hablar de recesión, falta de inversión y desempleo social y lo más importante evaluar si la planificación de la política económica ha dado los resultados esperados en función de los objetivos del Plan de la Patria, 2013-2019.

Estamos viviendo un momento de transición al socialismo como orientación estratégica de la política económica del gobierno, no es nada fácil si sobre todo sabemos que coexistimos con una sociedad en crisis, un capitalismo que agoniza, pero antes de morir, se siente sus estentóreos, sus contracciones espasmódica, se resiste “a patadas a desaparecer”, no sin antes generar cruentos desenlaces económicos y sociales, en forma de desastres, caos, violencias, derrumbes y hasta muertes. Es pertinente en este contexto preguntarse cómo dice Valderrama y Aponte, en su artículo ¿Es iluso dirigir la economía capitalista? (publicado el 30-06 en Aporrea) o si, ¿Es iluso, dominar las fuerzas del capitalismo? ¿Puede la política económica incidir en las fuerzas del mercado, subordinarlas a los intereses sociales estratégicos del socialismo? ¿Se construye en Venezuela la ruta de la política económica de transición al socialismo sujetando al capital?

Nos ocupa entonces; el problema de la política económica. Comencemos por el problema del ajuste dejando dicho de antemano que mientras se tengan instrumentos políticos, voluntad y un objetivo bien definido no necesariamente estamos condenados al fracaso, al pragmatismo menos “de servir de culpables de las adversidades producidas por el capital, protegerlo, que la sociedad no perciba el verdadero problema” según Valderrama y Aponte, ya que como el mismo lo afirma; “en el socialismo por primera vez, la sociedad toma el control de su futuro, de su vida, de la economía. El hombre deja de ser un esclavo del capital y recupera su condición de ser social, la sociedad se integra en solo cuerpo, supera la fragmentación egoísta impuesta por el capitalismo”. Es lo que trato aquí, demostrar que mediante políticas sociales y económicas se puede confrontar al capitalismo y hacer que nos obedezca dicha naturaleza social parafraseando a Bolívar.

Una nota de una página electrónica nos lleva analizar: “Tras las elecciones de octubre de 2012, que llevaron a disparar el gasto público a niveles récord para garantizar el triunfo de Hugo Chávez, el Gobierno comenzó a elaborar un plan de ajuste económico que tenía como fin corregir los desequilibrios, pero en 17 meses ese programa sigue sin concretarse. La revisión del régimen cambiario y del gasto, la reforma tributaria y el aumento de las tarifas de los servicios básicos forman parte del conjunto de medidas que se han evaluado desde noviembre de 2012. De esas acciones, solamente se han ejecutado algunas vinculadas con la materia cambiaria, las cuales no han funcionado de la mejor manera, admitieron las autoridades.http://www.maduradas.com/haciendose-los-locos-gobierno-lleva-17-meses-sinconcretar-ajuste-economico/#ixzz36E7zRjKa. Analicemos algunas dimensiones de la política cambiaria puesto que “el Bank of América celebra que el gobierno haya devaluado llevando el dólar a la tasa SICAD II. Según como dice Giordani, de acuerdo a las orientaciones de la “conexiones francesa”, mientras tanto, hay quienes presionan "recomendando aplicar un programa más agresivo de ajustes macroeconómicos”, devaluar aún más el bolívar teniendo como trasfondo, lograr ganancias extraordinarias, reciclar dólares baratos obtenidos legal e ilegalmente, unos a favor de la unificación cambiaria, otros, llevarlos a la tasa de 50 $ por bolívar y los hay quienes desean aún más, colocarlo a la tasa del dólar negro (70 $ en adelante). Quiere decir que podemos aplicar políticas para dominar las fuerzas sociales del capitalismo, no sin antes incidir en sus conductas, frenar sus intenciones especulativas cambiarias.

¿Que vendrá? No hay duda el gobierno adoptara decisiones monetarias, respecto al control cambiario, según mi parecer se sostendrán las bandas cambiarias, pueden ser a dos idealmente, lo adecuado es planificar a base de un dólar entre 30 y 50 por bolívares para las necesidades básicas y otro dólar entre 60 y 70, para el resto de las necesidades del mercado en el país, elevando sus niveles, preservando dólares para las necesidades básicas de alimentos y medicamentos. En todo caso; debemos hacer que la devaluación suban los precios internos en el mercado nacional comparativamente al nivel de los precios internos que existen en Colombia para evitar la fuga de alimentos, -el bachaqueo-, evitar el enriquecimiento por contrabando, respondiendo al tema de la escasez del mercado con abastecimiento a precios racionales. La política económica debe medir el impacto devaluacionista en los precios internos, compararlos con los precios del vecino país donde se fugan los bienes. Habrá impactos sobre el poder adquisitivo de los trabajadores, pero los programas sociales recogerán el impacto, lo amortiguará el gasto social, en particular la Gran Misión Vivienda.

