Fundalatín visibiliza a los Constructores de Paz

Hablar de La Fundación Latinoamericana por los Derechos Humanos y el Desarrollo Social FUNDALATIN (Venezuela), es hablar del recordado Padre Juan Vives Suriá.

Juan Vives Suriá nació en Barcelona, España, el 26 de enero de 1924. En el año 1949 recibió el sacerdocio, por lo que decide  trasladarse  a Venezuela para ejercer como cura en El Callao, estado Bolívar. En los años sesenta, producto de las reflexiones sobre los problemas de los pueblos oprimidos y del papel de la Iglesia Católica, surge en América Latina una nueva forma de abordar el servicio religioso que se denominó "teología de la liberación", cuyo centro de atención es el ser humano, la defensa de sus derechos, ayudar a los más desposeídos de la Tierra. Desde que llego a nuestras tierras, el padre Vives se dedicó a compartir con nosotros, a conferir su vida y a vivificar y acrecentar la existencia del pueblo venezolano en cualquiera de la misiones que el emprendía en este su sacerdocio de la JUSTICIA con PAZ Y AMOR. Su lucha  incansable  en contra de las dictaduras, y por los derechos humanos, abarco los años que vivió en nuestro suelo patrio. Su actividad  pacifista alternada con sus deberes de sacerdocio, lo impulsó a dejar constancia audiovisual de su pensamiento, y  es así como surgen documentales como, "La deuda externa", "¡América, despierta!", "Petróleo y cambio" y "Otro mundo: del terrorismo a la paz".

 Tuve oportunidad de compartir con él en esos días aciagos del paro petrolero del 2.002, cuando las fuerzas bolivarianas, tomamos la sede de PDVSA La Campiña, así como otras en la geografía nacional, que fueron abandonadas por los actores de este evento sin precedentes en la historia venezolana. Él, con su presencia en los momentos más críticos nos insuflaba ánimo y fortaleza, nos pedía tanto a mis compañeros como a mí, que no desmalláramos, que no dejáramos los espacios libres para la retoma de los golpistas que enquistados en nuestra industria petrolera, trataban de dar al traste con el gobierno legítimamente elegido del comandante Chávez. Reconozco en el padre Vives un hombre de una aquilatada condición humana, culto y pedagogo de naturaleza, con una valentía que lo hacía confrontarse con quien fuera y donde fuera con tal de defender a los más oprimidos, al más necesitado.

Doy gracias al padre  Juan Vives Suriá, por su  fortaleza y espíritu cristiano puestos al servicio de la humanidad, además de lograr terrenalizar con sus acciones lo aprendido en los libros sobre teología y  doctrina cristiana.

Fundalatín su obra y herencia imperecedera, en sintonía con esa condición inquebrantable en defensa de los DD.HH, supo interpretar la génesis de su creación dando origen al Reconocimiento a los Constructores de la Paz Juan Vives. Este galardón que visibiliza a esos héroes y heroínas anónimos que desde sus espacios construyen un mundo mejor con Paz y Justicia, transito el día sábado 30 por su tercera edición. El equipo que lidera y hace vida en Fundalatín, se ha hecho meritorio del respeto y distinción por parte de todos hombres y mujeres del mundo que ven representados en ellos los ideales más puros y nobles de nuestro siempre presente padre Juan Vives Suriá.

La Venezuela Bolivariana y Chavista brinda oraciones por el eterno descanso de este personaje, que aposto  a la construcción de Venezuela en un siglo plagado de injusticias, guerras y  descomposición social a nivel mundial.

Padre Vives Suriá, el pueblo venezolano, le rinde honores por su amor y dedicación a nuestro terruño.

Honor a quien honor merece!!!!!

Virginia King

Virginia kingmartinez@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2254 veces.



Virginia King


Visite el perfil de Virginia King para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: