Un Nido de Corrupción

Inspectorías del trabajo a la orden de empresarios

Estamos hablando que esta institución al servicio y defensa de los Trabajadores, pero su misión,  ha sido exactamente lo contrario a lo largo de todo el período cuarto-republicano y ha continuado intacto en estos casi quince años de revolución, es decir; a esta institución no ha llegado el socialismo, también es justo decirlo, no son todas ni todos, pero lamentablemente, es la mayoría, el sucio dinero mal habido enloda a los inconscientes e inmorales.

Si analizamos la cantidad de casos que han cursado por todas las inspectorías del trabajo a lo largo y ancho del país, pudiésemos hablar de un antro de corrupción, aupados sin ecuanom, por los intereses de empresarios que han violado a lo largo de la historia la relación trabajador-empresario y a pesar de haberse legislado más profundamente en materia de protección laboral, estos empresarios siguen violando las leyes, hacen caso omiso a cuantas disposiciones en torno a la defensa del trabajador incluidas en la nueva Ley Orgánica que  protege a las y los trabajadores, nombrar ejemplos, podríamos llenar cientos o miles de cuartillas con denuncias en contra de decisiones por parte de estos tribunales que actúan más, al servicio de los intereses del empleador, que del trabajador, ah! Pero como los afectados no tienen el bendito dinero, entonces se inclinan sin mucho esfuerzo por las DÁDIVAS empresariales, sector que sabemos son los Padres de la corrupción.

Que hacer ante esta otra guerra económica en contra del trabajador y la inmoralidad compartida entre funcionarios y empresarios, debemos meter la LUPA camarada ministra María Cristina Iglesia y sin contemplaciones castigar estos delitos que cometen los inmorales de  esta institución, que debiera ser garante de los derechos del trabajador, he aquí un ejemplo, hemos sido testigos de cómo empresas dedicadas a la comunicación, han desconocido la Ley Orgánica de Trabajo y han emprendido despidos absolutamente injustificados y donde los trabajadores abiertamente se han declarado afectos al gobierno revolucionario y dentro de sus reclamaciones, exigen a sus dueños bajar los enfrentamientos que por medio de sus artículos publican en contra de este proceso que los trabajadores avalan, esta empresa llamada La Cadena Capriles que está claramente identificadas en contra del proyecto socialista que se desarrolla en Patria de Bolívar, esta acción en contra de los y las trabajadoras, también forma parte de la guerra económica los casi doscientos  (200) trabajadores que están en pié de lucha son el sustento de sus familias que alcanzan a la cifra de mil personas, madres, esposas e hijas (os), justicia YÁ

Camarada Ministra del Trabajo, no podemos seguir aceptando que empresarios violen sistemáticamente nuestras leyes laborales y que además cuenten con la participación de los empleados corruptos (as) de una institución que debe estar al servicio y defensa del trabajador, posiblemente habrán excepciones, pero son la minoría, camarada Ministra, el Socialismo está muy lejos de llegar a las inspectorías del trabajo, creo que sigue inoculado de hábitos cuarto-republicano, la corrupción.

Ah! Y también metamos la LUPA en las industrias de Propiedad Social, pudiésemos encontrar algunas sorpresas, hemos tenido información de gerentes que no se han dado cuenta que estamos construyendo el Socialismo y actúan con ferocidad capitalista...

Trabajadores, trabajadoras, a denunciar sin temores las injusticias sea a quien sea el agresor, apliquemos la máxima del revolucionario: Irreverencia en la discusión, pero lealtad en la acción.

Respetar la Ley Orgánica del Trabajo

De los trabajadores y trabajadoras



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1172 veces.



Pedro Marillán Sánchez

Comunicador Social Alternativo

 pedromarillan41@gmail.com      @psmarillan

Visite el perfil de Pedro Marillán Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Marillán Sánchez

Pedro Marillán Sánchez

Más artículos de este autor