Afirmativamente, no es iluso dominar ni dirigir la economía, es aprender a dominar las fuerzas del capitalismo, especialmente las fuerzas productivas, las tecnologías, la ciencia, el conocimiento, antes de desalojarlo de la economía social, aplicando políticas, como dice Jesús Puerta en un artículo de Aporrea ¿Existe algo así como un modelo chavista? (30-06-2014) Donde afirma: En todo caso, no ha habido estatización, el estado completó el control sobre la principal industria del país (a saber, el petróleo), eliminando el espacio para una casta tecnocrática con intereses propios (la plana mayor de la PDVSA cuarto republicana). Por otra parte, el Ejecutivo asumió el control también del BCV. Todo para agenciar la redistribución de la renta petrolera en función del pago de la deuda social. Lo que se resumió, a partir del 2002, en las primeras misiones sociales. Mientras tanto, se ensayaron distintas formas de economía social (cooperativas, NUDES, desarrollo endógeno, Empresas de Producción Sociales, etc.) y se nacionalizaron algunas empresas, a veces ya quebradas por sus anteriores dueños, o tierras que se hicieron objeto de aplicación de la Ley de Tierras”.

Independiente hayan sido o no productivas tales empresas públicas, lo que queremos destacar es la visión opuesta al modelo de Janos Kornaí, conque la oposición juzga las políticas económica del gobierno, sustentando prejuiciosamente en tres premisas básicas del modelo clásico socialista del siglo XX, uno, hegemonía del gobierno, dos, rechazo de la propiedad privada y tres, control administrativo de la economía. Frente a esta distorsión del socialismo venezolano, insurge el modelo bolivariano sustentado en una política de principios, nada de pragmatismo, sino en nuevas política económica puesta prueba, eliminando el espacio para “la tecnocracia política”, que despolitiza la economía y desocializa la economía. La revolución bolivariana promueve la economía social en oposición “al control gubernamental de la economía”, socializa la economía, se propone construir el socialismo productivo desde lo micro pese a las experiencias negativas, --un aprendizaje social de construir el socialismo-- desde lo macroeconómico, democratizando la economía para el socialismo, recuperando fuerzas productivas rechazadas por el capitalismo, el desempleo social. Somos optimistas.

Frente al control de precios, está demostrado que la flexibilización o liberación de precios frena el desarrollo, genera inflación como medio de enriquecimiento y capitalización rápida del capital con altas tasas de ganancias, por ejemplo, la Superintendencia realizó una inspección (30-06) en la empresa Líder La Nacional S.A ubicada en el estado Zulia, la cual presentó márgenes de ganancia superiores a 300% “Esta empresa, cuya razón social es la venta de equipos de computación y electrodomésticos, vendía una cámara digital marca Olympus de 15 megapixel en 6.790 Bs. a pesar de que el costo fue de 1.333,40 Bs. Queda demostrado un margen especulativo de ganancia de 203,68%, el precio justo debe ser 4.168,48 Bs.”, explicó Soto, coordinador de la Superintendencia en la entidad. Una cámara digital Kodak de 16 megapixel cuyo precio de compra fue de 2.486Bs. era vendida en 12.675Bs. Siendo su precio justo 4.168Bs. Allí el margen de ganancia excesivo alcanza 299%. También se encontró, que el comercio había adquirido máquinas de coser marca Brother de 14 puntadas en 1.514,20 Bs. y eran vendidas en 7720 Bs. presentando un margen de ganancia superior de 204% ya que el precio justo debería ser 2.539,04Bs. Se inspeccionaron más de 3 mil productos del establecimiento, ubicado en la capital del Zulia, y el cual infringió el artículo 32 de la Ley Orgánica de Precios Justos, los márgenes de ganancia no deben exceder los 30 puntos porcentuales.

Un modelo socialista, bolivariano y chavista controlando precios y la ganancia del capital, controlando el capitalismo, mientras se construyan las fuerzas sociales y económicas necesarias que urge el país, las fuerzas productivas consciente que necesitamos planificar, necesitamos las empresas, el socialismo no rechaza las empresas, descarta el monopolio de la propiedad privada de los medios de producción, en la transición un mal necesario hasta tanto el pueblo conscientemente asuma empoderarse de manera consciente en controlar las fuerzas de la economía, no es un problema voluntarista de Estado, la expropiación por expropiación, creer que “con la expropiación se construye inmediatamente el socialismo”, sin acompañar al pueblo con el entrenamiento, adiestramiento en instrumentos gerenciales, técnicos y científicos para que el pueblo trabajador asuma sus responsabilidades de manera asistida, en conjunto con el Estado como soporte del desarrollo en dirigir a las empresas socialistas.

Frente al modelo de Janos Kornaí conque la oposición juzga las políticas económica del gobierno, sustentando en las tres premisas básicas del modelo clásico socialista del siglo XX, hegemonía del gobierno, negación de la propiedad privada, y control administrativo de la economía insurge el modelo bolivariano y chavista sustentado en una política de principios, nada de “pragmatismo”, sin brújula, sino un una nueva política económica puesta prueba, eliminando el espacio para la tecnocracia política, que despolitiza la economía, y desocializa la economía. Termino con las palabras de Valderrama y Aponte: En el socialismo “…se conquista el buen vivir basado en una relación armónica entre los humanos y de estos con la naturaleza. Los gobernantes, ahora sí, pueden verdaderamente planificar, se eleva el nivel de predictibilidad”. El Estado revolucionario tiene la palabra como gobernante en conquistar el buen vivir social, en construir una relación armónica entre lo humano y la naturaleza, en predecir el curso de los acontecimientos sociales, la transición al socialismo.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2331 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a190885.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO