¡Yo voté por el Socialismo! y ahora ¿Qué voy a hacer con mi voto?

Es una pregunta que debemos hacernos en momentos en que nuestra dirección política de la revolución se encuentra muy extraviada de la idea original, que es, la ruta hacia el Socialismo, debemos recordar que nuestro GIGANTE, nos propuso ir rumbo a un sistema que combatiera al capitalismo salvaje y así diseñó las estrategias y cambios en materia social, económica y cultural, nada dejó al azar, recuperó la renta petrolera de las manos de la “meritocracia o la gente del petróleo” para que fuera distribuido por toda la patria y las patrias que lo necesitan, dejó de ser este recurso energético, patrimonio del imperio y desde entonces, han sido creadas; organizaciones de carácter Continental que han beneficiado a sus pueblos como, PETROCARIBE, UNASUR, el ALBA y recientemente la CELAC, todo estos organismos de integración, han contribuido a la búsqueda de la Unidad Hemisférica como respuesta a ese sistema Unipolar que nos ha tratado de imponer el imperialismo depredador y exterminador de la humanidad.

Este proyecto emancipador y de justicia, que nos propuso nuestro Chávez, le llamó el Socialismo del Siglo XXI, y por este camino hemos transitado 15 años, edificando el Socialismo en la patria bolivariana, construyendo la justicia y con ello, consolidando la segunda y definitiva independencia, por eso votamos mayoritariamente en vida por el Comandante Chávez y a partir de su llamado el 08 de diciembre del año 2012, donde nos pidió lo hiciéramos por Usted camarada MADURO, pues bien, lo hicimos el 14 de abril del año 2013, cumpliendo el mandato del Líder Eterno, esa noche de diciembre, donde nos estremeció con su valentía para enfrentar lo previsible, hasta en eso nos demostró su grandeza y donde nos vaticinó, que vendrían tiempos difíciles, pero que jamás UD., camarada MADURO, se apartara de esta ruta de navegación, porque el destino de la revolución no debe cambiar su rumbo, la meta es el Socialismo cueste lo que cueste y por eso la mayoría del pueblo ha votado consciente de su destino.

El Socialismo que en estos momentos vivimos, nada tiene que ver con tendida de manos con los enemigos de Clase, ellos los empresarios, industriales, ganaderos, terratenientes, la iglesia católica representada por la Conferencia episcopal y comerciantes, han sido nuestros enemigos naturales y son la razón de nuestra lucha de toda la vida, ellos forman parte de un sistema que ha pervertido a la sociedad y ahora, que tenemos el gobierno para recuperar lo que estos inescrupulosos, apátridas, parásitos y usureros nos han robado, hoy utilizando su campaña de Paz por la Vida, señor Presidente, han encontrado la forma de penetrar una vez más, en la entrañas del poder, producto de no continuar con mano firme las directrices establecidas en nuestra Carta Magna y en el Plan de la Patria que es consolidar el SOCIALISMO cueste lo que nos cueste.

Por el contrario, nos encontramos como perdidos, la brújula de los ideales se ha extraviado, nos alegramos porque la OEA nos apoyó, está bien, pero cuantas veces nos ha dado la espalda, recordemos que determinó el año 2002 cuando el golpe de estado, ¿a dónde se dirigen los apátridas, traidores de la Patria, valga la redundancia, para conspirar y les apoyen en sus siniestras intenciones? a este organismo que fue creado por el imperio para defender sus intereses en lo que se ha llamado por ellos, su patio trasero. Venezuela y otros dignos países del hemisferio, no nos dejaremos atropellar, de eso Camarada MADURO, debe sentirse absolutamente seguro, por lo tanto a retomar el rumbo trazado por el GIGANTE, al capitalismo "ni un tantito así", y se vence con más SOCIALISMO, por este proyecto, votamos las mayorías.

¡SOCIALISMO O NADA!

¡CAPITALISMO PAL CARAJO!


.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2386 veces.



Pedro Marillán Sánchez

Comunicador Social Alternativo

 pedromarillan41@gmail.com      @psmarillan

Visite el perfil de Pedro Marillán Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Marillán Sánchez

Pedro Marillán Sánchez

Más artículos de este autor